Curiosidades de las criptomonedas evolución histórica DeFi y NFT

Curiosidades de las ‘cripto’ que explican dónde están y qué ocurrirá con los NFT

Hasta hace algún tiempo, las criptomonedas eran una clase de activos de nicho de los que solo habían oído hablar los expertos en informática y algunos avanzados en la materia. Sin embargo, todo eso cambió en 2017 cuando estos instrumentos comenzaron a dominar los titulares, tras alcanzar ganancias sin precedentes en tan solo unos meses. De hecho, a finales de ese mismo año, Bitcoin había subido un 2.000% para alcanzar un máximo diario de $19.650.

Sin embargo, aún pasaron otros tres años antes de que las monedas digitales se convirtieran en un elemento habitual en la mayoría de las carteras institucionales.

De la mano del bróker online, Libertex vamos a analizar esta evolución desde sus inicios:

Los comienzos (2009-2012)

Inmediatamente después del lanzamiento de la criptomoneda original en 2009, por parte de Satoshi, los precios rondaron el cero durante casi dos años. No fue hasta 2011 que BTC, alcanzó la paridad con el dólar estadounidense. Lo que siguió no fue diferente a lo visto durante el gran auge y caída de 2017. Los precios en Mt. Gox aumentaron de $1,00 a $30,00, antes de volver a caer a $5,00 a finales de 2011.

A pesar de las ganancias porcentuales, que llegaron a ser impresionantes, todo este episodio pasó más o menos desapercibido en los medios. Más allá de los primeros aficionados a las criptomonedas y los delincuentes de la web oscura, casi nadie poseía BTC o sabía lo que era. De hecho, en 2010, el usuario de BitcoinTalk, SmokeTooMuch, intentó subastar 10.000 BTC (actualmente con un valor de 350 millones de dólares), por solo 50 dólares… pero no pudo encontrar un comprador.

WordPress, la primera en aceptar Bitcoin

Hace diez años, la única empresa de renombre que aceptaba Bitcoin era WordPress y usar BTC, legítimamente, era bastante difícil. Pero todo esto cambió a principios de 2013, cuando Internet Archive comenzó a aceptar donaciones de Bitcoin e, incluso, ofreció pagar parte de los salarios de sus empleados en la moneda digital.

Poco tiempo después, OkCupid y Foodler comenzaron a permitir que los usuarios pagaran los servicios en BTC. A esto le siguió la apertura del primer cajero automático Bitcoin del mundo en Vancouver. Incluso, la Universidad de Nicosia, en Chipre, comenzó a permitir que los estudiantes pagaran sus tasas de matrícula en criptomoneda.

Todo esto allanó el camino para que muchas más empresas agregaran Bitcoin a sus métodos de pago y se produjo la primera ola de inversionistas minoristas ordinarios, que ingresaron al mercado a un precio promedio de alrededor de $500.

El gran auge de Bitcoin 1.0

Bitcoin comenzó el año 2013 en unos $13,00, pero en diciembre valía más de $1.000. A pesar de las fluctuaciones y correcciones a corto plazo, muchos de los hodlers que ingresaron en ese momento tuvieron retornos que les cambiaron la vida, en menos de una década.

No obstante, no fue hasta 2017 que BTC realmente llegó al radar de los principales medios. Las ganancias fueron realmente espectaculares: Bitcoin pasó de un precio de alrededor de $900 en enero a un máximo de $19.650 el 15 de diciembre, duplicando su recuperación del 1.000% de cuatro años antes. La diferencia clave esta vez fue que Bitcoin nunca volvió a caer a sus mínimos anteriores a 2017.

Esta carrera alcista hizo que ingresaran un gran número de nuevos inversores minoristas. Si bien, muchos tuvieron pérdidas significativas en 2018, aunque algunos aguantaron y consiguieron de nuevo ganancias. Además, el rumor en torno a Bitcoin también ayudó a proyectos incipientes como Ethereum (2015) y Cardano (2017), a atraer nuevos usuarios y capital a medida, comenzando a tomar forma el llamado mercado de «altcoin«.

Un mundo de posibilidades

Quizás la faceta más interesante del auge criptográfico reciente ha sido la llegada de instituciones e inversores heredados. De hecho, resulta asombrosa la cifra de 9.300 millones de dólares de capital institucional que fluyó hacia los activos digitales en 2021; lo que supuso un aumento de casi el 36% frente a los 6.800 millones de dólares de 2020 y prácticamente nada en 2017.

La criptomoneda original ha asumido nuevos roles como reserva de valor en Turquía, afectada por la inflación y como un medio seguro de intercambio transfronterizo gratuito, en países devastados por la guerra en todo el mundo.

Pero es cierto que en los últimos meses no han pasado por su mejor momento, la valoración conjunta de los activos virtuales se cifra próxima a 1 billón de dólares a escala mundial después de las caídas de mayo y junio.

Para Libertex uno de los desarrollos «más emocionantes» desde 2020 es el surgimiento de los segmentos DeFi y NFT, que tienen tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 47% y el 35%, respectivamente. «Además, este mercado es prácticamente todo altcoin», señalan. Bitcoin apenas está presente; en cambio, son Ethereum, Cardano, Solana, Terra Luna y otras monedas las que gobiernan el espacio. «Estos podrían ser los proyectos que experimenten el mayor crecimiento en el futuro y muchos inversores con visión ya los están acumulando, como los pioneros de Bitcoin Hodlers de principios de la década de 2010», según la plataforma.

Los segmentos DeFi y NFT, un mercado prácticamente altcoin, podrían ser los proyectos que experimenten mayor crecimiento futuro

¿Hándicaps o beneficios?

Para muchos inversores tradicionales que desean agregar criptografía a sus carteras, las mayores barreras son la seguridad y la dificultad de acceso. En este sentido, el corredor de Contratos por Diferencia (CFD) Libertex ha incorporado, los CFD sobre activos digitales en su oferta de instrumentos estándar; es decir ofrece más de 50 CFD sobre monedas y tokens en su aplicación.

Tal y como asegura el broker, «Libertex ha convertido, recientemente, su oferta de criptomonedas sin comisión en un elemento permanente, lo que significa que nuestros clientes ya no pagan ninguna tarifa o cargo por las compras, ventas o intercambios de CFD de criptomonedas. Todo lo que hay que pagar es el diferencial (el punto medio entre los precios de oferta y demanda de un activo determinado)», explica.

No obstante, advierte que los CFD son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento; incluso reconoce este proveedor que el 70,8% de las cuentas de inversores minoristas pierde dinero al operar con CFD.

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
warmia-Mazury-Polska
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.