una persona pone un pie en la bandera de Reino Unido y otro en el de la bandera de la Unión Europea

Así han vivido las empresas y sectores de la Comunitat la primera semana posbrexit

Tras 47 años como estado miembro del bloque comunitario, el Reino Unido cortó todos sus vínculos con la UE la víspera de Año Nuevo. No obstante, el acuerdo logrado entre Bruselas y Londres para el brexit garantiza que los intercambios de mercancías entre el Reino Unido y la Unión Europea no estén sometidos ni a cuotas ni a aranceles, igual que ocurría hasta ahora, pero sí que estén sujetos a cumplimentar unos procedimientos aduaneros que hasta ahora no existían.

Lo que, según auguraban distintos sectores y expertos: “inevitablemente se traduciría en una mayor burocracia para las empresas, obligadas ahora a rellenar declaraciones fiscales y aduaneras, incrementando el tiempo y el coste de los intercambios, con controles aduaneros, controles sanitarios y fitosanitarios (en caso de que haya productos alimentarios de por medio), declaraciones de exportaciones, certificados sanitarios, controles regulatorios y todo el papeleo y costes que conlleva esto”, temían desde la Comunitat Valenciana.

Si bien, Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana, CEV, confirma que en esta primera semana posbrexit: “La percepción generalizada del tejido empresarial de la Comunitat durante estos días es de normalidad en todos los ámbitos; tanto en el aduanero como en el administrativo y en el logístico”.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Asimismo, recuerda que los planes de contingencia “anticiparon acopios de mercancías en los meses previos a la salida definitiva de Reino Unido de la UE, y que algunas empresas con un peso específico relevante en el comercio exterior Comunitat Valenciana-Reino Unido no han estado activas durante esta primera semana –como, por ejemplo, la planta de Ford en Amussafes-; otros sectores importantes, como el agrícola –que exporta producto fresco y de forma continua–, confirma la normalidad en el despacho y tránsito de sus productos”, menciona Navarro.

Y así lo corrobora también la patronal valenciana de agricultores AVA-Asaja a preguntas de Economía 3: “No constatamos ningún problema en la exportación valenciana de frutas y hortalizas, principalmente cítricos, con destino al Reino Unido durante la primera semana del brexit. Los productos agrarios están llegando sin novedades distintas a las que se enfrenta cualquier mercancía que llega a las entradas del Reino Unido. Por las noticias que tenemos, a los operadores comerciales valencianos no se les están pidiendo ni certificados fitosanitarios ni otros trámites que hagan inviable el comercio con las islas británicas”.

La agricultura, a la expectativa de otros acuerdos con Marruecos o Egipto

Para la organización que preside Cristóbal Aguado “aunque es cierto que desde el 1 de enero el Reino Unido es sobre el papel un país tercero, y ya no un Estado miembro, en estos primeros días de 2020 el divorcio no ha tenido mayores consecuencias y los trámites son mínimos. En cualquier caso, estaremos atentos y a la espera de la evolución de los acontecimientos porque a largo plazo el Reino Unido podría plantear nuevos acuerdos que comprometan la capacidad competitiva de nuestro sector hortofrutícola y citrícola en particular, frente a países terceros como Marruecos, Sudáfrica o Egipto”, advierten desde AVA-Asaja.

En el caso de otro de los sectores con mayor vínculo con UK, el de la automoción, tal y como adelantaba Navarro y confirma Avia, los principales operadores de la Comunitat se han tomado unos días de vacaciones y no es hasta este mismo lunes cuando retomarán contactos y pedidos, pero de momento las expectativas son favorables.

Desde la Cámara de Comercio de Valencia, suscriben que sin duda un brexit con acuerdo es “una buena noticia” que “tendrá un impacto positivo en las principales partidas de exportación de empresas valencianas: automóviles, productos agroalimentarios, materiales de construcción, calzado o hábitat”.

“Desde la Cámara de Comercio estamos trabajando con atención a la evolución de estos acuerdos que afectan a nuestros productos y servicios. Reino Unido sigue siendo un socio prioritario para nuestro territorio y no vamos a dejar de abrir canales de comunicación para que las relaciones sigan lo más fluidas posibles en beneficio de ambos mercados”, confirman a Economía 3.

Insisten en que es el tercer mercado de las exportaciones valencianas (8,3% total) y que en 2019, 1.816 empresas valencianas exportaron a UK por valor de 2.573 millones de euros y 2.837.000 turistas británicos visitaron la CV (32% de los extranjeros).

