Rebeca Torró, secretaria autonómica de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Consumo

Rebeca Torró: “Hay que ejercer un control allí donde se pone un euro”

La secretaria considera que su trayectoria en el Ayuntamiento de Ontinyent ha sido su EGB  y le va a ser de gran ayuda en la Conselleria de Economía Sostenible

Rebeca Torró en su despacho en la Conselleria de Economía Sostenible | Imagen: E3

Doce años en el Ayuntamiento de Ontinyent, cuatro años en la oposición y ocho en el gobierno, han sido suficiente escuela para tener muy claro que el municipalismo te permite estar muy cerca de las personas y del territorio. Una experiencia que va a acompañar a Rebeca Torró durante los próximos cuatro años como secretaria autonómica de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Consumo.

– El presidente Ximo Puig ha hecho una primera estimación de las pérdidas por culpa de la Dana y ascienden a 1.500 millones de euros y el Consell ha aprobado ya las primeras ayudas. ¿Se sabe qué cantidad económica ira dirigida a las empresas? ¿De dónde van a provenir estos recursos?

Se está valorando, pero sí que es cierto que en la Vega Baja hay más de 21.000 empresas. Nos pusimos en contacto con todas las organizaciones empresariales -la CEV, Cámara de Orihuela…- para recoger información y nos transmitieron que hay muchas empresas afectadas, incluso nos hablaban de hasta el 80% de ellas. Debemos tener en cuenta dos cuestiones: una de ellas, el estado de las infraestructuras de los polígonos industriales, que algunos de ellos están arruinados al 100%; y la segunda, estaría relacionada con las propias empresas: naves industriales, maquinaria…

Se trata de una gran catástrofe. No podemos valorar económicamente a cuánto ascienden los daños porque hay a muchos sitios que aún no se puede ni acceder, ni valorar, pero vamos a hablar de cantidades muy importantes.

– ¿De dónde van a conseguir el dinero?

El presidente ya ha dicho muy claro en la comisión interdepertamental que la Generalitat no va a poder hacer frente a estos gastos en solitario. Nos va hacer falta ayuda del Estado y de Europa. El Gobierno actual está en funciones… y vamos camino de nuevas elecciones…

Además, una catástrofe es una catástrofe con lo que estamos hablando de situaciones de emergencia, con lo cual, los procesos administrativos son distintos. La Dana ha provocado una situación catastrófica y la Administración tiene que ponerse al lado de los afectados sí o sí.

– ¿Qué objetivos se ha marcado para su secretaría autonómica?

Hace pocas semanas que ocupo este despacho y para mí ha sido muy grato ver la cantidad de competencias que abarca. Yo lo que quiero, y estoy haciéndolo desde el primer momento, es coordinar las cinco direcciones generales. Todas las semanas llevamos a cabo una reunión porque, a pesar de que el conseller trazó en su comparecencia en las Cortes las directrices que hay que seguir, es cierto que las direcciones generales se complementan unas a otras.

También hay cuestiones que el conseller Climent quiere que me ocupe directamente como por ejemplo la comisión de la energía con el sector cerámico, que ya me ha pedido que la convoque cuanto antes y que la coordine.

Rebeca-Torró

– Una de las directrices que se ha marcado el Consell y su Conselleria es el desarrollo del reglamento de la Ley de Áreas Empresariales, sobre todo en lo que concierne a las Entidades de Gestión y Modernización (EGM).

Se trata de un compromiso que se marcó el Consell, conseguir el reglamento a finales de este semestre y sí que se va a cumplir. De hecho, lo tenemos ya perfilado, ahora comenzará la tramitación.

Yo soy positiva en la constitución de las EGM. De hecho, tienen que constituirse las primeras entidades para que otras puedan copiarse. También estamos identificando cuántas se pondrán en marcha, aunque no me atrevo a dar una cifra.

