Improven: “Conseguir resultados sólidos para nuestros clientes lo es todo para nosotros”

2016-sept-improven-1

Sergio Gordillo y David Gandía

La consultora Improven ha finalizado este verano un profundo proceso de reflexión estratégica, tras el que ha redefinido su Misión, Visión y Valores. Los dos principales responsables de la firma en estos momentos, Sergio Gordillo y David Gandía, desvelan en esta entrevista las nuevas directrices estratégicas de la compañía, que ha sabido reinventarse para afrontar el tsunami que ha supuesto para las empresas de servicios profesionales avanzados la crisis de la que empezamos a salir. Aquí están los primeros esbozos del Improven del presente y del futuro.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– Durante los últimos meses, Improven ha hecho un ejercicio de reflexión estratégica, fruto del cual se han reformulado la Misión, la Visión y los Valores de la compañía. Empecemos con esto.

David Gandía (D.G.). Es un ejercicio necesario para cualquier empresa: reflexionar sobre qué somos; qué queremos ser; cómo lo estamos haciendo; y todo ello para llegar a saber qué tenemos que cambiar en lo que estamos haciendo, para conseguir aquello que queremos ser. Nos hemos aplicado a nosotros mismos el tratamiento que recomendamos a nuestros clientes y, al igual que les animamos a que se apoyen en expertos externos como nosotros para realizar estos procesos de reflexión, nosotros hemos hecho lo mismo: hemos contado con la colaboración de especialistas externos en el sector de servicios.

Sergio Gordillo (S.G.). No es una práctica nueva en Improven. Cuando hicimos el proceso de branding estratégico, contamos con la colaboración de una agencia especializada y de ahí salió el mensaje de la resultoría. Hace dos años y medio hicimos otro proceso de reflexión sobre cómo está cambiando nuestro cliente. Ahora hemos estado trabajando con una persona experta en empresas de servicios, desarrollando un customer journey map, para intentar entender cómo el cliente ve la empresa de consultoría desde fuera, además de contribuir a moderar nuestro proceso de reflexión sobre la Misión, Visión y Valores pensando en el cliente.

Hemos realizado un trabajo importante centrado en analizar, estudiar y comprender cómo se siente el cliente cuando aborda un proceso de estas características que, afortunadamente, es una práctica cada vez más común en las empresas. De igual modo que a fecha de hoy todas las empresas cuentan con un asesor fiscal, laboral, etc., cada vez tienen más integrado contar con una consultoría de dirección como Improven para apoyarse en la toma de sus decisiones por consejo de expertos. Con ello, estamos minimizando el riesgo y garantizándonos de una manera más importante el éxito de los resultados.

D.G. La fase que empieza ahora tras el verano es trasladar y compartir estas reflexiones con todo el equipo y con el mercado; clarificar lo que somos y lo que queremos ser para los próximos años, dejando también muy claro qué no somos y cómo somos distintos del resto de operadores del mercado porque tenemos una vocación muy clara de seguir siendo distintos a los demás. Todos estos años hemos hecho un esfuerzo considerable por mantener nuestra diferenciación, la resultoría, que es el alma de Improven, para dejar constancia de que no somos una consultora más; que no somos más de lo mismo ni por mensaje, ni por cómo abordamos los procesos.

La Misión

– ¿Cómo ha quedado formulada la Misión de Improven?

D.G. La definición de Misión dice: “Conseguir resultados sólidos y excepcionales para nuestros clientes lo es todo para nosotros”. Lo que intentamos transmitir con esta Misión es que la finalidad de nuestro trabajo es conseguir resultados. Somos una consultora orientada a resultados. ¿Qué tipo de resultados? Económicos, pero no solo. Deben ser sólidos. Queremos contribuir a que las compañías estén bien construidas y sean sólidas para perpetuarse a lo largo del tiempo, para crecer y conseguir todos sus retos.

S.G. Las compañías necesitan mayor solidez en sus estrategias, procesos de negocio y desarrollos corporativos. Hasta hace unos años, estas abordaban solas los procesos de cambio, internacionalización, innovación… En un entorno como el actual, buscan apoyan en nosotros como un compañero que aporta valor y seguridad en todos estos procesos de cambio consiguiendo, por una parte, mejores resultados económicos, pero también compañías mucho más robustas y mejor preparadas para el futuro. En suma, organizaciones globalmente mejores. Tan importante es la Cuenta de Resultados o la salud del Balance como la sostenibilidad de la empresa para afrontar el medio y largo plazo. Hay que tener presentes ambas cosas, buenos Resultados y buen Balance como solidez en la gestión. Lo resumiríamos diciendo que los buenos Resultados tienen que ser sostenibles en el tiempo.

