La información económica de los líderes

C. Martínez (ACTM): “El transporte es vital para el comercio exterior de la provincia de Castellón”

 / 

Recién llegado a la presidencia, pero con experiencia de varios años en la junta directiva de la patronal del transporte castellonense (ACTM) y vinculado al sector a través de una agencia y una empresa de transportes de la familia, Carmelo Martínez considera prioritario rejuvenecer la asociación y la flota, al tiempo que lograr de la Administración la mejora de las infraestructuras, así como la formación de los futuros transportistas, facilitándoles el acceso a un puesto de trabajo después de una adecuada preparación.

El sector necesita renovarse y cubrir entre 10.000 y 15.000 plazas de conductor que la patronal nacional considera preciso copar para evitar un parón de las flotas de camiones.

-¿Cuáles son sus prioridades y objetivos a conseguir a corto plazo?

– Buena parte de mi apuesta pasa por conseguir más asociados. Para ello, debemos conseguir cambiar la imagen del transportista. Al tiempo que hemos de recuperar el nivel de reivindicación, levantando nuestra voz para que las administraciones con competencias nos oigan y den respuestas a nuestras necesidades.

En ese contexto, nuestras prioridades pasan por reorganizar la tarea de salvar los seis años en los que no ha habido una presidencia efectiva del colectivo. Nuestras prioridades pasan por reorganizar la estructura de la asociación y la cartera de servicios que tenemos, así como por sanear las cuentas para tener la imagen real del estado de la institución. Debemos hacer que los balances cuadren y sean positivos. Sabemos que hubo problemas derivados de la crisis económica de finales de la pasada década, que hizo que muchas empresas y asociados se dieran de baja lo que ha afectado a las cuentas, por lo que en este campo estamos enfocando nuestros esfuerzos.

La segunda de nuestras prioridades es captar nuevos asociados para relanzar la asociación. Un paso en esa línea consistiría en atraer a empresarios del sector del transporte que trabajan con el puerto. Cuantos más asociados seamos, más representación tendremos en todos los ámbitos. Queremos que los transportistas perciban el cambio en la ACTM.

-Para que aumente la afiliación, ¿qué debe pasar?

– Es cuestión de propiciar un cambio en la mentalidad, en la forma en que nos ven desde nuestro propio colectivo. El obstáculo con el que chocamos es que no suelen entrar muchos asociados, quizás porque no perciben el trabajo que hace la ACTM. Por eso buscamos trasladar la idea de que la asociación no es solo patrimonio de los grandes flotistas, sino que es de todos, que es una organización abierta, eliminando ese tipo de clichés.

Pese a todo, observamos que no hay demasiada implicación por parte de los asociados. Queremos que eso cambie. Los transportistas debemos darnos cuenta de que si nos unimos tendremos mayor peso, como ocurre en otros sectores. De hecho, el descenso de afiliación afecta a nuestra representatividad en los foros del sector, como en la Confederación Nacional del Transporte (Conetrans), de la que formamos parte y que es el ente de interlocución con el Ministerio de Fomento. Tenemos que recuperar afiliados y mejorar la cifra de compromisarios en ese foro en el que se decide nuestro futuro.

– Apuntaba anteriormente que la ACTM pasó más de un lustro de vacío presidencial, ¿se ha superado esa crisis dirigente?

– La asociación estuvo siempre activa. Había gente joven que tenía una visión y formación distintas y no acababa de dar el paso, quizás porque tenían una imagen clásica del sector, vinculada a transportistas veteranos que controlaban la asociación y veían difícil acceder a ella. Pero mi proyecto pasa por cambiar esa idea con el fin de acercar la asociación a sus integrantes y animarles a participar y a que en las elecciones futuras pueda haber más de una candidatura donde se refleje el relevo generacional.

– ¿Su llegada al cargo marcará cambios con respecto a la anterior etapa?

– No es que suponga un gran cambio, lo que si se busca dar es un cambio en la imagen del colectivo que se traslada al exterior. En este sentido, hemos pasado de una transición de seis años sin presidente, algo que no trasladaba una imagen positiva y por lo que se acordó elegir nueva junta y presidente.

A partir de mí llegada al puesto nos hemos implicado en intentar trasladar a los asociados los programas que tenemos, en qué les podemos ayudar, tanto a la hora de facilitar la tramitación y gestión de la documentación, como a nivel de presión ante las instituciones. En definitiva, que sepan que somos una institución que puede trasladar al exterior los problemas y demandas del colectivo.

– Se renueva la directiva, pero ¿se rejuvenecen los asociados?

– La asociación, como todos los colectivos, precisa crecer y atraer personas jóvenes, con ideas y savia nueva. Es preciso que se incorporen personas jóvenes que traigan un soplo de aire fresco, que aporten dinamismo y que se sumen a los veteranos que aportarán sus conocimientos y experiencia.

– ¿Cuál es el estado actual de la flota de camiones?

– Se trata de una flota que necesita renovar sus vehículos, pero para ello necesitamos apoyo desde las administraciones responsables. En general, la flota de camiones está como la media del sector.

