DeFi y las finanzas descentralizadas

DEFI: El camino de las finanzas descentralizadas bajo tecnología blockchain

Las finanzas desempeñan hoy un papel importante en la economía mundial, pero no es un sistema abierto. Al fin y al cabo, aunque haya un banco bajo tu ventana, es posible que no puedas conseguir un préstamo para un nuevo negocio y te quedes sin financiación. DEFI quiere cambiar eso. Con esta iniciativa, todo lo que necesitas para interactuar con el sistema es una herramienta básica de nuestro tiempo: un smartphone. Y cualquiera puede formar parte de él.

DEFI es la abreviatura de finanzas descentralizadas y es un término general para los servicios financieros clásicos que son procesados ​​por una plataforma descentralizada como blockchain. Mientras los teóricos discuten sobre las posibilidades de la tecnología blockchain, los constructores están ocupados creándola. En los últimos años, hemos sido testigos de una creciente ola de ambiciosos proyectos que han unido sus fuerzas para luchar contra el sistema financiero centralizado y transformar la economía bancaria tradicional. La alianza de estos proyectos se llama ahora oficialmente DEFI.

DEFI quiere que no dependa en absoluto del sistema bancario tradicional. Pero, ¿Qué es DEFI en general? Es un movimiento combinado de proyectos que promueve y expande, una arquitectura descentralizada utilizando la tecnología blockchain sobre la que puede crear instrumentos financieros tradicionales. Esto mantendrá estos instrumentos fuera del control gubernamental y regulatorio. En otras palabras, la idea es desarrollar y operar herramientas financieras descentralizadas basadas en blockchain, como activos digitales, protocolos p2p y dApps.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

¿Qué es DEFI?

DEFI son instrumentos financieros en forma de servicios y aplicaciones que se construyen en plataformas blockchain. El objetivo principal de las finanzas descentralizadas es convertirse en una alternativa al sector bancario y sustituir las tecnologías tradicionales del sistema financiero actual por protocolos de código abierto. Es decir, acceso abierto a préstamos descentralizados y nuevas plataformas de inversión para un gran número de personas. Y así, permitirles obtener ingresos pasivos de los activos de criptomoneda, así como ahorrar en comisiones de transferencia, préstamos y depósitos.

Su objetivo es darle poder a la voz de la “gente común” mientras crea un sistema financiero abierto, eficiente y completo, accesible para todos. Mediante el uso de contratos inteligentes, las plataformas DEFI brindan financiamiento sin restricciones regulatorias. Esto que permite el acceso a los servicios financieros para todos, incluso para aquellos que no tienen una cuenta bancaria tradicional. DEFI está creciendo rápidamente y ya tiene muchos casos de uso importantes en el mundo real. Estos incluyen intercambios descentralizados, plataformas de préstamos, mercados de pronóstico entre otros.

Las finanzas descentralizadas son un acceso geográficamente ilimitado a los servicios financieros. DEFI utiliza los beneficios de las criptomonedas, la tecnología blockchain y los contratos inteligentes para proporcionar servicios financieros como: préstamos, depósitos, créditos, intercambios descentralizados (DEX), entre otros. DEFI está desempeñando un papel importante en la evolución del sector financiero. Una razón es que extiende la funcionalidad y el alcance del dinero, porque todo lo que se necesita para participar en el sector DEFI es un teléfono inteligente.

¿Cómo se origina este concepto?

El DEFI es uno de los segmentos de las criptomonedas de más rápido crecimiento. Las criptomonedas se distinguen por diferentes segmentos, como las propias blockchains, las stablecoins, los coleccionables digitales (NFT, tokens no fungibles), los mercados de predicción, las organizaciones autónomas descentralizadas (DAO) y otras más. El movimiento DEFI es el segmento que comenzó a finales de 2018, cuando una red de 15 proyectos basados en Ethereum se unió para construir un sistema financiero independiente y abierto.

La idea es sencilla. Si todas las instituciones financieras tradicionales no son más que un software que está controlado por algunas entidades legales, ¿por qué no hacer que todas estas instituciones estén en contratos inteligentes autónomos de Ethereum u otra blockchain? Así, surgieron protocolos que permiten, sin intermediario, comerciar con criptomonedas en intercambios descentralizados (Uniswap), prestar (Compound), gestionar la política monetaria y emitir Stablecoins (MakerDAO), hacer rebalanceo de activos (TokenSets), seguros de riesgo (Nexus Mutual) y, en general, hacer todo lo que hacen las instituciones financieras tradicionales.

