Crisis coronavirus

Ximo Puig pide flexibilidad y diversidad para el tejido productivo valenciano

El presidente del Consell anuncia la apertura de un canal para dudas y contará con los empresarios para reducir al mínimo la movilidad

Ximo Puig durante la videoconferencia. | Imagen captura GVA

El presidente de la Generaltitat Ximo Puig ha reclamado al Gobierno que atienda la diversidad del tejido productivo de cada comunidad autonómica. Además ha pedido flexibilidad en la aplicación de la reducción de movilidad poniendo como caso el sector cerámico.

El jefe del Consell ha reiterado que aún no conoce el decreto, pero que ha coincidido en Eukadi en hacer llevar al mínimo estas producciones que de no hacerse así sería contraproducente. Puig ha querido rebajar la tensión indicando que se trabajará conjuntamente con los empresarios y que se abrirá un canal para las empresas.

Como  límite, Puig solo ha marcado que la “diversidad productiva que sea compatible con la seguridad de los trabajadores“.

En rueda de prensa tras participar en la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los presidentes autonómicos, Puig ha precisado que en real decreto no se plantea una “suspensión absoluta de la economía“, pero sí intentar “ralentizar al máximo” la actividad económica no esencial.

Qué es esencial

Puig ha admitido que es “difícil distinguir las líneas” entre lo que es actividad económica esencial y lo que no lo es, y ha precisado que “flexibilidad exigente” es que “se entienda la casuística de cada sector“, pues hay muchas industrias auxiliares o de suministros ligadas a sectores que se han declarado esenciales.


Para Puig, una medida tiene que estar dirigida a intentar “minimizar” la actividad económica “no puede acabar siendo una medida que tenga unas consecuencias peores para la ciudadanía“, ni conllevar que ninguna actividad sufra “un daño irreversible”

En el caso de la cerámica, ha especificado que no se puede dejar de producir “apretando un botón”, y además hay muchos equipamientos “muy costosos” que “no paran nunca” y necesitan un “mantenimiento básico” con unos “equipos mínimos”, pues de lo contrario en el futuro sería “muy difícil” retomar la actividad.

El jefe del Consell ha mostrado durante toda la comparecencia un alto de grado de empatía con el empresariado que desde ayer hasta esta mañana ha lanzado numerosos comunicados adviertiendo de los graves y negativos efectos del decreto del Gobierno. Para Puig, una medida tiene que estar dirigida a intentar “minimizar” la actividad económica “no puede acabar siendo una medida que tenga unas consecuencias peores para la ciudadanía“, ni conllevar que ninguna actividad sufra “un daño irreversible” o que “el remedio sea peor que la enfermedad”.

Ha explicado que el contacto que mantiene con los empresarios valencianos es “permanente” desde que empezó la crisis del coronavirus, y ha admitido que ayer hubo “cierta tensión” sobre en qué iba a consistir finamente el real decreto del Gobierno central.

Será bastante complicado definir la esencialidad de algunas actividades”, ha opinado el president, quien ha añadido que la Generalitat ayudará a implementar el real decreto “de la manera más razonable posible“, para que parar la movilidad “no acabe perjudicando gravemente a la economía”.

Liquidez y materiales

Presidencia ha comenzado esta tarde con la primera comparecencia con preguntas en directo para Ximo Puig. Entre las cuestiones planteadas por los medios, se han reiterado las preguntas relativas a la liquidez de la Generalitat y a los materiales.


Puig: “Con la que nos está cayendo, la verdad es lo que estamos hablando es de la coyuntura”, es decir, “que se avancen los ingresos que ya nos pertenecen para los gastos que ya hemos hecho o que vamos a necesitar hacer“.

Como el propio Puig ha avanzado, la Generalitat ha vuelto a reclamar al gobierno que dote de liquidez a las autonomías. “Las comunidades autónomas no podemos ser un problema. Hemos de poder pagar a los proveedores. Hemos insistido en que tenemos infrafinanciación”, y por este motivo ha reiterado la petición de adelanto de todo el FLA y el anticipo ordinario de julio. En total, las arcas valencianas percibirían 2.200 millones de euros.

Sobre si la cantidad es suficiente y para cuánto tiempo, Puig ha reconocido que lo primero es conseguir ese adelanto y que se trata de contar con eses dinero que es “necesario para ahora”. “Con la que nos está cayendo, la verdad es lo que estamos hablando es de la coyuntura”, es decir, “que se avancen los ingresos que ya nos pertenecen para los gastos que ya hemos hecho o que vamos a necesitar hacer“.

En el ámbito de la atención sanitaria, Puig ha asegurado que las UCI de la Comuntitat no se encuentras al borde del colapso; pero sí ha reconocido “cierta tensión en departamentos”.

Suscríbete a nuestra newsletter