Alfredo Cebrián (Cuatroochenta): “Aplicamos la tecnología para que el ser humano sea más feliz”

Economia3. Entrevista a Alfredo Cedrian de la empresa 4.80. Castellon.

Alfredo Cebrián (Imágenes: Antonio Pradas)

Año 2007. Steve Jobs revoluciona el mundo con el lanzamiento de su primer teléfono con ordenador incorporado. El iPhone llegaba no solo para quedarse, sino para transformar la manera de comunicarse de toda la humanidad. Aquel sistema, mucho más que un teléfono, tenía una resolución de pantalla de 480×320. Cuatro años después, Alfredo Cebrián, junto a Sergio Aguado, fundaba en Castellón Cuatroochenta, tomando como acrónimo la primera parte de las dimensiones de dicho dispositivo. Toda una declaración de intenciones. Cuatroochenta, especializada en el desarrollo de aplicaciones para smartphones, aglutina a profesionales en el campo de la programación, desarrollo, diseño gráfico, marketing y comunicación. Un equipo multidisciplinar capaz de identificarse con cada proyecto gracias a una metodología de trabajo basada en la colaboración de todos sus miembros y una altísima implicación entre departamentos.

Un lustro después de su puesta en marcha, la evolución de Cuatroochenta no podía ser más favorable. Hoy es una de las compañías referentes en el ámbito nacional. Y ya ha comenzado su desembarco internacional. Panamá, Colombia… y próximamente Canadá y Argentina. Alfredo Cebrián, junto con Sergio Aguado y Vicente Montesinos, quien ejerce de socio inversor y completa la terna, hace suya la máxima de que querer es poder.

 

– ¿Qué es Cuatroochenta?

Cuatroochenta es una empresa especializada en el desarrollo de aplicaciones para smartphones que aglutina a profesionales en el campo de la programación, desarrollo informático, diseño gráfico, marketing y comunicación. La fundé en noviembre del año 2011 junto a mi socio, Sergio Aguado, que es el genio informático y se encarga de toda la parte técnica de la compañía. Yo llevo la parte comercial y de mercado.

– ¿Cómo surgió la idea de montar una empresa especializada en el desarrollo de app en Castellón?

– Fue todo una encadenación de acontecimientos. Tengo 32 años y nací en Teruel. Vine a estudiar a la Universitat Jaume I de Castellón, con la intención de formarme en publicidad y relaciones públicas. A partir de aquí, empecé a estar muy metido en temas de investigación de mercado, pero siempre muy pegado a la tecnología, un campo que siempre me ha atraído mucho. El objetivo era aprovechar las nuevas tecnologías aplicándolas al servicio de la venta, y mientras acababa la carrera, me metí en el departamento de marketing de la azulejera Undefasa. Pero por el camino, además, gané un premio para hacer prácticas en McCann Erickson. En ese contexto, profesores del departamento del Área de Comercialización e Investigación de Mercados del Departamento de Administración de Empresas y Marketing de la UJI me propusieron participar en el desarrollo de una spin-off de investigación de mercados, lo que hizo que volviera de Madrid a Castellón e iniciáramos el proyecto R&MK de investigación de mercados, desde el que desarrollamos proyectos muy interesantes como el Plan Estratégico del Puerto de Castellón o proyectos para clientes que apostaron de forma incipiente por nosotros como el Grupo Michavila.

Tras la experiencia y en un año de impasse mi relación con mi socio, Sergio Aguado, al que conocí gracias a Espaitec al colaborar en varios proyectos como cliente-proveedor, evolucionó, ya que los dos estábamos enormemente interesados por el mercado app emergente en ese momento desde el lanzamiento de iPhone y la plataforma Android. Desde luego conocer a Sergio ha sido toda una suerte en mi carrera y un factor clave para poder llegar hasta donde estamos.

[masinformacion post_ids=”81452,81475,81484″]

Y decidieron colaborar…

Nosotros el tema lo vimos claro… Él estaba haciendo proyectos de app como freelance para marcas potentes. Ya estaba introduciéndose y tenía proyectos propios. Aprovechando el caldo de cultivo de Espaitec, expuse un plan para tratar de comercializar para empresas desde aquí y fuimos hablando. Él llevaba la parte técnica y yo la de desarrollo de negocio y ventas. Nos llevó un año redondear la idea, creamos la marca junto con la colaboración de Carlos Sánchez de Atic Soft, además de un colaborador un amigo, y nació Cuatroochenta, una sociedad limitada. 

– ¿Qué tipo de app o programas hace Cuatroochenta?