También vamos a hacer un trabajo importante en los ayuntamientos, yendo al territorio para ayudarles y explicarles las bondades de las EGM porque también son una parte importante a la hora de su constitución.

– ¿Se va a emular algún modelo de las entidades que ya tienen mucho camino andado a la hora de constituirse como EGM?

Efectivamente, estas serían las que se van a constituir primero como EGM porque ya tienen mucho camino andado. Además, igual no se llamaban EGM porque no estaba la ley pero ya ejercían como EGM.

– Por otra parte y teniendo en cuenta que la EGM se trata de un acuerdo público-privado. ¿qué puede aportar a esta cuestión desde su experiencia como teniente alcalde de Ontinyent?

Es un plus con el que contamos aquellos que nos dedicamos a la Administración. Mi EGB ha sido el Ayuntamiento porque gestionar desde tanta proximidad te da una visión que no la puedes tener si vienes directamente a la Administración autonómica. Yo me encargué de Urbanismo en el Ayuntamiento Ontinyent y he visto claramente lo que es poner a punto un polígono industrial porque soy conocedora de polígonos industriales nada competitivos, que no tenían ni recursos, ni infraestructuras que aportaran ese plus y esa competitividad a las empresas.


“Con los ayuntamientos siempre hay que contar porque son las administraciones más próximas, conocen el territorio y a sus empresas”


Por ello, es importante poner en marcha, de manera conjunta entre las empresas residentes en el área industrial y el Ayuntamiento, mecanismos para que esos polígonos sean competitivos. En este caso, en la legislatura anterior se pusieron en marcha ayudas económicas para los polígonos industriales que, como receptora de esas ayudas como gestora municipal en Ontinyent, nos vinieron muy bien porque los ayuntamientos no tienen tanta capacidad económica y, al mismo tiempo, las empresas pasaban por un momento económico muy difícil.

Con lo cual, esas ayudas, junto con la coordinación de administraciones locales, autonómicas y empresas, nos dio, en el caso del ayuntamiento de Ontinyent, unos resultados buenísimos.

En consecuencia, esa visión que he tenido de gestión coordinada tanto con las empresas como con la comunidad autónoma me puede dar ahora en la Secretaría Autonómica esa visión de que con los ayuntamientos siempre hay que contar porque son las administraciones más próximas, conocen el territorio y a sus empresas, cómo está el estado de los polígonos industriales, qué hace falta, qué no, qué infraestructuras son necesarias…  De hecho, yo siempre digo que vengo del municipalismo y es una cualidad que también me he encontrado en esta Conselleria, que la mayor parte de los altos cargos, incluido el propio conseller, venimos del municipalismo y eso es muy importante.

– Muchas asociaciones empresariales han manifestado que se han sentido desatendidos por parte de los ayuntamientos.

Supongo que habrá una casuística en determinados municipios, pero creo que la autonomía propia de los ayuntamientos es cierta, no solo en la legislación sino que debe ir acompañada por un apoyo económico. El Gobierno del Botànic aprobó en la pasada legislatura el Fondo de Cooperación Municipal (constituido entre las diputaciones y la Generalitat) que ha supuesto una inyección directa a los municipios y que nos ha ayudado a invertir en lo que hace falta. Por tanto, somos mayores de edad los ayuntamientos pero también necesitamos financiación.

Rebeca-Torro

El Fondo de Cooperación Municipal lo puso en marcha el Gobierno de Ximo Puig con dinero de la provincia de Valencia, porque Alicante y Castellón no quisieron. Es decir, dinero de la comunidad autónoma y de la Diputación, transferida directamente a los ayuntamientos para que estos invirtieran en lo que estimasen oportuno que, en algunos casos, también ha sido en los polígonos industriales. Por tanto, es importante atender a esa mayoría de edad de los ayuntamientos pero dándoles apoyo económico. Hay consistorios que no han atendido a sus polígonos porque no han podido.

