AuraQuantic

Pablo Trilles, AuraQuantic: «La IA podrá prever lo que ocurrirá en el futuro»

El progreso tecnológico avanza a pasos agigantados. Lo que valía ayer, se ha quedado ahora obsoleto y la necesidad constante de mantener el ritmo de los tiempos es un desafío para muchas empresas. Es aquí donde AuraQuantic, una empresa valenciana proveedora de software empresarial, juega un papel muy relevante.

Con 20 años de experiencia en el sector, y la confianza de gigantes como Nissan o El Pozo, la principal misión de esta empresa, afirma su CEO, Pablo Trilles, es «permitir a las empresas ser más ágiles y eficientes a través de su plataforma de automatización de procesos». AuraQuantic se encarga, en definitiva, de ser el director de orquesta que optimice los procesos de tu empresa.

En Economía 3 hemos tenido la oportunidad de preguntar a Trilles acerca de la importancia de la digitalización, de los cambios tecnológicos que estamos viviendo y de las perspectivas de futuro para las empresas. Algunos trabajos, afirma, desaparecerán y otros se crearán, en un mundo que no se detiene nunca.

Directores de orquesta

-AuraQuantic es un proveedor de software empresarial. ¿En qué se traduce eso exactamente? ¿Qué aportáis a vuestros clientes?

En AuraQuantic hemos desarrollado una plataforma tecnológica que ayuda a las empresas a ser más eficientes en su día a día.

Esto se traduce en automatizar o digitalizar los procesos de negocio que ellos utilizan para su propia actividad diaria.

Cuando hablamos de procesos, queremos decir cualquier tipo de flujo de trabajo, procedimiento o tarea que se desarrolle en la empresa y no esté todavía automatizada.

Todos aquellos procesos que quieras digitalizar, lo puedes hacer con AuraQuantic. Nosotros vamos a orquestar, junto con tus otras aplicaciones, los trabajos que se hacen en la empresa.

No sólo ofrecemos el servicio, sino que, además, optimizamos su función con los que ya existen. Esta automatización al final redunda en beneficio para la empresa.

-Nos encontramos en un momento en que la transformación tecnológica es una obligación. Sin embargo, para muchas empresas, es muy complicado llevarla a cabo. ¿Cómo valoráis el momento y el trabajo de las empresas adaptándose?

Depende del mercado, del tamaño de la empresa… Las empresas grandes están más adelantadas en este aspecto. Curiosamente, tienen como islas departamentales que están muy en la prehistoria tecnológica. Al final se reduce a tener mayor poder adquisitivo.

Las empresas medianas están en un momento muy dulce para esto, porque las tecnologías se han abaratado mucho y encajan muy bien. El proceso de digitalización, además, es mucho más sencillo que antaño.

Para empezar, todo está en la nube. Te puedes despreocupar de la infraestructura, se paga un servicio y ya lo tienes. Con AuraQuantic se vuelve muy accesible y rápido.

Las empresas pequeñas también lo están haciendo, pero a otro nivel. En nuestro caso, no somos un producto para empresas micro, ya que las complejidades no son tantas. No les hace falta un software como el que ofertamos. Nosotros funcionamos a partir de 100 empleados.

Tenemos clientes con 100 empleados, hasta multinacionales como Nissan, o grandes empresas nacionales como El Pozo.

Salto tecnológico

-Vuestra andadura comienza hace ya dos décadas, en 2002. En la actualidad nadie duda de lo vital que resulta para las empresas la digitalización de procesos. Pero, ¿Cómo fueron los inicios?

Al principio las tecnologías estaban, sobre todo, en las manos de los programadores. No existían plataformas como hoy día en la que puedes pagar una cuota y acceder a una plataforma para construir sus procesos.

En aquel entonces eran tecnologías muy bastas dominadas por los programadores y se llevaban a cabo desarrollos a medida. Eran muy caros y los tiempos de implantación eran de años, por lo que sólo era accesible a empresas muy grandes.

En la actualidad, la tecnología ha llegado a un punto de encuentro en el que no hay tanta carga de necesidad de especialistas y la gente de negocios es capaz de estar más involucrada en los proyectos. Es mucho más accesible, más user friendly.

-¿Crees que las empresas dan importancia a la necesidad de digitalizarse?

Depende de sectores, están más o menos avanzados. Sectores servicios como la Banca, Seguros…están más predispuestos a implantar este tipo de tecnologías.

A medida que la tecnología ha ido avanzando, otros sectores más primarios se han ido adaptando.

AuraQuantic, 20 años de experiencia

-¿Qué os llevó a dar el paso de fundar la empresa?

La empresa en realidad la fundó mi padre. Él había creado en su día una empresa llamada Dimoni Software, que era de software de facturación y contabilidad. En el año 2000 la vendió a un holding holandés llamado Exact Software. Mi padre llegó a un acuerdo con ellos, que incluía mantener a la plantilla durante tiempo. Los holandeses aceptaron, pero nada más hacerse la transacción empezaron a despedir a mucha gente.

