Reiterada apuesta por mantener sede en Alicante

Banco Sabadell sacrifica beneficios en busca de un futuro sin lastres

Oliu considera superados los aspectos negativos y asegura que la entidad se centrará en negocio bancario y transformación digital

En el centro de la imagen, Oliu durante la presentación de resultados del Banco Sabadell. | E3

Nadie sabe mejor que Josep Oliu el quebradero que ha supuesto para el Banco de Sabadell el “agujero” tecnológico del TSB inglés. Con este punto negativo y el lastre de los activos tóxicos inmobiliarios, el Banco Sabadell ha visto como sus beneficios se reducían un 54,2 % respecto a 2017 y se situaron en 328,1 millones de euros.

La “limpieza de balance” y la normalización -como han venido a llamar el consejero delegado Jaime Guardiola y el presidente Oliu al 2018- ha sido un trago duro; pero, por parte de la entidad, se considera superado.  Ambos factores supusieron impactos extraordinarios por valor de 637,1 millones de euros, aunque los costes imputables a TSB ascienden a 460 millones.

Sin estos atípicos, el beneficio neto del grupo habría crecido un 9,6 % en 2018, hasta alcanzar los 783,3 millones de euros, sostiene el banco catalán, que aclara también que, dejando al margen a TSB, el Sabadell habría ganado 568 millones de euros en 2018.

La Bolsa ha recibido los resultados del Sabadell con un fuerte castigo, ya que sus títulos han llegado a caer esta mañana en torno a un 10 %, hasta los 0,90 euros. No obstante, durante la presentación de resultados, sólo lo se ha mostrado una lógica preocupación por la bajada del precio de la acción y por las incertidumbres del entorno, especialmente brexit, presupuestos generales y el BBVA.

Alicante como sede y Solvia

Un tema recurrente es que al presidente se le pregunte por la posible vuelta del Banco a su sede en Barcelona. Una respuesta inicial de Josep Oliu había dejado la puerta abierta al retorno de la entidad, pero cuando se le ha pedido aclaración ha ratificado que “no es un tema que esté encima de la mesa” y que no “es fácil cambiar”.

Otro tema clave en los resultados ha sido traducir el impacto de la resaca inmobiliaria. Con la venta de Solvia y la aceleración en la venta de activos tóxicos, Guardiola ha asegurado que la entidad continúa con su plan estratégico para deshacerse de estos “activos tóxicos”. El banco se ha desprendido de carteras institucionales por un volumen de 5.800 millones y ha acordado la venta del 80 % de Solvia a Lindorff, sociedad perteneciente al grupo sueco Intrum.

banco-sabadell-presentacion-madrid

Los tres máximos responsables del Banco Sabadell en la presentación de resultados en Madrid.

El banco calcula que esa venta de activos problemáticos le supondrá ahorros anuales por valor de 153 millones de euros, y en esta línea el grupo acabó 2018 con una ratio de morosidad del 4,22 %, casi un punto menos que en 2017.

En este sentido, el presidente ha hablado de que la entidad normaliza su balance de cara al futuro: “Menos riesgo que nos permite poner el foco en el negocio bancario y en la transformación digital”.

Dentro del ámbito inmobiliario, Oliu ha asegurado que el Sabadell está centrado en este aspecto y que mantendrá su hoja de ruta para seguir poniendo a la venta activos que no estén dentro del “core”.

Futuro positivo frente a la coyuntura

 El mensaje repetido por los dos máximos responsables ha girado en torno a que 2018 se cierra con dos asuntos “negativos” solucionados y superados –especialmente en lo que se refiere a la filial británica y toda su plataforma tecnológica.

Oliu ha respondido también a dos claves importantes. La primera es un mensaje optimista de estar en buena predisposición para mejorar datos, pues junto a los ajustes hechos está el cambio de estructura para fortalecer al banco.

El presidente ha explicado las nuevas funciones del consejero delegado que se refuerzan a efectos de gestión y la entrada de David Vergara como ejecutivo para asumir la “segunda línea. El exsecretario de Estado de Economía se hará cargo del control de riesgos de la entidad.

