El Consell busca compensación del Fondo frente a comunidades con bonificación fiscal

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha presentado el informe 'La superación de la crisis de la COVID-19 en la Comunitat Valenciana: una hoja de ruta de la reconstrucción de la economía'

La Comunitat Valenciana no solo quiere paliar los efectos que esta crisis sanitaria ha tenido en la economía y avanzar hacia una “nueva normalidad”, sino hacerlo hacia una “normalidad mejorada”, por ello se fija como hoja de ruta el informe del IVIE ‘La superación de la crisis de la COVID-19 en la Comunitat Valenciana: una hoja de ruta de la reconstrucción de la economía’, que ha presentado hoy a todos los grupos políticos con representación en Les Corts.

Este estudio, presentado por el director del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), Francisco Pérez, advierte de los desafíos y retos pendientes de la Comunitat, que en estas circunstancias “han de acelerarse”. “Tienen que ver con la baja productividad, el envejecimiento de la población y la digitalización, entre otros”, ha explicado el president, Ximo Puig.

Durante la rueda de prensa posterior al encuentro, el president ha vuelto a recalcalcar que la negociación con el Gobierno respecto al fondo no reembolsable de 16.000 millones para las Comunidades Autónomas “continúa abierta”.

Al respecto, Puig ha dicho que defenderá con criterios sólidos el reparto del mismo.

El montante se divide en tres cajas: una social, una para paliar la caída de ingresos y otra para el gasto sanitario. En cuanto al fondo social, de 1.000 millones, el criterio es la población y la Generalitat quiere enfatizar aquí el índice de pobreza relativa de las comunidades.

Respecto a la caja de 5.000 millones para hacer frente a la caída de ingresos, el President ha sido muy claro, cree que se tiene que tener en cuenta el “esfuerzo fiscal”, ya que hay regiones que han hecho bonificaciones fiscales “de las que son responsables” y que dan una asimetría con respecto a otras, como la valenciana que han estado “haciendo los deberes y dando la cara y ahora han visto reducidas sus expectativas”. Y es que, el impacto en sectores clave como el turismo para nuestra Comunitat conllevará una mayor caída de ingresos fiscales “absolutamente imprevista”.

En concreto, ha dicho “hay autonomías que han quitado o bajado impuestos (como son los impuestos de Patrimonio y Sucesiones y Donaciones) y no pueden ahora buscar ingresos que no tenían previstos y obtener la misma respuesta, compensándoles como si hubieran contado con ellos y no los fueran a recibir”.

También cree el president que se ha de atender la diferencia de renta per cápita, y en esto, según pone de relieve el informe, la valenciana sigue 12 puntos por debajo de la media.

Por ello, desde la Generalitat se está planteando una “alternativa contundente”  que presentarán al Gobierno en este ámbito, desde la multilateralidad pero defendiendo los intereses valencianos.

Respecto a la caja sanitaria, con un total de 10.000 millones (6.000 de los cuales se aprobarán próximamente por Decreto Ley, y otros 4.000 más en otoño), ha dicho el president que “de forma razonable se puede entender que los criterios estén relacionados con la afectación de la pandemia (hospitalización, UCI o PCR hechas, entre otros criterios)”, pero cree que el criterio fundamental en el resto de tramos debe ser la población (población potencialmente afectable).

Con relación al pase de la Comunitat a la fase 2, la Generalitat prefiere mantener la prudencia , para no dar un paso atrás y pide responsabilidad y “esperar una semana”, ya que se ha constatado que en aquellas zonas que empezaron a tener una mayor movilidad en la Comunitat, empezó a replicarse el número de contagios, evolucionando del 0,66 al 0,89.

Por otra parte, al ser preguntado por el acuerdo alcanzado por PSOE y Unidas Podemos con Bildu para la derogación de la reforma laboral, a cambio de su apoyo a la continuidad del estado de alarma, el president, Ximo Puig, ha considerado que “la nueva arquitectura laboral se debe hacer desde el acuerdo” y “en el marco del diálogo social”, aunque ha recordado que era un asunto que ambos partidos tenían previsto en su programa electoral.

Suscríbete a nuestra newsletter