La información económica de los líderes

Foro de 'La empresa del mañana'

Riolobos: “Las empresas europeas van a la cola en transformación digital”

El director territorial de Orange en la Comunitat presenta los resultados del informe sobre industria 4.0 que muestra la desventaja de la UE respecto a Asia y EEUU

Archivado en: 

Sergio Riolobos, director territorial de Grandes Empresas de Orange en la Comunitat Valenciana durante la presentación del informe sobre industria 4.0.

La conclusión del informe sobre industria 4.0 presentado ayer por Orange muestra una clara desventaja de Europa frente a regiones como Asia-Pacífico o Estados Unidos y Canadá en la transformación digital de nuestro tejido empresarial. “Las empresas europeas van a la cola en transformación digital“, resaltó Sergio Riolobos, director territorial de Levante del operador de telefonía durante el foro de ‘La empresa del mañana‘ celebrado en el edificio Veles e Vents de València.

Según explicó Riolobos en la presentación del informe, a nivel mundial, la automatización y la inteligencia artificial (IA), pilares de la industria 4.0, “darán lugar a una mayor productividad y riqueza“. Se estima que la digitalización y la IA contribuirán en 2030 un 14% del PIB mundial, lo que equivale a alrededor de 14,27 billones de euros.

Continuó el director territorial de Orange exponiendo que las empresas de Asia-Pacífico (APAC) son las más avanzadas en sus procesos de transformación hacia la industria 4.0. Según el modelo definido por PWC, las empresas son consideradas ‘campeones digitales’ cuando consiguen un alto grado de desarrollo digital y ventaja competitiva en alguna de las cuatro capas críticas del ecosistema empresarial: soluciones de cara al cliente, operaciones, tecnología y personas.


En Europa solo el 5% de las empresa serían consideradas ‘campeones digitales’

De acuerdo a este modelo, y según los datos de PWC recogidos en el informe de Orange, el 19% de las empresas APAC se encuentran en el estadio superior. En segundo lugar se situarían EEUU y Canadá, con un 11%, mientras que en Europa solo el 5% de las empresas se encontrarían en este estadio. “No tiene porque ser malo porque a nivel de inversión es donde se espera que realicemos los mayores avances“, señala Riolobos quien apunta que esto supone una oportunidad para las empresas fabricantes, integradores y desarrolladores de software.

Añade que la desventaja europea respecto a otras regiones se debe fundamentalmente a la regulación impuesta en la eurozona. “Las barreras que aquí tenemos son mucho mayores que las que tienen las empresas asiáticas“, indica Riolobos y señala que “hay barreras regulatorias, fiscales o incluso estatales” lo que supone una demora “a la hora de aceptar cualquier nuevo modelo de trabajo o cualquier nuevo producto o servicio que podamos lanzar al mercado“.

Principales resultados del informe

Algunos de los principales resultados que recoge el informe de Orange a partir de datos de otros estudios son, por ejemplo, la revolución que supondrán las fábricas inteligentes. Según el estudio de Capgemini, gracias a la digitalización, la productividad de las fábricas inteligentes contribuirá con más de 440.000 millones de euros a la economía mundial.

Extraído del informe sobre industria 4.0 de Orange.

Por otro lado, la industria 4.0 tendrá un importante impacto en la automatización de la fuerza de trabajo y en la productividad. Según un informe del McKinsey Global Institute, para el año 2055 casi la mitad de todo el trabajo que se realiza actualmente se podrá automatizar, al mismo tiempo que la productividad en todo el mundo podrá crecer anualmente entre un 0,8% y un 4%.

Por último, apuntó Riolobos que la transformación hacia la industria 4.0 se articula a través de cinco ejes como son la robótica, la impresión 3D, la realidad aumentada y virtual, el Big Data y la logística inteligente. A su vez, señaló que los desafíos a los que se enfrentan las empresas de cara a su reconversión en industria 4.0 son: la organización en silos, la compartición de datos, la transformación de la fuerza de trabajo y la ciberseguridad.

Debemos prepararnos para lo que demandan nuestro clientes y para implementar de manera real la transformación digital“, concluyó Riolobos.

Sara Gil, Head of Subsidiaries & Innovation de Renfe Mercancías y Francisco Segura, presidente del Grupo F. Segura
 durante la jornada de ‘La empresa del mañana’.

Experiencia de empresas

La jornada continuó con diversos ponentes que expusieron su experiencia en la transformación digital de sus empresas. De este modo, Sara Gil, Head of Subsidiaries & Innovation de Renfe Mercancías señaló que para Renfe ha sido un reto asumir el camino de la transformación hacia la industria 4.0. “Ha sido un reto que enfrontamos tarde pero con ímpetu“, apuntó Gil quien explicó que ahora son capaces de monitorizar el recorrido de las mercancías e informar a los clientes sobre el estado de las mismas.

Por su parte, Francisco Segura, presidente del Grupo F. Segura, empresa que desarrolla componentes para automóviles, puso el énfasis en que lo primero para abordar la transformación digital es definir el camino a seguir. “Tuvimos que marcar una línea estratégica muy clara hacia donde queríamos llegar“, expuso Segura y añadió que frente a la creciente competitividad es preciso “aprovechar todas las herramientas que ofrece la tecnología“.


“La tecnología es un habilitador pero quien hace funcionar la tecnología son las personas”

Fernando Mateo, director senior de Data Science y Tecnología del Instituto de Empresa, indicó que las personas seguirán siendo “la clave” ya que “la tecnología es un habilitador pero quien hace funcionar la tecnología son las personas“. Explicó a su vez que existe un déficit de talento vinculado a la transformación digital. “Tenemos que asumir que necesitamos más personas con conocimientos tecnológicos para hacer frente a este reto“, señaló Mateo.

Algo en lo que coincidió David Alonso, enterprise business director en Samsung España, quien señaló que de los 380.000 empleados que tiene la compañía en todo el mundo el 80% son ingenieros. “La necesidad de talento y de perfiles tecnológicos es alta. Los buscamos debajo de las piedras”, bromeó Alonso. Por último, resaltó la necesidad para las empresas de acometer una transformación digital ya que “es un tema de supervivencia. O lo haces o mueres“.

Suscríbete a nuestra newsletter