– Nosotros, lo primero que hacemos es identificar y analizar el problema que tiene cada cliente y luego vemos cómo solucionarlo con una app, que es una evolución del programa de ordenador. Lo potente de la aplicación es que ahora va en el bolsillo. Y que además, los dispositivos móviles ya no se limitan a lo básico, que es la cámara de fotos y el GPS, sino que son capaces de monitorizar los pasos, detectar la posición… cada vez, las app tienen más posibilidades y pueden solucionar muchísimos problemas. Un ejemplo: algunas de las principales app que usan nuestros usuarios son las del transporte urbano. ¿Por qué? Porque resuelves un problema muy concreto. La gente se está acostumbrando cada vez más a resolver las cosas sin tener que desplazarse. Primero fue resolver una consulta del banco desde el ordenador y ahora ya no abro ni el ordenador, me meto en el móvil. Y esto es lo más obvio, que siempre es lo que va por delante. Pero hay muchas más posibilidades. Ahora ya hay perfiles que solo necesitan el móvil para trabajar, y casi que ni se dan cuenta.

– ¿Cuándo empezaron las app y cómo están avanzando?

– Para mí empezaron con la Blackberry, el primer sistema que hizo posible llevar la oficina en el móvil, porque ofrecía chat y correo electrónico integrado, y disponía de un teclado. Era sobre al año 2003. Hay que tener en cuenta que a finales de los 80 y principios de los 90, el teléfono móvil era aún el de maletín. Luego vino el teléfono móvil puro y duro, el primer iPhone es de 2007… ¡No llega ni a 10 años! iPhone lo universalizó, haciendo que alguien pudiera hacer que botones de colores tuvieran una funcionalidad. Es curioso, porque todo ha sido muy rápido. En menos de diez años, se puede hacer una transferencia con el móvil superintuitiva, se puede hablar con el Skype desde el móvil instantáneamente sin pagar la llamada… son cosas que si nos las hubieran preguntado entonces, las veríamos creíbles, pero como que iban a tardar más. Y la misma sensación tenemos ahora, cuando nos dicen que dentro de diez años prácticamente todos los coches serán eléctricos y que la mayoría funcionarán autónomamente… La aceleración del proceso está siendo brutal. Si lo que hemos vivido es rápido, imaginaros lo que puede venir cómo va a ser.

– ¿Qué está por venir?

– La inteligencia artificial. Es algo que ya se está aplicando como un nuevo motor de investigación. De hecho, nosotros ya estamos intentando introducirnos en materia de inteligencia artificial, muy básica aún, de aprendizaje. El gran paso será cuando la inteligencia artificial tenga capacidad de autoconciencia o de mejorarse a sí misma, de producirse, eso es la singularidad… porque será el siguiente paso evolutivo del ser humano. Y eso no sería raro que los que estamos aquí, ahora, lo veamos con nuestros ojos. Calculan que en 15 o 20 años puede ocurrir. ¡Eso es un cambio tan grande…!

– Y más a corto plazo. ¿Cuáles podrían ser los avances y en qué áreas?

– Temas más tangibles. Por ejemplo, la inteligencia aplicada a la empresa. Poder analizar tu empresa, el perfil de tus clientes… No es una cuestión de grandes empresas ni grandes volúmenes de datos. Se trata simplemente de que hay empresas que, aunque puedan tener pocos datos, pueden ser muy buenos. El problema es que no se analizan. Pues toda esta tecnología es la que se va a universalizar. Y esto estará también en los bares, por ejemplo, ya no porque lo quiera el propietario del bar, sino porque al distribuidor mayorista de bebidas le interesa controlarlo, a través de una TPV. O en el transporte público, como es el caso de Uber

Economia3. Entrevista a Alfredo Cedrian de la empresa 4.80. Castellon.

– El polémico Uber…

– Es un sistema seguro, cómodo, tiene el potencial de acabar con los vehículos en la ciudad… Yo lo he utilizado mucho en Latinoamérica porque es más seguro y el coste es bajísimo y porque está basado en optimizar. Se trata de que el conductor siempre esté ocupado. Ingresan menos por carrera, pero por hora, al estar más tiempo ocupado, gana más. Hay un problema muy grave de contaminación y caos urbanístico, pero la gente eso ahora no lo ve, no es capaz de ver que la solución es posible mediante el uso de la tecnología, y no lo ve porque el sistema actual no lo permite. Pero ponerle puertas al campo es imposible. Lo que hay que hacer es ayudar a las personas que están en el modelo antiguo y que pagaron 150.000 euros por una licencia, puedan hacer la transición al nuevo.