2016-sept-improven-2

Perfil de clientes

– No hay referencia al tipo de cliente que prioriza Improven. ¿Cualquier entidad es potencial cliente de Improven?

S.G. Efectivamente, como comentábamos antes, hace algunos años solo las empresas de un determinado tamaño acudían a consultores de dirección para la toma de decisiones. Hoy se está convirtiendo en un hábito de empresas de cualquier tamaño que ven en nosotros un colaborador más para enriquecer las aportaciones de sus directivos y apoyarles dando velocidad a los cambios. También trabajamos bastante para fondos de capital riesgo.

– ¿Por qué priman el hecho de que su cliente sea empresa familiar?

D.G. Porque nos encontramos cómodos trabajando para empresas familiares del perfil señalado. En ellas, el empresario, la propiedad, quienes han puesto el capital y su patrimonio tienen, por lo general, una implicación importante con la compañía y la voluntad de garantizar la sostenibilidad del negocio pues la empresa es parte esencial del patrimonio de la familia, además del fuerte vínculo emocional que le une a ella.

Este compromiso entre propiedad y proyecto empresarial es solidez, que es lo que de verdad garantiza la continuidad de la actividad. Queremos ayudar a ese tipo de empresas a conseguir mejores resultados para su actividad, trabajando estrechamente con el equipo directivo.

S.G. El 90 % del tejido productivo de una cierta entidad son empresas unifamiliares, donde el empresario se está jugando su patrimonio y como quien no duerme por la noche en más de una ocasión es él, necesita contar con figuras externas que entiendan lo que está pasando. Esos somos nosotros. Somos nosotros quienes le ayudamos a tomar decisiones difíciles, quien le guía en el cambio de su empresa, quien ofrece una visión de un equipo de más de 45 expertos en cómo rentabilizar sus procesos… Esto sucede porque, por lo general, hay miedo al cambio, demasiadas cosas dependen de la evolución del negocio. Es normal que un empresario que ha estado solo llevando adelante el negocio recibido de la familia o levantándolo él, tenga esos miedos y preocupaciones, porque tiene una responsabilidad tremenda.

D.G. Y a nosotros se nos contrata para conseguir resultados. Por eso queremos potenciar el término resultoría, que lanzamos hace años, pero con un matiz diferente e importante: resultoría para tu éxito; para el éxito del cliente. Toda nuestra actividad persigue un único objetivo: que el cliente tenga éxito en su empresa, que la compañía del cliente sea cada día más sólida y tenga unos resultados excepcionales. Por nada del mundo queremos apartarnos de esa orientación a mejorar los resultados del cliente. Nuestro objetivo es focalizar todos los esfuerzos realizados en resultados económicos mejores y organizaciones mucho más sólidas.

La Visión

S.G. Y esto nos lleva a la Visión. Nos hemos replanteado lo que hasta ahora era nuestra Visión para incorporar aspectos con impacto social. Textualmente, nuestra Visión es “elevar la competitividad de la empresa española, construyendo organizaciones excelentes”. Queremos que el paso de Improven por el mundo empresarial sirva para que las empresas españolas sean mejores y que los profesionales de Improven, en su día a día con el cliente sean sus compañeros de viaje en el proyecto de conseguir una empresa mejor. El mayor déficit que tiene la empresa española hoy es de competitividad –esto está contrastado y aceptado–, y a lo que nosotros nos hemos dedicado históricamente es a mejorar la competitividad de la empresa, ayudándoles a ser más eficientes y más rentables. Con esta nueva definición de Visión en el fondo lo que queremos es trascender de un papel puramente económico, de Cuenta de Resultados, y situar el horizonte de la empresa más lejos y más arriba: Improven existe para hacer mejores a las empresas y si estas son mejores, más grandes y más competitivas, crearán empleo, pagarán impuestos y al país en su conjunto le ira mejor.

2016-sept-improven-3

D.G. Es algo que vemos todos los días en nuestros clientes. Hacemos mejores a las empresas, más competitivas; conseguimos que ganen más dinero y por ello crean más empleo directo e indirecto. Los clientes nos dicen que cuando vamos a trabajar con ellos hay un antes y un después, pues contribuimos a multiplicar sus resultados y les ayudamos a abrir los ojos hacia nuevos horizontes. ¿Qué mejor legado puedo dejar a mis hijos que unas empresas españolas más competitivas, para que ellos puedan trabajar y tener un futuro en este país?

S.G. Queremos legar algo a esta sociedad. El día que no estemos en Improven, queremos que esta compañía haya contribuido a hacer mejores a nuestras empresas. Nuestro mercado es nacional –trabajamos con empresas de todo el país–; y si nuestros clientes nos dicen que les ayudamos a ser mejores empresas, estas que son un poco mejores contribuyen a que nuestro país sea mejor. Esta es nuestra Visión y si después de tantos años dedicándonos a esto seguimos con la misma pasión y la misma energía, es porque estamos convencidos de que hacemos algo que merece la pena.

