Agricultura intensiva

Agricultura Intensiva: ¿Cuáles son sus principales ventajas y desventajas?

Entre los sectores productivos de cada país, la agricultura sigue siendo de gran importancia. A través de la misma, se logra obtener toda la variedad de alimentos que necesitamos en nuestra dieta diaria. Sin embargo, vale acotar que, dentro del sector agrícola, también se pueden diferenciar diversos tipos de agricultura. Cada uno de ellos varía según el modo en el que se efectúa y sus niveles de producción. Uno de estos tipos, es la agricultura intensiva, sobre la cual hablaremos hoy.

¿Qué es la agricultura intensiva?

La agricultura intensiva puede ser definida como el tipo de agricultura que se encuentra centrada en la producción masiva de los diversos productos agrícolas. Esto, por supuesto, con la finalidad de disponer de una mayor cantidad de los mismos para su respectivo uso comercial. Para el desarrollo de este tipo de agricultura, se hace uso de diversos métodos y herramientas, que posibilitan, un mayor nivel de obtención de productos. Obviamente, suele ser de mayor alcance y por ello tener precios más elevados.

Además, se debe señalar que el desarrollo de la agricultura intensiva requiere de una mayor inversión. Principalmente, en lo que respecta a la calidad y la energía en conjunto, como un mayor grado de tecnificación. Del mismo modo, requiere con mayor frecuencia del uso de fertilizantes, sistemas de riego y pesticidas. El uso comercial de este tipo de agricultura permite obtener un rendimiento económico mucho mayor. Razón por la cual, es una de las agriculturas que suele emplearse con mayor frecuencia.

Diferencias entre Agricultura intensiva y extensiva

La agricultura intensiva, generalmente, suele compararse con su par, la agricultura extensiva. Sin embargo, debemos aclarar, que son prácticamente lo contrario una y otra. Cuando se habla de la agricultura extensiva se hace referencia a un modelo de agricultura que se centra en la preservación del medio ambiente y el uso controlado de los recursos naturales, sobre todo. Es decir, es respetuosa con el ambiente, y no emplea ningún tipo de técnica o producto extra para maximizar los niveles de producción.

Por supuesto, esto implica que tiene un rendimiento más bajo y que requiere de una mayor cantidad de trabajo. Así pues, las principales diferencias, radican precisamente en el nivel y el modo de producción. Mientras la agricultura intensiva busca estar en un nivel mayor de producción haciendo uso de maquinarias y otros productos, la agricultura extensiva prefiere optar por lo natural y seguir con el trabajo de modo tradicional. Claro, esto hace también que cada tipo de agricultura cuente con sus propios pros y contras.

¿Cuáles son sus Ventajas?

Volviendo a centrarnos de forma específica en la agricultura intensiva, procederemos a hablar sobre las ventajas de la misma. Como ya hemos mencionado con anterioridad, la misma cuenta tanto con puntos a favor, como con puntos en contra. Así que, para que tengas una idea más completa del tema, debes conocer cuáles son sus ventajas y desventajas. De este modo podrás tener una percepción más completa de este tipo de agricultura. Para iniciar veamos algunas de sus ventajas más importantes.

  • Brinda un mayor rendimiento económico a nivel laboral.
  • Genera una mayor productividad y aprovechamiento en los espacios de tierra disponibles.
  • Es un modelo agrícola que crea empleos de mayor calidad.
  • Permite asegurar la producción de alimentos a gran escala.
  • Beneficia otros tipos de sectores laborales.
  • Presentan productos agrícolas que cuentan con un valor añadido mayor.
  • Es un modelo de agricultura mucho más eficiente a nivel productivo y comercial.
  • Permite garantizar el desarrollo de la agricultura regulada.

¿Qué desventajas tiene?

Por supuesto, como lo hemos mencionado ya, cada tipo de agricultura también cuenta con sus respectivas desventajas y, como no podía ser de otro modo, la agricultura intensiva también las tiene. Por ese motivo, ahora que ya conoces todo lo positivo al respecto de este tipo de producción agrícola, te hablaremos de las desventajas que supone el uso de la agricultura intensiva como modelo de producción. Así podrás tener en cuenta ambas perspectivas para decidir si quieres emplear esta técnica o no.

  • Genera una mayor contaminación para el medio ambiente en general, tanto en las tierras, como en el agua.
  • Requiere de grandes inversiones para acceder a las maquinarias.
  • Suponen un alto consumo de energía y combustibles.
  • Es un modelo agrícola menos inclusivo porque se suele dar en países con economías más desarrolladas.
  • Requiere en gran medida del empleo de productos agroquímicos que pueden suponer un riesgo para la salud.
  • Propicia, técnicas de deforestación.
  • Suelen usar hormonas químicas en los alimentos producidos.

Productos en los que suele emplearse la agricultura intensiva

La agricultura intensiva suele emplearse en la producción de una gran variedad de productos. Sin embargo, los más comunes en los que se usa como modelo principal de producción, incluyen: la siembra y cosecha de frutas, hortalizas, flores, arroz y cultivos en invernaderos. Por supuesto, debemos aclarar que la lista no se limita solo a estos productos, aunque sí son tal vez los principales. Sin duda alguna, es un tipo de agricultura que puede ser implementada en una gran variedad de productos alimenticios u ornamentales. 

Al implementar la agricultura intensiva en este tipo de cultivos, se logra una producción en grandes cantidades, incluso en espacios pequeños. No por nada también se incluyen los productos que crecen dentro de invernaderos. Por ejemplo, su uso para la siembra de flores está relacionado con poder mantener las condiciones óptimas que este tipo de plantas necesitan para florecer adecuadamente. Por estas razones, es uno de los tipos de agricultura más implementados actualmente, por diversos países alrededor de todo el mundo.

¿Cómo gestionar la agricultura intensiva?

Para completar la información, respecto a la agricultura intensiva, es necesario hacer mención también, sobre cómo se gestiona. Uno de los aspectos más fundamentales para esto es llevar un constante control de toda la producción. Es decir, chequear que se asegura la producción de alimentos de la más alta calidad. Dicho de otra manera, que los mismos se encuentren en un estado sano que no afecte a la salud de los consumidores. Asimismo, es fundamental estar al tanto de todas las innovaciones tecnológicas para ajustarlas a los procedimientos de siembra y cosecha.

De esta manera, se podrá trabajar con las opciones más novedosas que permitan la automatización de todo el proceso. En resumen, todo lo que se chequea para la gestión de la agricultura intensiva, es fundamental para la producción adecuada de los alimentos. De allí que, se requiera de personal que pueda estar al pendiente de todo, incluyendo del correcto funcionamiento de las maquinarias. De este modo, se genera una gestión correcta que reduce de forma notable las desventajas que suele tener la agricultura intensiva.

Infocif bases de datos
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
Infocif bases de datos
BBVA

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.