No obstante, las consecuencias del brexit para la exportación valenciana han sido evidentes durante los últimos años: las exportaciones retrocedieron un 11% en 2017 y un 4,3% en 2018, mientras el turismo británico se estancó. Si bien, Alicante sigue liderando el ranking provincial de residentes británicos (71.000); siendo además Reino Unido el tercer país inversor en la CV –442 mill.€ en 2017-2019–.

¿Un minuto más por camión?

Desde la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET), su secretario general, Carlos García confirma que el trasiego de vehículos en este comienzo de año ha sido hasta el momento bajo, debido a las restricciones a los movimientos por el coronavirus y también por las existencias de mercancías que se habían acumulado en el Reino Unido entre noviembre y diciembre ante el temor de un brexit sin acuerdo que hubiera podido dificultar los intercambios.

bypass

“Cabe recordar las escenas vistas hace unas semanas, con miles de camioneros varados, después de que Francia cerrase su frontera por la crisis de la covid-19 para evitar la propagación masiva de la nueva cepa del coronavirus que ha causado un fuente repunte epidémico en Gran Bretaña, por lo que fue un final de año muy complicado que afectó de manera grave al sector con cerca de un millar de camiones procedentes de la Comunitat colapsados”, ha recordado García.

Al respecto, confirma que estos primeros días con el brexit vigente no se han reportado problemas en la frontera para los transportistas españoles que llevan alimentos hacia el Reino Unido, obligados eso sí a llevar ahora una documentación que deben enseñar antes de acceder al suelo británico. Un documento aduanero que facilitan los exportadores y es mostrado a los agentes antes de entrar en el país.

“Estos primeros días están siendo tranquilos y sin demoras por el poco volumen de camiones que están pasando la frontera al ser días festivos en los que se ha generado menos mercancía y sobre todo por la anticipación de recepción de mercancías que hubo previa al 1 de enero”, insiste García.

No obstante, recuerda que la PCR exigible por parte de Francia para transitar por su territorio a la vuelta de Reino Unido está conllevando un cierto retraso en el tránsito. Si bien las autoridades británicas, entiende García, que para intentar no asumir la prueba, “han creado esta misma semana una expectativa de paso rápido y preferente si ibas ya con la prueba realizada por tus propios medios (se han establecido indicaciones de centros privados y públicos donde poder realizarla en UK ya que solo tiene validez con un margen de 72 horas), y si no, cabe esperar a la realización de la prueba por parte de las autoridades británicas antes de la entrada al ferry y al eurotúnel. En esta primera semana la espera era de dos o tres horas, no más”.

Incremento de la burocracia en el paso fronterizo

Reconoce que el sistema de control documental arancelario que se ha creado, si el importador y exportador han hecho bien su trabajo, no conllevará demoras importantes que deban repercutirse en los precios. De hecho, se habla de un minuto por camión. Aunque cree que “miles de camiones exponenciados a un minuto, en épocas de mayor densidad acabará generando problemas”.

Cabe recordar que la UE en 2019 alcanzó un volumen de casi 320.000 millones de euros en exportaciones y de más de 194.000 millones en importaciones, según Eurostat.

Y solo en diciembre, el número de camiones que utilizaron el eurotúnel para transportar mercancías entre Gran Bretaña y la Europa continental aumentó un 8 % respecto al mismo mes de 2019 con 131.746, lo que evidenció movimientos de constitución de reservas antes de que se materializara el brexit el 1 de enero.

De hecho, Getlink, la concesionaria de esta infraestructura bajo el canal de la Mancha, destacó que la segunda semana de diciembre tuvo un tráfico “histórico” con “más de 40.000 camiones” transportados en sus convoyes ferroviarios.

En estos primeros días del año, como decimos la operativa ha sido mucho menor, y apenas unos 250 camiones procedentes de la Comunitat han utilizado los trenes de Getlink.

A medio plazo, se espera que la actividad continúe a un nivel similar a la registrada en años anteriores, sin grandes cambios, teniendo en cuenta lo imbricadas que están las economías británica y la española y siempre teniendo presente que “el coste de un no acuerdo hubiera sido mucho más importante que la burocracia que se haya podido incrementar”.

El coste arancelario de un brexit sin acuerdo hubiera sido de 200 millones de euros para la Comunitat, según un 8,3% de arancel medio estimado por la Cámara de Comercio de Valencia. Un coste que recuerda la Cámara tendría que haber sido asumido por los consumidores o los exportadores.

“Sin duda, este acuerdo firmado el 30 de diciembre permite atenuar el coste de la separación, a pesar de algunas consecuencias negativas para todos los actores económicos”, opina en general el tejido económico de la CV.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.