Mi padre se encontró con que muchos de sus amigos se quedaron en la calle, así que creó la empresa para poder ofrecerles un medio de vida. Investigó qué tipo de software iba a despuntar en el mercado durante esos años. Durante tres año sólo invertimos dinero y, a partir de ahí, se comenzó la comercialización. Así comenzó la empresa.

Al principio funcionábamos sólo en España. Después dimos el salto a Latinoamérica…

-Hablando de eso, tenéis una fuerte presencia internacional. ¿Qué diferencia veis entre los sectores empresariales internacionales y el español?

Sí, diferencia hay. Digamos que, en términos de digitalización y modernización tecnológica, los primeros suelen ser Estados Unidos. Después llega al norte de Europa y, de ahí, va bajando.

Nuestro país iba un paso por detrás, pero ahora ya vamos a la par

Hoy en día España es un referente tecnológico, pero hace 20 o 30 años no lo era. Nuestro país iba un paso por detrás, pero ahora ya vamos a la par. Existen muchos centros neurálgicos de tecnología con los que estamos igualados. Aún así todavía existe esa inercia de que las cosas comienzan en Estados Unidos y después se expande.

-¿Qué podemos aprender y qué pueden aprender ellos de nosotros?

Culturalmente, los americanos siempre han tenido una cultura muy orientada al éxito, a ser un «vencedor», alguien importante. Para ellos lo peor es ser un «loser«, un perdedor. Aquí llamas perdedor a alguien y se ríe, así que hay una gran diferencia cultural.

En los países anglosajones existe cierta veneración por el que triunfa, y se le sigue. En nuestro país no, aquí al que despunta se le intenta destruir, existe esa envidia que es muy cultural.

De todas formas, en la actualidad eso ha ido cambiando. Existe mucha efervescencia en el momento de startups y de inquietud empresarial. Nuestro país está en una posición muy dulce y está en un momento muy interesante, porque tenemos mucho ingenio y siempre nos hemos sabido buscar las castañas.

En la actualidad, con el conocimiento y la tecnologías adecuadas, no tenemos nada que envidiar a otros mercados.

Los trabajos del futuro

-Se habla de que la transformación digital traerá nuevos empleos y hará obsoletos otros. ¿Qué tipo de empleos cree que dejarán de existir?

Todo lo que son tareas repetitivas que una máquina o un programa pueda hacer y no requiera del discernimiento humano, son más proclive a desaparecer. Estos trabajos se van a ir reduciendo.

Las máquinas y los programas jamás podrán sustituir al ser humano, su función es únicamente ayudar. Alrededor de estas nuevas tecnologías se crean muchos puestos de trabajos. Por ejemplo, en el sector de las analytics los empleos están creciendo muchísimo. Hay una creciente necesidad de gente con esas capacidades.

Todo esto no existía hace años. Sí que se crean nuevos roles y puestos de trabajos, pero aquellos puestos que son más repetitivos irán desapareciendo.

-¿Qué papel jugará en todo ello la Inteligencia Artificial?

La Inteligencia Artificial (IA) debe ayudar, no sustituir. Esta tecnología nos brinda la capacidad de encontrar patrones que a simple vista no son visibles y, por tanto, poder predecir conductas. Es por ello que las grandes multinacionales están gastando fortunas inmensas en datos.

La IA puede detectar patrones y acercarte a predicciones de qué ocurrirá en el futuro

Aplicando esta tecnología sobre un gran volumen de datos, la IA puede detectar patrones y acercarte a predicciones de qué ocurrirá en el futuro. Eso no tiene precio, es valiosísimo, la información es poder y esta tecnología lo hace más accesible.

Hacer lo que sabemos

-¿Qué planes de futuro tenéis?

En AuraQuantic tenemos nuestra propia hoja de ruta. Tenemos muy claro que nuestra empresa se basa, sobre todo, en que el empleado esté contento y feliz. Esto remite un servicio al cliente de elevada calidad y una tecnología siempre en la vanguardia.

Queremos combinar la tecnología que resuelve la problemática de las empresas y un servicio muy cercano, casi familiar. Queremos que el cliente sepa que estamos casi casi en sus zapatos. Esa combinación es la semilla de lo que somos y por ahí queremos continuar.

Estamos constantemente añadiendo tecnologías a nuestras soluciones tecnológicas para continuar con nuestro recorrido. Lo que buscamos es un crecimiento orgánico, continuado y seguir la senda de dos décadas.

Mantenerse veinte años en tecnología es muy complicado. La mayoría de las empresas del sector acaban muriendo o son compradas. Es muy difícil participar de ese constante proceso de renovación. Nosotros nos dedicamos a esto, sabemos cómo hacerlo y se nos da bien. Y ahí continuamos.

 

prestamo motor CAJAMAR
prestamo motor CAJAMAR
Monto pinturas la marca del profesional
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.