En cuanto al sector, hay que tener en cuenta que está muy atomizado, en el que los grandes flotistas son pocos, pero en el que las nuevas condiciones económicas hacen que ese número medio de flota de camiones aumente para tratar de eludir costes de estructura y mejorar costes.

– ¿Cuál es el perfil de los asociados?

– Debido precisamente, como apuntaba antes, a la atomización del sector, nos encontramos con que este es muy variado. Nuestros asociados van desde el que tiene un camión hasta los que tienen una flota de más de 100 vehículos, aunque estos últimos sean una excepción. Incluso hay agencias que no tienen camiones, sino que los contratan para realizar sus portes. Por eso, nuestra idea es unir al colectivo, aprovechando las tendencias a la unificación que se están dando en otros sectores.

-¿Cuáles son las demandas y reclamaciones que tiene su colectivo para la Generalitat Valenciana y el Gobierno central?

– Mejorar la red de estaciones de servicio, adecuándolas a las necesidades de los transportistas, para poder disponer de áreas de descanso seguras. Asimismo, buscamos mejorar la flota, mediante la introducción de vehículos más respetuosos con el medioambiente y que utilicen energías limpias. Para ello queremos que desde la Administración autonómica se ofrezcan ayudas o subvenciones que ayuden al transportista a la hora de adquirir este tipo de vehículos como hacen otras comunidades autónomas. Sería una forma de empezar a renovar la flota, adecuándola a las nuevas necesidades y mejorando la eficiencia ecológica, a la par que mejoramos la seguridad.

Para ello vamos a enviar un escrito conjunto de las asociaciones de transportistas de Alicante y Valencia dirigido al Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (Ivace), como administración competente, para que tengamos el mismo trato que reciben nuestros compañeros de otras comunidades autónomas a la hora de renovar sus equipos.

– Una de las demandas pendientes que tiene la asociación que preside es la de conseguir mejoras en la red viaria…

– En efecto, nosotros somos partidarios de que se liberalicen vías de comunicación importantes para nuestros tráficos, en especial la autopista AP-7, un eje relevante en el transporte de mercancías y materias primas desde la Comunitat hacia Europa. En este sentido, queremos que las promesas que se han hecho desde el Ministerio se cumplan. Por otra parte, al sector le hacen daño comentarios como el realizado por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera en el sentido de que el diésel va a desaparecer.

– ¿Cómo son las relaciones que mantienen con la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio?

– Hemos tenido varios encuentros con la consellera María José Salvador y la Dirección General de Transportes de la CV y seguimos reclamando lo mismo. Insistimos en la bonificación del tránsito de los camiones por la AP-7, como ocurre en la vecina Cataluña, porque de lo contrario se verá afectada nuestra competitividad. Además, pedimos la prolongación de la autovía CV-10 que ahora finaliza en el aeropuerto y solicitamos que se extienda hasta Torreblanca. Como también es preciso mejorar la conexión desde Vinaròs con Aragón, por Morella.

En esas relaciones con la Administración autonómica les hemos trasladado esas demandas liberalizadoras de la autopista como la necesidad de mejorar la autovía interior, CV-10, para intentar agilizar el tráfico que se ve colapsado en muchos tramos. Esas necesidades se las trasladamos al Consell cuando nos consultó a la hora de confeccionar el plan de infraestructuras Uneix, con el horizonte de 2030.

– ¿Cuál es su papel en la CEV?

– Estamos en instituciones desde las que se pueden visibilizar las reivindicaciones del sector y que estas trasciendan. En este sentido, nuestra incorporación a la CEV se ha hecho con ese objetivo. Hemos decidido apostar por el proyecto de Salvador Navarro para ganar visibilidad. Entendemos que si no estábamos allí perdíamos esa visibilidad.

– ¿Cómo influye el precio de los combustibles en los costes de los portes y en la economía del transportista?

– El alza del precio del petróleo, con su consecuente aumento en el precio del carburante influye directamente en los costes de los servicios. El coste del gasoil supone aproximadamente, dependiendo del servicio que hagas, entre un 20 o un 35 % del coste total, con lo cual una subida del precio de este combustible debería de repercutir en el precio del servicio que se le cobra al cliente. Lo que ocurre es que, al ser un sector tan competitivo y tan atomizado, esa competencia hace difícil la traslación de costes. Por ello, los costes, no solo del combustible, sino de los neumáticos u otros los acabamos asumiendo los transportistas, que ven reducidos los márgenes de beneficios de la empresa.

– ¿Qué imagen buscan dar del sector ante la sociedad?

– Que vean al transportista como una figura fundamental en la economía. El sector del transporte y logística representa un 8 % del PIB pero, además, mueve todo lo que se consume. No queremos transmitir la imagen de que contaminamos o que molestamos, sino de que aportamos mucho a la sociedad y que, gracias a nuestro trabajo, esta sociedad funciona y evoluciona. Queremos acabar con la imagen de que los transportistas somos los malos en la carretera. Por ello trabajamos por desterrar esa mala imagen del sector en el imaginario colectivo.

