La información económica de los líderes

Recibe una demanda superior a los 4.000 millones de euros

CaixaBank coloca 1.250 millones de euros en deuda senior no preferente

CaixaBank realiza la mayor revisión de spread desde el anuncio, por parte de un emisor español en 2019, rebajando el diferencial en 30 puntos básicos (+145 pbs)

CaixaBank ha cerrado su tercera emisión de bonos de 2019, una emisión de deuda senior no preferente, por importe de 1.250 millones de euros.

Si bien, se ha registrado una demanda superior a los 4.000 millones, lo que ha posibilitado rebajar el tipo de interés en 30 puntos básicos (pbs), hasta el midswap + 145 pbs, desde los 175 pbs ofrecidos en el anuncio. De esta manera, el cupón se ha situado en el 1,375%.

Esta nueva emisión es la cuarta de CaixaBank en el formato de deuda senior no preferente desde que el banco emitiera su primera emisión en este formato en 2017 y la primera con vencimiento a 7 años, lo que permite alargar el perfil de vencimientos en este formato, al tiempo que reduce sustancialmente su coste. En la emisión realizada en enero, CaixaBank colocó 1.000 millones de euros a 5 años a un precio de 225 pbs sobre midswap.

Además de la elevada demanda que denota confianza, destaca la capilaridad de libro con más de 170 inversores institucionales adjudicados y la importante participación de inversores extranjeros, que han representado alrededor del 85% de la demanda, con el 89% de la emisión colocada entre fondos de inversión y soberanos y compañías de seguros.

Para CaixaBank esta nueva emisión refuerza la posición de la entidad de cara al cumplimiento del requerimientos de MREL previsto para el 1 de enero de 2021 y refleja la intención del banco de seguir construyendo proactivamente un colchón de deuda subordinada “bail-inable” que aumente la protección de acreedores senior y depositantes.

La deuda senior no preferente tiene un orden de prelación inferior, en caso de resolución o concurso, al resto de créditos ordinarios, pero superior a la deuda subordinada y ha sido diseñada por los reguladores para incrementar la solvencia de los bancos y garantizar la existencia de mayores pasivos que absorban pérdidas en caso de resolución de la entidad.

Esta emisión incrementa los activos líquidos de alta calidad del grupo CaixaBank que, a 31 de marzo, alcanzaban los 64.000 millones de euros, con un Liquidity Coverage Ratio (LCR) del 198%, muy por encima del mínimo requerido del 100% para 2019.

Los bancos colocadores de esta emisión han sido Barclays, BNP Paribas, CaixaBank, Credit Suisse y Morgan Stanley.

Suscríbete a nuestra newsletter