BBVA fía a que no haya otro confinamiento el cerrar en beneficios y pagar dividendos

Incluso está la posibilidad de compensar la dilución que ha tenido el accionista y completar la remuneración en efectivo con la compra de acciones

Archivado en: 

BBVA confía en cerrar “claramente en beneficios” este año, a pesar de los 1.157 millones de euros que perdió en los primeros seis meses, y teniendo en cuenta los impactos contables por fondos de comercio.

Según aclara el consejero delegado del grupo, Onur Genç la dinámica ha mejorado mucho en el segundo trimestre, con un beneficio de 636 millones, y también prevé que las provisiones bajen en la segunda parte del año –recordemos que ningún otro banco en Europa hizo en el 1T una dotación tan relevante en proporción a la cartera como la de BBVA– por lo que entraría en beneficio al acabar 2020, según las previsiones realizadas en la presentación de resultados.

De este modo, su voluntad es poder pagar un dividendo en efectivo con cargo a las cuentas de 2020 el próximo ejercicio, siempre que para entonces los supervisores hayan levantado el veto y no se produzcan nuevos elementos que distorsiones las previsiones, como un nuevo confinamiento severo, ya que Genç ha recordado que cada semana que pasa España en confinamiento estricto resta entre 0,5 y 1 punto al PIB.

Respecto al dividendo, el consejero delegado del grupo, Onur Genç, que BBVA pagó a principios de este año el dividendo correspondiente a 2019 (sin ningún tipo de recorte) y espera poder hacer lo propio en 2021, en efectivo, pues descarta la fórmula del pago en acciones.

El director financiero, Jaime Sáenz de Tejada, ha añadido que a los precios actuales a los que cotiza el banco, incluso está la posibilidad de compensar la dilución que ha tenido el accionista y completar la remuneración en efectivo con la compra de acciones.

En cuanto al tamaño de la red de oficinas, el banco mantiene su plan de cerrar este año 160 y hasta junio ya ha echado la persiana de 109, sin embargo no se plantea ninguna medida extraordinaria de reducción de plantilla. En los próximos años, el escenario que contempla la entidad es seguir reduciendo la red en España pero aún no está definido en qué cuantía.

En el tema fusiones, crecimiento orgánico pero atentos a oportunidades

BBVA insiste en que la prioridad del banco sigue siendo crecer con su propio negocio, “crecimiento orgánico”, pero ante la posibilidad de que surjan oportunidades de fusión en esta crisis en la que se hace más evidente que el sector necesita ganar rentabilidad, el número dos del banco admite que estudiarán las oportunidades que se planteen.

Y cuando se le ha preguntado directamente si el banco mantiene conversaciones para una fusión con Bankia, ha declinado hacer comentarios sobre una entidad en concreto, pero sin negar que estos contactos pudieran existir, cuando hace dos días el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, aseguró que no hay ninguna fusión ni encima ni debajo de la mesa.

Ningún impacto del caso Villarejo

La Audiencia Nacional trata de esclarecer desde hace meses la relación del banco con la empresa Cenyt, del excomisario José Manuel Villarejo, pero BBVA reitera que su prioridad sigue siendo colaborar al máximo e insiste en que hay que dejar trabajar a la Justicia.

De los hechos investigados, asegura que no hay indicios de ninguna responsabilidad por parte de BBVA y que el escándalo no ha tenido un impacto en la relación con los inversores, clientes o en la evolución de la acción.

Incluso los índices reputacionales han mejorado, ha añadido el consejero delegado, que recordó que BBVA ha trasladado a la causa toda la información relevante que la consultora PwC encontró tras el análisis que le pidió el propio banco.

Y, además, ha añadido, el banco ha puesto a disposición del juez la totalidad de la base documental recabada.

Suscríbete a nuestra newsletter