– Cuatroochenta también optimiza webs.

– Lo que tratamos es de prestar una oferta más global. Somos muy buenos cuando el cliente nos dice que tiene una inquietud y ha de aumentar el rendimiento de su trabajo interno. Ellos intuyen que una app puede ayudarles. Nosotros vemos qué soluciones podemos ofrecerles con nuestros conocimientos técnicos y el área digital. De hecho, ahora hemos creado una unidad de videojuegos para marcas (Brand Games) y realidad virtual. Es decir, no nos quedamos solo con las app, porque esto evoluciona tanto que sin darnos cuenta se van a ir transformando las app que conocíamos. Tenemos que tener esa flexibilidad y una visión clara sobre cómo aplicar la tecnología para que el ser humano sea más feliz, ya sea en un entorno profesional o personal.

– Se trata de soluciones que dan mucho protagonismo a los usuarios.

– Las app en su día trajeron la simplicidad, el foco y la experiencia de los usuarios. Hay veces que sacrificas los otros aspectos en detrimento de la experiencia del usuario. Hay que trabajar siempre el objetivo que realmente tenemos y cuál es la mejor experiencia para cumplirlo. La app ha de ser amable, agradable, divertida… ¡especialmente si va dirigida a un trabajador!

– ¿Y qué otras líneas de trabajo tiene Cuatroochenta?

– Tenemos una línea para crear nuestros propios productos y para licenciar nuestras propias aplicaciones. Por ejemplo, tenemos ‘480interactive’, para que los diseñadores gráficos puedan desarrollar sus app. Este producto es el que por ejemplo se utilizó para el desarrollo de las app de la película ‘Atrapa la bandera’.

– ¿Y cuál está siendo el resultado?

– Pues el resultado es que hoy en día hay ya 25.000 cuentas de empresas que utilizan ‘480interactive’. Esto es posible porque tenemos cerca de 20 partners en todo el mundo. Es el primer producto, el que va en cabeza. Y ahora hemos lanzado ‘Sefici’, la app para la gestión de incidencias. Vimos que mucha gente utilizaba Whatsapp, y eso, en el entorno de la empresa es muy peligroso, porque significa que la empresa no tiene ningún control sobre él. Es decir, es una información que no puede analizar, que no le genera ningún reporte… Con ‘Sefici’ se transmite esa información a través de un entorno seguro, protegido para las empresas y se puede parametrizar y reportar. Y la incidencia se puede acompañar y completar con vídeos, audio, imagen, croquis, crear informes… Es ideal para hoteles, comunidades de propietarios, supermercados y tiendas… La versión gratuita admite hasta cuatro usuarios. A partir del quinto, ya es de pago. Ahora vamos a abrir para ‘Sefici’ una ronda para buscar inversores. Evangelizar sobre un producto es muy costoso y complicado.

– ¿Qué cuota del negocio procede del área internacional?

– Tenemos clientes en Reino Unido, República Checa… pero nuestro negocio está de momento en España y Latinoamérica, área en la que ya estamos presentes en Panamá y Colombia y que aporta el 40 % de nuestra facturación. Venimos creciendo en años anteriores cerca de un 100 % en nuestra facturación, actualmente estamos estabilizando nuestro crecimiento en alrededor del 40 %, objetivo que nos hemos marcado para 2016, pese a que en este año concluyó nuestro Plan Estratégico a tres años que nos habíamos marcado y ahora estamos trabajando para reeditarlo, para tres años más y más ambicioso. La idea es seguir creciendo, internacionalizar a un ritmo de un país por año, consolidar los  productos que tenemos en marcha, consolidar la parte de desarrollo… Y crecer. Duplicarnos. Será difícil, pero vamos a trabajar con ese objetivo.

Noticias relacionadas

Sin comentarios

  1. Mª Pilar
    Ago 23, 2016 @ 00:14:00

    Ufff !!!! Alfre que complicado se me antoja un sueño hecho realidad. Cuánto trabajo y responsabilidad. Recuerdo tu último año de Universidad y como te apoyaron tus profesores que ya creyeron en ti y en tu proyecto. Cuánto tiempo trabajando a fondo perdido pero con infinita ilusión . Has crecido trabajando y creando, soñando y viendo cómo se cumplen tus sueños. En los repasos familiares q daba con tu tío Luis él se mostraba muy orgulloso de su sobrino, ya solo le faltaba el gorro q le trajiste de Panamá. Bueno perdona q me haya explayado ya q aquí no me puedes interrumpir. Jeje. Sigue así siendo gigante en calidad humana.

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter