La información económica de los líderes

Datos del Ministerio de Hacienda

El déficit de la Comunitat se cuatriplica hasta mayo con respecto al año pasado

Ha pasado de 163 millones (un 0,15% del PIB) en mayo de 2018 a 670 (0,58% PIB). Si sumamos los anticipos del sistema de financiación, alcanza 1.273 millones

Imagen de archivo del President Puig hablando de la infrafinanciación

El déficit de la Administración Regional ha ascendido a 4.321 millones en los cinco primeros meses del año, un 20,8% más que en el mismo periodo de 2018, cuando el conjunto de  las comunidades autónomas acumulaban un déficit de 3.578 millones, según los datos hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, en el informe de Contabilidad Nacional elaborado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

En el un solo mes, de abril a mayo, el déficit global en la administración regional ha crecido un 78% al pasar de 2.425 millones –cifra que representaba el 0,19% del PIB– a 4.321 millones  –que viene a suponer el 0,34 del PIB regional–.

La Comunitat Valenciana es la segunda autonomía que más contribuye a incrementar este déficit, con un total de 670 millones en estos cinco primeros meses del año, lo que supone el 0,58% del PIB regional. Se sitúa solo por detrás de Cataluña (1.112 millones) y avanza por delante de Madrid (546 millones) y Baleares (417 millones), hasta representar el 15,5% del total del déficit acumulado por las comunidades autónomas en ese período.

Hacienda-necesidades-financiacion-mayo

Un mes antes, con datos de abril, el déficit de la Comunitat se fijaba en 375 millones. Por tanto, el crecimiento experimentado con respecto a mayo es de un 78,6% y va en paralelo al incremento medio del conjunto de las autonomías.

Con respecto al mismo periodo de 2018, el déficit de la región valenciana se ha más que cuatriplicado, ha pasado de 163 millones (apenas un 0,15% del PIB) a 670 (0,58% del PIB). Porcentualmente, la subida es de un 311%.

Señalar asimismo, que en este tiempo, el Estado concedió anticipos a cuenta del sistema de financiación por importe de 1.096 millones en 2018 y de 703 millones en 2019, 393 millones menos. Si se descontara en ambos periodos el efecto de los anticipos, el aumento interanual del déficit global pasaría del mencionado 20,8% al 7,5%.

Y de nuevo, en el foco de esos anticipos está la Comunitat. El grueso de los anticipos solicitados a cuenta de los recursos del sistema de financiación se ha llevado a cabo por parte de la Comunitat Valenciana. En 2018 solicitó 784 de los 1.096 del conjunto de las regiones, es decir el 71,5% total y en estos primeros 5 meses del año, cerca del 86%, 603 millones de los 703 contemplados según los datos del Ministerio.

Por tanto, si sumamos los anticipos del sistema de financiación, el déficit hasta mayo se dispara hasta 1.273 millones (1,09% del PIB regional).

En el conjunto de la Administración regional, esta evolución del déficit se debe a un crecimiento de los recursos del 5,0%, que han pasado de 63.307 millones a finales de mayo de 2018 a 66.453 millones a finales del mismo periodo de 2019, 3.146 millones más, y a un aumento del 5,8% de los gastos, con un importe acumulado en estos cinco meses de 2019 de 70.774 millones, 3.889 millones más que en 2018.

En el caso de la Comunitat, los recursos se mantienen en 6.574 millones, mientras que los gastos crecen un 7,5% hasta los 7.244 millones.

Es por ello que en declaraciones a Economía 3, el conseller de Hacienda, Vicent Soler explica que el problema no es de gasto, sino de ingresos. “Los ingresos no han avanzado en la misma medida que la ejecución presupuestaria y de ahí, viene el aumento del déficit. Se mantienen los mismos recursos financieros (6.574 millones ) de 2018, frente al aumento del 7,5% de los gastos, 507 millones más que en 2018. Se trata de una ejecución presupuestaria que no es la que toca”, ha subrayado.

Hacienda-necesidades-financiacion-Comunitat

Además ha añadido que en 2019, el Estado concedió 181 millones menos de anticipos, 603 frente a 784 millones, y si se descontara en los dos períodos el efecto de los anticipos, el incremento interanual del déficit se reduciría un 43,3%, situándose en 237 millones.

Asimismo, en la parte referida a gastos ha destacado el conseller el incremento del epígrafe remuneración de asalariados, que, con un aumento de 249 millones, “concentra cerca de la mitad del crecimiento de los gastos”.

En este sentido explica que los gastos de personal han aumentado principalmente como consecuencia del incremento general retributivo, de acuerdo con las Leyes de Presupuestos de cada ejercicio. Hay que señalar que el incremento retributivo de 2018 (+1,5%) se aplicó en el mes de julio, con carácter retroactivo desde enero y el 0,25% adicional a partir del mes de julio, de forma que no están computados en el cálculo del déficit de estos cinco primeros meses de 2018.