El máximo responsable ha explicado que el Sabadell no se plantea en estos momentos operaciones corporativas y que tampoco prevé ajustes extraordinarios de personal o de oficinas en España, tampoco fusiones ni otras aventuras.

Respecto al contexto económico, el Sabadell ha asegurado contar con un plan de contingencia para el brexit, así como un equipo multidisciplinar. Desde el banco, no se cree que la incidencia en el TSB sea importante, todo lo contrario. En su opinión, Oliu ha apuntado que, de los tres escenarios, el banco trabajo con la hipótesis de un acuerdo final entre UE y el gobierno de Theresa May.

En cuanto a la polémica que afecta al BBVA, ha dicho que espera que este banco concluya “muy pronto” su investigación sobre la relación de la entidad durante el mandato de Francisco González con el excomisario Villarejo. “Una pronta resolución ayudaría a resolver la crisis de reputación que pueda tener BBVA“, ha considerado.

Dentro del panorama nacional, el presidente no ha entrado a valorar el proyecto de presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez. Simplemente los ha calificado como “fiscalmente responsables” y que siguen las pautas marcadas por UE.

Respecto a la posible repercusión de la sentencia de la AJD de las hipotecas y la nueva ley, los dirigentes del Sabadell no se han salido del guión. Tanto Guardiola como Oliu se ha remitido a lo que marque el mercado, si bien es cierto que la sentencia hizo que se resintieran en un apartado en el que crecen a un buen ritmo. Los préstamos hipotecarios nuevos mejoran un 17,5% hasta los 4.024 millones de euros.

Datos claves de 2018

  • El banco asume 637,1 millones de euros de costes extraordinarios y culmina la limpieza del balance.
  • El beneficio neto excluyendo los one offs incrementa hasta los 783,3 millones de euros, un 9,6% más.
  • El crédito vivo sube un 3,2%* (6,0% Ex TSB) impulsado por la fuerte actividad en empresas y por el crecimiento de México. El crédito bruto crece por primera vez desde el inicio de la crisis, un 0,5%*(1,8% Ex TSB).
  • Los ratios CET 1 proforma(1) se sitúan en el 12,2% phase in y en el 11,3% fully loaded.
  • El Consejo de Administración aprueba el reparto de un dividendo complementario en efectivo de 0,01 euros por acción, que se suma a los 0,02 euros ya repartidos.
  • El crédito vivo del grupo crece un 3,2% interanual* (6,0% Ex TSB), impulsado por el buen comportamiento de las pymes y de las grandes empresas en España y por el fuerte crecimiento en México.
  • La actividad de captación de empresas y particulares arroja un total de 436.455 clientes nuevos. Por segmentos, el grupo ha captado 342.138 nuevos clientes particulares y 93.802 empresas. Asimismo, cabe incidir en que Banco Sabadell ha sumado 274.138 nuevas nóminas.
  • Las cuotas de nuevos préstamos y líneas de crédito a pymes han crecido en términos interanuales un 7%, mientras que los préstamos al consumo e hipotecarios se han incrementado un 14%. La facturación de tarjetas, un 14%, mientras que las nuevas primas de seguros y la facturación de TPVs aumentan un 14% y un 17% respectivamente.
  • Reducción de la ratio de morosidad del grupo, que se sitúa en el 4,22% (5,04% sin considerar TSB).
  • Caída de los activos problemáticos, que presentan una reducción Ex TSB de 7.846 millones de euros en el año, tras anunciar la venta de carteras institucionales por un volumen de 5.800 millones de euros. La cobertura de activos problemáticos se sitúa en el 52,1%, mientras que la cobertura de dudosos es del 54,1%.
  •  México. El volumen de créditos a la clientela se situó a cierre del ejercicio 2018 en 71.557 millones de pesos, lo que representa un aumento del 36% interanual. 
Suscríbete a nuestra newsletter