– ¿Es preciso que se renueve la flota? ¿Han propuesto algún plan a la Administración para acometerlo?

– De momento lo que vamos a hacer es un escrito conjunto con otras asociaciones para recibir el mismo tipo de ayudas que se dan en otras comunidades autónomas. Pero el plan como tal no lo tenemos cerrado, aunque seguro que incluiremos nuestra apuesta por el uso del gas natural, en especial desde el sector de fabricantes de camiones, lo que hace que haya cada vez más motorizaciones alternativas y vemos que la contaminación se reduce empleando el gas en vez del diésel. Consideramos que debemos seguir en esa línea a la hora de renovar la flota.

-¿Qué peso tiene su sector en materia de exportación de productos desde Castellón al exterior?

– El transporte juega un papel vital a la hora de desarrollar el comercio exterior de la provincia, en especial cuando se trata de ventas a países europeos. En todo lo que es transporte continental, el de mercancías por carretera es importantísimo, porque un altísimo porcentaje de las que se mueven en Europa lo hace por carretera. En España, el 95 % de los materiales se hace por carretera y el tren repreesnta un poco más del 2 %.

Por eso, a la hora de mejorar las comunicaciones, la conexión con Europa es fundamental para mejorar la competitividad de las empresas exportadoras de Castellón.

– ¿La industria cerámica es el principal cliente?

– En la provincia de Castellón los sectores que mayor volumen de mercancías generan son el azulejero y el agrario, concretamente el cítrico. Tras ellos, tiene un papel importante el sector petroquímico.

A la hora de valorar el peso del sector en el comercio exterior conviene recordar los datos del ICEX que apuntan que en los dos primeros meses de 2018, Castellón movió productos por valor de 1.304 millones de euros. De ahí que, junto con las exportaciones que se producen desde el puerto, el transporte terrestre sea una pieza clave en la economía provincial.

-¿Cuáles son los destinos en España y en Europa?

– Para el azulejo, el principal mercado es Francia, algo que también ocurre con el resto de los sectores. Y a medida que vamos alejándonos del entorno de Castellón hacia Europa aparecen destinos importantes como Alemania, Italia, Países Bajos o Austria.

– ¿En qué medida afecta al sector el Real Decreto sobre seguridad en los procesos de estiba y desestiba?

– Aún estamos pendientes de ver cómo se aplica y de qué efectos tendrá para nosotros. Estamos en contacto con Conetrans para hacer un seguimiento.

De momento parece que puede haber contradicciones entre el Real Decreto y algunos puntos de la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías, en concreto en lo relativo al artículo 20. No está muy claro si la responsabilidad final sobre la forma de carga y descarga recaerá sobre el transportista o el cargador. De hecho, hay que recordar que, por normativa, hay veces que el transportista no puede estar delante cuando se carga la mercancía. Esperamos que este proceso de vigilancia no se traduzca en el aumento de los tiempos de carga y descarga. Además, es necesario que se haga una buena formación de los inspectores de carretera para que las sanciones no sean arbitrarias.


Conoce todo el contenido:

Formación adaptada para evitar que se pare la flota

El presidente de la Patronal del Transporte de Mercancías por Carretera de Castellón, Carmelo Martínez, considera necesario que la Administración se implique en formar a los futuros transportistas, contribuyendo a hacer más atractivo trabajar en el sector y poder cubrir entre 10.000 y 15.000 puestos de trabajo necesarios para atender la demanda de la flota internacional porque, en caso contrario, sostienen desde ACTM, la flota se parará. “Es necesario cubrir ese déficit de conductores profesionales. Para ello es preciso ofrecerles una formación adecuada. Entendemos que si los profesionales que llegan al sector vienen de forma vocacional y  bien formados, se involucran más”.

Carmelo Martínez recuerda que desde la Patronal Nacional del Transporte (Conetrans), se planteó la reducción de la edad legal para poder obtener el carné de mercancías a los 18 años. “Ello permitirá que quienes quieran dedicarse a conducir mercancías, una vez que acaben la ESO, puedan obtener el carné y ponerse a trabajar. Ahora eso no es posible, tienen que esperar a los 21 años”.

Martínez es claro al afirmar que “es preciso una mejor formación de los trabajadores que llegan al sector, pero también de las empresas, porque cuanta mayor información y formación tengan las empresas tenderán a agruparse para ajustar los costes y reducir la atomización”. En paralelo, a la mejora en la capacitación de los profesionales que han de llegar al sector para rejuvenecerlo, el presidente de la patronal castellonense, que conoce el medio por la vinculación que tiene a través de las empresas familiares, considera necesario dotarlo de unas infraestructuras que lo hagan más seguro y eficiente. Martínez ve preciso propiciar la puesta en marcha de una red segura de estaciones de servicio, con las infraestructuras necesarias, además de con aparcamientos vigilados en los que se puedan descansar, además de las operaciones de repostaje de combustible.

Suscríbete a nuestra newsletter