En cambio este año, los gastos de personal incluyen el incremento general retributivo del 2,25% correspondiente a 2019, aprobado por decreto ley 1/2019, de 18 de enero, que actualiza las retribuciones.

Por otro lado, señala que la partida que más ha crecido en materia de gastos es la referida a los gastos sociales, incluyendo prestaciones sociales diferentes de las transferencias sociales en especie. Estas partidas aumentaron en conjunto 113 millones de euros e incluyen los gastos en conciertos educativos, el gasto farmacéutico y las ayudas destinadas a la financiación de las prestaciones económicas del sistema para la autonomía y atención a la dependencia y la renta garantizada a la ciudadanía.

“Una buena prueba de que las cifras parciales no son significativas la tenemos en los ingresos de Fondos Europeos. En el primer cuatrimestre de 2019 solo se habían recibido 69 millones, por varias razones, cuando en el mismo periodo de 2018 esa cifra era de 101 millones“, ha ejemplificado.

Respecto al porcentaje en el PIB regional, Soler ha indicado que “la Comunitat (con un -58% del PIB) no es la peor, ni mucho menos. Por encima están Extremadura (-97%), Castilla-La Mancha (-74%), Murcia (-84%) y Baleares (-1,27%)”.

Soler-discrepancias-presupuestos

No es un problema de gasto, sino de ingresos

Al respecto Soler ha insistido que a 31 de diciembre de 2018, la Comunitat, sin contar gastos financieros, seguía a 4 puntos en gasto per cápita por bajo de la media de las comunidades autónomas -en términos de contabilidad nacional-, y a 7,5 puntos en términos presupuestarios. Según el informe (S&P) “el gasto más grande en que ha incurrido la Comunidad Valenciana tiene como objetivo llegar a la media española en términos de gasto per cápita en los servicios sociales esenciales”.

“El Consell del Botànic gastó en 2018 un total de 1.600  millones menos que el del PP en 2010. Y aun así, hemos sido capaces de atender las necesidades sociales de los valencianos, y establecer políticas de impulso económico. El déficit registrado en 2018 en la Comunitat fue del 1,29%, la mitad que el registrado en 2014 (-2,6%), mientras que en 2015 fue de -2,54%; en 2016, de -1,55%; y en 2017, de -0,82%”, ha concretado a Economía 3.

Así, ha añadido, “si queremos acercarnos al nivel de servicios y bienestar de la media española, tenemos que incrementar el gasto. En caso contrario, no convergeríamos nunca e implicaría perder en sanidad, enseñanza, igualdad, servicios sociales, inclusión, dependientes y familias”.

Hacienda también ha publicado el déficit conjunto de las administraciones públicas hasta mayo.

¿Recursos o Gasto?

Si analizamos de forma más detallada los factores que han determinado la evolución de los recursos no financieros en la Comunitat Valenciana, los impuestos sobre la producción y las importaciones caen ligeramente 0,3%. Esta partida tiene en cuenta ingresos como los derivados del ITP y AJD,  y el cambio normativo, en vigor desde el 1 de enero de 2019, según el cual se ha integrado el tipo impositivo autonómico del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos (IEH) en el tipo estatal especial.

Los ingresos por impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 10,4% , mientras los impuestos sobre el capital lo hacen un 10,3% y pasa de 87 a 96 millones un importe que corresponde íntegramente a la recaudación derivada del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Suben las cotizaciones sociales un millón en cifras absolutas, mientras las transferencias entre administraciones públicas se mantienen porcentualmente hablando y los ingresos registrados en el apartado resto de recursos disminuyen un 22%.

En el parte dedicada a los gastos destacar: la remuneración de asalariados con un crecimiento del 9,4% hasta situarse en 2.910 millones. Suponen casi el 10% de esta partida en el conjunto de las administraciones regionales que asciende a (30.460 millones, 2.046 millones más que en 2018).

El incremento en la partida se debe, entre otras causas como ha apuntado Soler, a que en enero 2018 la subida salarial fue del 1,0%, mientras que en 2019 el incremento salarial es del 2,25% sobre el vigente a finales de 2018, que de acuerdo con la Ley de PGE para 2018,incluía una subida salarial del 1,75%.

Las subvenciones crecen porcentualmente un 130%, lo que en valores absolutos suponen 30 millones de euros.

El gasto social, incluyendo prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie y transferencias sociales en especie: producción adquirida en el mercado, aumenta en conjunto 113 millones, incluye el gasto farmacéutico, el gasto en conciertos educativos, de asistencia sanitaria…

El gasto en el apartado resto de empleos aumenta un 20%, 14 millones más que en el mismo período de 2018.

Suscríbete a nuestra newsletter