De todas formas, esas ayudas autonómicas han venido muy bien para ayudar tanto a empresas como a polígonos. El conseller ya lo dijo en su comparecencia en las Cortes, que han destinado cerca de 74 millones de euros en la pasada legislatura a la mejora y modernización de polígonos, a esta cantidad habría que sumar las ayudas que también han destinado los ayuntamientos. Por lo tanto, estamos hablando de una inversión muy importante en cuatro años. De hecho, yo he estado doce años como concejal en Ontinyent, cuatro años en la oposición y ocho en el Gobierno, y hemos recibido ayudas durante el periodo de Gobierno del Botànic.

– Otra de las cuestiones que puso también el conseller sobre la mesa fue la comercialización de los parques empresariales y en concreto habló de Parc Sagunt.

Parc Sagunt I fue todo un éxito y hay que trabajar en el mismo sentido Parc Sagunt II. Está por definir también las personas que van a formar parte de Parc Sagunt.

– Otro tema que se ha retomado después del verano es el Patsecova… ¿Qué va a pasar con esta cuestión? Y sobre todo, ¿qué solución se ha pensado para resolver la cuestión Intu Mediterrani?

El Patsecova no se tiene que abordar solo pensando en una inversión. El plan se va a preocupar de ordenar y regular el comercio de una manera sostenible y equilibrada en el tiempo. Por tanto, cualquier inversión que tenga que venir a la Comunitat Valenciana siempre deberá atender a la sostenibilidad, al medioambiente, al territorio y a la ordenación del comercio, sea la inversión que sea.

Es positivo tanto para los ciudadanos, a través de la regulación que hace la Generalitat, como también para los propios inversores, ya que estos tienen que tener seguridad jurídica con lo que hacen. Ya hemos visto en otros tiempos inversiones que no eran sostenibles, que no respetaban los parámetros medioambientales y que luego  se han terminado derribando… Por tanto, no es solo importante para los ciudadanos y siempre lo digo, porque estoy formada en Derecho y en Urbanismo,  sino también para los inversores.


“La Dana ha provocado una situación catastrófica y la Administración tiene que ponerse al lado de los afectados sí o sí”


De hecho, si fuera inversora me gustaría invertir el dinero en iniciativas que fueran sostenibles en el tiempo y que tengan una seguridad jurídica, venga quien venga.

– Otra de las nuevas iniciativas que se va a poner en marcha es la nueva Ley del Comercio Sostenible para regularizar, aclarar y harmonizar las normas con rango de ley vigentes. ¿Cuáles son las cuestiones más importantes que aglutinará dicha ley?

La nueva Ley lo regulará todo, también los horarios. Necesitamos una ley que nos ayude a todos, a comerciantes y a la Administración a tenerlo todo ordenado.

– ¿Choca con el Patsecova?

No chocan, son complementarias. El Patsecova es una ordenación del comercio en el territorio  mientras que la ley es una normativa que engloba todo como la apuesta por la digitalización… y tiene un ámbito más genérico.

Todavía no está definido qué aspectos recogerá. Se está trabajando en el anteproyecto y en breve se presentará. De todas formas, es importante que tengamos una normativa a seguir tanto comerciantes como administraciones.

– Para el desarrollo de esta normativa, ¿se tendrá en cuenta la opinión de los diferentes agentes sociales que integran el comercio?

Uno de los aspectos que nos gusta del Botànic y que también lo ha dicho el conseller Climent, es que no se puede hacer nada sin atender el ámbito y al sector. En este caso, tanto los representantes del pequeño comercio como de los grandes van a tener que hablar. En principio, habrá un anteproyecto que tendrán que alegar todos, tanto el sector, como otras consellerias. No hay que olvidar que el anteproyecto de ley tiene que ser tramitado en las Cortes y que, finalmente, la ley sale de las Cortes. Nosotros podemos presentar un anteproyecto atendiendo a todo lo que los sectores quieran pero después viene la tramitación parlamentaria.

La digitalización y el impulso de la industria 4.0 son cuestiones que también preocupan a esta Conselleria.

