Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Rankings Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Ethereum, otra de las criptomonedas con más fuerza

¿Qué es Ethereum y qué impacto tiene en el mercado? 

¿Conoces Ethereum, la plataforma criptomoneda del 2021? Fue creada en 2015 por Vitalik Buterin, escritor y programador ruso, con la idea de establecer un vehículo para aplicaciones colaborativas descentralizadas. La plataforma Ethereum permite usar fácilmente la tecnología blockchain para desarrollar aplicaciones sin control central y garantizar la integridad y el procesamiento de pagos seguros con sus contratos inteligentes. Básicamente, la cadena de bloques Ethereum puede llevar sus principios básicos de confianza, transparencia, seguridad y eficiencia a cualquier servicio, empresa o industria.

¿Qué es Ethereum?

Ethereum es una plataforma pública de cadena de bloques de código abierto con funciones de contrato inteligente. A diferencia de otras plataformas de cadenas de bloques, esta es descentralizada. A través de su criptomoneda Ether se pueden procesar contratos de igual a igual y, a su vez, permite a los desarrolladores crear y ejecutar aplicaciones distribuidas en nodos públicos, en lugar de utilizar el modelo cliente-servidor tradicional. Estas aplicaciones llamadas “dapps” obtienen los beneficios de la criptomoneda y la tecnología blockchain.

Podemos decir que las aplicaciones en esta plataforma son en realidad contratos, es decir, son su núcleo. El contrato es un agente automático que hace vida en el sistema y tiene su propia dirección Ethereum. Cuando el usuario envía una transacción a la dirección del contrato, este se activa y, tras un acuerdo con la información adicional en la transacción, ejecutará su propio código y finalmente devolverá un resultado, que puede ser otra transacción enviada desde la dirección del contrato.

Ethereum es un sistema creado y administrado por usuarios que se basa en miles de computadoras independientes en todo el mundo para monitorear y verificar las transacciones. Funciona como una red distribuida que utiliza nodos operativos “voluntarios”, en lugar de servidores tradicionales o plataformas en la nube, para proporcionar servicios informáticos. Cada computadora lleva su propio libro mayor y solo se basa en sus registros históricos para garantizar la legalidad de las transacciones, sin depender de ninguna agencia central para coordinarlas.

¿Cuál es su funcionamiento?

Ethereum se basa en el protocolo Bitcoin y su cadena de bloques. Sin embargo, la única similitud entre las dos cadenas de bloques es que almacenan los registros de transacciones completos de sus respectivas redes. Además del historial de transacciones, cada nodo en la red Ethereum también necesita descargar el estado más reciente o la información actual de cada contrato inteligente en la red, el saldo de cada usuario, el código completo del contrato inteligente y la ubicación de almacenamiento.

Cada estado de Ethereum contiene millones de transacciones. Estas transacciones se agrupan y forman “bloques”, que se van conectando cada uno con el anterior. Sin embargo, antes de que la transacción se agregue al libro mayor, es necesario verificarla para luego dar inicio al proceso conocido como “minería”. La minería se refiere al proceso de desafío de un grupo de nodos que utilizan su poder de cómputo para completar la “prueba de trabajo”, que es esencialmente un problema matemático.

Cuanto más grande sea la potencia informática de la computadora, más rápido podrá resolver estos problemas matemáticos. La respuesta a estos acertijos es en sí misma una prueba de trabajo y garantiza la eficacia de la construcción de bloques. Muchos mineros de todo el mundo compiten entre sí para intentar construir y verificar un nuevo bloque, porque cada vez que un minero intenta construir un bloque, se generará una nueva ficha de Ethereum (ETH) y se le entregará al minero.

¿Cuáles son sus diferencias con Bitcoin?

A pesar de que Ethereum y Bitcoin conservan una gran similitud en su naturaleza proveniente de la tecnología de cadenas de bloques, existen marcadas diferencias entre ellas. La diferencia más importante radica en la tecnología  detrás de cada una de ellas y lo que esto significa para otras criptomonedas. En principio técnicamente Ethereum no es una criptomoneda, sino una tecnología blockchain única. Esta tecnología no solo permite a las personas transferir Ether, sino que también se puede utilizar para crear otras criptomonedas.

Ethereum tiene una característica importante que mejora a Bitcoin: sus contratos inteligentes son más eficientes. Bitcoin usa un script más simple, mientras que el contrato inteligente usado por Ethereum puede manejar problemas más complejos. El sistema es capaz de formular reglas básicas y hacer cumplir el contrato, lo cual es imposible en el contrato real y sin un intermediario. Muchas criptomonedas se basan en la tecnología subyacente de Ethereum y, en algunos casos, se puede decir que dependen completamente de esta tecnología.

También vale acotar que, en comparación con Bitcoin, el tiempo de confirmación del bloque para las transacciones de Ethereum es más corto. Y en términos de tarifas de transacciones son más bajas. Además, operan según diferentes protocolos y el proceso de operación no está relacionado entre sí. Esto significa que ciertas transacciones que están permitidas en una plataforma pueden no estar permitidas en otra plataforma.

¿Cómo invertir con Ethereum?

La forma más común y recomendable de invertir en Ethereum es comprar en un “exchange”. Todo lo que hay que hacer es encontrar un intercambio que venda Ethereum y opere en su jurisdicción, abrir una cuenta y comprar tokens Ethereum a través de cuentas bancarias, transferencias bancarias o incluso tarjetas de crédito. Ethereum debe almacenarse en una billetera. La billetera se proporcionará por el propio intercambio, por el navegador nativo Mist of Ethereum o por otros proveedores de servicios profesionales.

Sin embargo, hay que saber que pueden presentarse algunas situaciones complicadas al comprar criptomonedas en los intercambios. Ejemplo de ello son los engorrosos procesos de verificación de cuentas y las comisiones. Además, si se desea beneficiarse de la diferencia de precio comprando y vendiendo Ethereum, se debe comprar al valor real, y si los fondos están limitados, los ingresos también lo serán. Por otro lado, al ser el sistema descentralizado, se corre el riesgo de que la billetera puede ser pirateada.

Ventajas de utilizar Ethereum

Ethereum es una de las plataformas de blockchain más ventajosas que podremos encontrar gracias a que:

  • Toda la plataforma está descentralizada, lo que significa que la probabilidad de falla es extremadamente baja. Y todas las aplicaciones permanecerán siempre en línea, nunca se cerrarán.
  • Ha sido desarrollada con código abierto, lo que le da mayor seguridad, estabilidad y transparencia. También permite realizar las mejoras necesarias en un momento dado así como la corrección de posibles errores.
  • No admite injerencia de entes gubernamentales, debido a su naturaleza totalmente descentralizada. Lo que implica que ningún gobierno podrá influir en su valor.
  • Los contratos inteligentes garantizan la seguridad del cumplimiento, ya que su programación no puede ser violada, es decir, sus directrices siempre se cumplen.
  • Toda red blockchain se forma con base en un consenso. Quiere decir que todos los nodos del sistema deben estar de acuerdo con cada cambio que se produzca. Esto elimina la posibilidad de fraude y corrupción, haciéndola inviolable.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.