¿Qué tecnologías se usan para DEFI?

DEFI se inspira en blockchain, la tecnología detrás de la moneda digital bitcoin que permite que múltiples organizaciones mantengan una copia de su historial de transacciones, lo que le da su carácter descentralizado. Esto es importante porque los sistemas centralizados y los guardianes humanos pueden limitar la velocidad y complejidad de las transacciones, ofreciendo a los usuarios un control menos directo sobre su dinero. DEFI es diferente porque expande el uso de blockchain desde simples transferencias de valor a casos de uso financiero más complejos.

La mayoría de las DEFI existentes se basan en la cadena de bloques Ethereum. Ya que, la plataforma de contrato inteligente Ethereum, que ejecuta transacciones automáticamente cuando se cumplen ciertas condiciones, ofrece mucha más flexibilidad. Los lenguajes de programación Ethereum como Solidity están diseñados específicamente para crear e implementar tales contratos inteligentes. Sin embargo, las DEFI dependen en gran medida de Dapps que son programas diseñados para ejecutarse en redes descentralizadas. Los Dapps requieren muy poca intervención humana, e integran contratos inteligentes avanzados para mejorar los sistemas comerciales.

¿En qué se diferencia de las finanzas centralizadas?

Las DEFI se diferencian de las finanzas centralizadas en diferentes aspectos uno de ellos es la forma como se emite el dinero: en las finanzas centralizadas lo emite el gobierno o bancos centrales. Mientras que en las DEFI se emite el dinero, en forma de recompensa por la extracción de PoW y PoS. Es decir, los mineros encuentran soluciones para crear un nuevo bloque en la red y reciben una recompensa por ello en forma de nuevas monedas.

En las finanzas centralizadas los responsables de los préstamos son los bancos y las inversiones se hacen a través de acciones bonos u otros instrumentos que se comercian en la bolsa de valores en monedas de curso legal, por medio de un proceso burocrático. Mientras que en las DEFI se comercian criptomonedas y tokens, los préstamos se otorgan a través de plataformas descentralizadas entre comerciantes sin procesos burocráticos y se puede invertir en ICOS y cesta de tokens.

¿Cómo es su funcionamiento?

El usuario envía un criptoactivo existente (por ejemplo, ETH o USDT) a la dirección del contrato inteligente de la plataforma DEFI. A cambio, recibe los tokens internos de la plataforma (por ejemplo, en Compound – ETH y USDT). Estos tokens pueden utilizarse para comerciar o generar ingresos pasivos. El usuario siempre puede recuperar el activo original realizando las transacciones en orden inverso. Si recibió ingresos, cuando venda los tokens de la plataforma recibirá el activo original en su cartera por una cantidad mayor.

Los tokens se mueven entre las plataformas DEFI a través de las transacciones normales de la cadena de bloques. El usuario puede retirar tokens de una plataforma e invertirlos en otra, conservando el control total de sus finanzas, algo que no está disponible en los bancos ni en las bolsas. Esta independencia tiene una desventaja: solo el propietario de los tokens es responsable de su seguridad. Si pierde las llaves del monedero o si se las roban los hackers, los activos se perderán irremediablemente.

¿Qué ventajas aporta su utilización?

Una de las principales ventajas de utilizar los servicios DEFI es su baja tasa de fallas. Esto se debe a que se basa en el sistema blockchain que es altamente seguro. Otra ventaja es que las DEFI limitan significativamente la participación de intermediarios, reduciendo el número de estos, y en consecuencia reduce los costos asociados con la provisión y uso de productos financieros. Adicionalmente, cualquiera que tenga un teléfono inteligente con acceso a Internet puede utilizar las soluciones que ofrece DEFI.

La banca tradicional a menudo pone dificultades a las personas de bajos ingresos. Las aplicaciones financieras descentralizadas son una solución más económica, por lo que pueden ofrecerse con éxito a personas con bajos recursos económicos. Como toda la cadena de bloques, las finanzas descentralizadas ofrecen transparencia. El usuario puede rastrear fácilmente transacciones y cambios. Las aplicaciones son de “código abierto”, lo que significa que su código fuente está disponible para todos. Además, gracias a las aplicaciones DEFI tienes un control total sobre tus finanzas.

Mercedes-Benz-EQS
GVA-Sanidad-vacunacion-gripe

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.