Tras la frustrada fusión con Renault, Fiat Chrysler se alía con PSA

El nuevo grupo se convertiría en el cuarto mayor fabricante del mundo

Archivado en: 

La italo-estadounidense Fiat Chrysler y el grupo francés PSA, fabricante de Peugeot, confirmaron este jueves en una nota conjunta que “planean unir fuerzas” para convertirse en la cuarta compañía automovilística del mundo con sinergias estimadas en 3.700 millones de euros y sin cerrar fábricas.

En el comunicado se explica que este dialogo en curso abre “el camino a la creación de un nuevo grupo de dimensiones y recursos globales, mantenidos en un 50% por los accionistas de PSA y por el 50% de los de FCA”.

Se anuncia además que la nueva sociedad bajo una empresa matriz holandesa “tendría representación equilibrada y mayoría de consejeros independientes” y que el presidente sería John Elkann (actual presidente de FCA), mientras que el consejero delegado sería Carlos Tavares (actual presidente de PSA).

La fusión, añaden, “crearía el cuarto fabricante de coches del mundo por ventas anuales con un total de 8,7 millones de vehículos. e ingresos combinados de casi 170.000 millones de euros y un resultado operativo de más de 11.000 millones de euros”.

Inicialmente, apuntan, “la compañía resultante de la fusión se beneficiaría de márgenes entre los más alto en mercados donde está presente, basado en la solidez de FCA en el norte América y América Latina y la de PSA en Europa”

Además se “combinaría la fuerza de las marcas de los dos grupos en los segmentos de lujo, premium, vehículos de pasajeros convencionales, suv, camiones y vehículos comerciales ligero, haciéndolos aún más fuertes”.

Añade el comunicado, que “la compañía resultante de la fusión combinaría la amplia y creciente experiencia de ambas compañías en las tecnologías que están dando forma a la nueva era movilidad sostenible, incluida la propulsión eléctrica, la conducción autónoma y conexión digital”.

Este nuevo proyecto de fusión se produce después de que Fiat hace unos meses presentase una oferta para combinarse con la rival de esta, Renault, y que fracasó debido a la falta de apoyo del gobierno francés y de su socio Nissan.

Suscríbete a nuestra newsletter