Yo he llegado en un momento en el que ya se ha dado 180º al modelo económico que se venía trabajando. Por tanto, hay que desarrollar todos los planes que se pusieron en marcha en la legislatura anterior y los vamos a seguir potenciando. Evidentemente vamos a seguir esa misma línea de ayudas económicas atendiendo a esos planes estratégicos que ya se han plasmado.

De 2018 a 2019 hubo un aumento en ayudas tanto para las pymes, como para los comercios y vamos a ver ahora, con la situación económica existente, a lo que podemos enfrentarnos. Pero, esa es nuestra vocación, seguir con las líneas trazadas.

– La Agencia Valenciana de la Innovación y los institutos tecnológicos dependían de su Conselleria. ¿Cómo se está haciendo el trasvase hacia la de Innovación?

El Botànic ha establecido que todos los reglamentos internos que regulan la organización de cada conselleria se aprueben a la vez. Ahí es donde ya sabremos concretamente cuáles serán las competencias de cada una de las consellerias. En estos momentos se están elaborando dichos reglamentos, después se pondrán en común y cuando estén todos aprobados se definirá qué tiene cada conselleria.

En esta misma línea, para nosotros es muy importante fomentar la innovación, aunque haya una conselleria que se encarga de ello, ya que afecta directamente a la competitividad de las empresas. El Consell ha considerado tan importante la innovación que cuenta con una conselleria propia que coordinará las políticas de innovación que hagamos otras consellerias ya que se trata de un área transversal.

Por ello, vamos a seguir apoyando a la innovación de nuestra industria porque hay que seguir haciendo que nuestras empresas sean más competitivas.

– Un gobierno central en funciones y la convocatoria de nuevas elecciones… ¿Cómo se va a ver afectada su Conselleria? ¿Se ha decidido ya por dónde se va a recortar los 450 millones de los que se habla desde la Conselleria de Hacienda?

Ahora nos vamos de nuevo a elecciones estatales. Vamos a ver qué pasa. Ya lo ha dicho en muchas ocasiones el president Ximo Puig y el conseller de Hacienda, es evidente que lo que afecta directamente a las personas como es la Sanidad, la Educación y Servicios Sociales, son líneas rojas que no se van a tocar. Y esto creo que es el mantra del acuerdo del Botànic.

Evidentemente, cada una de las consellerias siempre queremos que no nos toquen nada, pero hay que tener una visión global atendiendo siempre y poniendo el foco en la persona y, a partir de ahí, lo que tengamos hay que distribuirlo. No hay baritas mágicas y ojalá tengamos pronto una estabilidad en España porque afecta a la Comunitat.

Yo también espero que todo lo acordado en la reunión entre la ministra en funciones María Jesús Montero y el presidente Ximo Puig vaya adelante. Pero más allá de esa reunión, todos los que estamos gestionando la Comunitat necesitamos un gobierno central estable y que yo espero que sea en breve porque provoca incertidumbre.

– También se han propuesto ejercer un mayor control sobre cómo se invierte el dinero público. ¿En qué entidades u organismos se ha pensado poner el foco?

No son entidades en concreto. Hay que tener un control allí donde se pone un euro. Esta es mi visión desde que estoy en la gestión pública. El dinero de todos, aunque sea un euro, se tiene que saber dónde va y siempre tiene que tener un objetivo final, que son los valencianos y las valencianas. Donde se vaya ese dinero, tanto a organizaciones externas a la administración como internas, hay que dar una explicación de dónde invertimos y por qué invertimos. Por lo tanto, si el Gobierno del Botànic quiere transparencia dando cuenta de dónde se invierte el dinero público, todos deben hacerlo, es algo que no se tiene, ni siquiera, que poner en cuestión. Es algo que todo gestor debe tener en cuenta y por tanto se debe llevar un control porque en otra época no se hizo.

Suscríbete a nuestra newsletter