D.G. Improven ha tenido varias etapas que iban alineadas a las necesidades del mercado. Durante unos años, nuestra labor consistió en relanzar aquellas empresas que, debido a la situación económica, estaban en un momento muy delicado. Hoy estamos ayudando a muchos empresarios a redefinirse pese a que nuestra ayuda en mejorar los procesos productivos y hacerlos más rentables sigue siendo una parte del negocio que siempre estará ahí puesto que muchas industrias van bien, pero cuando entras a ayudarles, conseguimos mejorar la cuenta de resultados. Eso es mejorar la competitividad de la empresa española y ese es el mensaje potente de nuestra Visión. No es una Visión que hable de nosotros, es una Visión que cuenta o explica para qué servimos.

El ADN de Improven

– Y para hacer realidad esa Misión y esa Visión, ¿qué Valores han definido?

S.G. Más que Valores hemos definido nuestro ADN, algo más intrínseco que está en nuestra forma de ser; aquello que inspira nuestras actuaciones.

– ¿Y cuál es el ADN de Improven?

S.G. Hemos seleccionado cuatro ideas o frases, que condensan lo sustancial. El primero, “Lo más importante eres tú”. Entender la realidad del cliente es básico para lograr resultados duraderos. Aquí hay implícita una cuestión de cercanía, de hacer un esfuerzo por adaptarnos a la realidad del cliente y de sintonizar con él. No vamos al cliente con soluciones prestablecidas o precocinadas. Somos sastres, porque cada cliente tiene su problemática. La cuestión clave es qué preocupa al cliente y qué necesita.

D.G. Un segundo ingrediente del ADN de Improven es “Todo parece imposible hasta que se consigue; hacemos que las cosas ocurran”. Las cosas tienen que pasar. Una de las razones por las que nos contrata el empresario es porque muchas veces las cosas no ocurren o no ocurren a la velocidad que el negocio espera y necesita y nosotros somos agentes aceleradores del cambio. Hacemos que las cosas pasen, a veces incluso aquellas que parecen imposibles. Los retos, muchos de ellos muy ambiciosos, se alcanzan aprendiendo primero a andar, para luego ponernos a correr. El valor intrínseco que está dentro de este principio es la acción: hacemos que las cosas ocurran.

S.G. Y el tercer aspecto del ADN de Improven es “Enfoque absoluto del talento, conocimientos y experiencias de nuestros equipos en un único objetivo: tu éxito”. Lo relevante aquí, más importante que los conocimientos y las experiencias, es el talento y siempre para conseguir el éxito de nuestro cliente. Hemos querido poner la palabra talento en contraposición a experiencia o conocimiento. El conocimiento, siendo importante, es algo que es público, está al alcance de cualquiera, pero lo relevante y diferencial no es saber mucho, sino saber aplicar el conocimiento. Ese es nuestro talento: la forma de aplicar el conocimiento.

improven-liderD.G. Por último, la cuarta idea, nuestro valor más representativo: “No somos más de lo mismo, somos Resultoría”. Como hemos comentado antes, la Resultoría es un concepto emblemático en nuestra organización. Ha guiado y ha caracterizado cada uno de nuestros trabajos a lo largo de todos estos años y es, además, aquello por lo que se nos conoce. El “garantizar”, me atrevo a decir, porque más de 300 casos nos avalan, unos resultados económicos en forma de crecimiento, en cada uno de nuestros clientes, nos hace únicos. Efectivamente no somos más de lo mismo. La figura del consultor es vista, en muchos casos, como aquel que viene a decirte cómo deben hacerse las cosas, pero no se queda a hacerlas contigo, no se implica en conseguir el resultado, no se moja. Improven es completamente diferente a cualquier otra empresa del sector. Nosotros sí nos mojamos. Nosotros sí nos implicamos. Sí que participamos en que esos resultados se consigan, lo cual es una de las claves de nuestro éxito, lo que nos caracteriza dentro del sector y lo que nos hace seguir enamorados de esta profesión. Es realmente gratificante terminar un proyecto con esos resultados y ver el cariño que recibimos y la maravillosa relación que se construye con nuestros clientes.

Este es el resumen de la Misión, Visión y Valores de Improven hoy, que recoge lo mejor del pasado -el enfoque a la acción y a los resultados-, pero aderezándolo con los ingredientes del hoy: el cómo lo hacemos. Por ejemplo, estamos convencidos de que no vale todo para ganar dinero. Este no es el principio que debe inspirar la sociedad en la que creemos. Por supuesto, la empresa tiene que ganar dinero siempre porque en caso contrario no tiene sentido, pero no a cualquier precio.

 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter