En esta entrevista, Vicent Martínez desgrana las razones por las que la ciudad debe ser la capital mundial del diseño en 2022

“València tiene un peso importante en el diseño: es hora de ponernos en el mapa”

Empresas, diseñadores, instituciones, escuelas ... hitos que han contribuido al prestigio del diseño valenciano

Vicent Martínez ha sido uno de los impulsores de la candidatura desde sus orígenes

En Economía3 consideramos que la candidatura de València como Capital Mundial del Diseño 2022 es un proyecto apasionante. Por ello, mediante una serie de artículos y entrevistas, vamos a destacar la labor realizada por empresas, diseñadores, escuelas e instituciones en potenciar el diseño como un hecho diferencial, ligado a una forma de ver el mundo. Si se me permite el anglicismo, el mediterranean way of life.

Empezamos la serie hablando con uno de los máximos referentes en el diseño valenciano. Sus producciones son auténticos clásicos contemporáneos; hay pocas piezas de mobiliario más reconocibles que su librería Literatura, un icono ya universal. Vicent Martínez está, además, en el origen del proyecto.

– Dame unas cuántas razones que justifiquen que València ostente la capitalidad mundial del diseño.
– Una es fundamental: hemos madurado mucho. Ya es el momento y, además, sería muy importante para la propia autoestima, de creernos como valencianos que hemos hecho un recorrido ejemplar.

Un tejido industrial como el valenciano de manufactura, apoyándose en el diseño, ha conseguido que sectores que estaban en crisis hayan sabido sortearla. Empresas que hoy en día están presentes en el mundo de una manera competitiva.


“El diseño ha conseguido que sectores que estaban en crisis hayan sabido sortearla, empresas que están presentes en el mundo de una manera competitiva”


Esto lo traslado a muchos sectores, como la industria química, la ingeniería … hay muchísimos ejemplos de la capacidad del diseño para transformar. El diseño ha dado la vuelta a la producción.

Hemos llegado a un punto en el que podemos ser un modelo de éxito con el diseño. Necesitamos mostrar cómo somos.

Vicent recuerda en este punto cuál fue la eclosión del diseño escandinavo, cuando en 1954 una exposición llevó por Estados Unidos una muestra de mobiliario que impactó por su simplicidad y su depurada estética.

“Aquello -subraya Vicent Martínez- fue un detonante que situó el diseño escandinavo en el mundo. Buscamos algo parecido: situar a València como capital de proyectos”.

Los hitos que impulsaron un modelo

Tu has vivido en primera persona esa evolución. ¿Cuáles han sido los hitos que han convertido a València en ese referente en el diseño?
– Ya había habido algún antecedente, como las conferencias que se celebraron en el Colegio de Arquitectos, con la participación de Maldonado o Tomás Llorens, entre otros.

En la década de los 70 llega mi generación, entre 12 y 14 personas que realmente nos inventamos la profesión en València.

La enseñanza del diseño no existía como tal, ni empresas que se preocuparan del diseño. De hecho, si yo me lanzo a fundar Punt Mobles con Lola Castelló fue porque no encontraba una industria a la que le interesaran mis trabajos.

La única empresa que en aquel momento se preocupaba por el diseño fue Martínez Medina, que fue una verdadera pionera en este aspecto y hay que reconocerle el mérito.

Pepe Gimeno, Nacho Lavernia, … compartíamos sueños y el sueño principal era situar a València en el imaginario internacional de ser una sociedad avanzada. Ahora es como si se cumpliera ese sueño.

Un hito importante fue en 1987, cuando el CEU con Juan Montesa crea la Escuela de Diseño Industrial con el apoyo determinante del entonces rector, Vicente Navarro de Luján. Luego ya se sumaron la UJI, la UPV … el diseño tomó rango de estudio universitario.

También hay que citar la transformación de la Escuela de Artes y Oficios, primero en la Escuela de Artes Aplicadas y posteriormente en la Escuela de Arte y Superior de Diseño. Una escuela con un historia de 150 años que es de dónde salimos todos los que hemos tenido una formación artística profesional, empezando por los Lladró.

Un tercer hito se produce cuando el tejido industrial empieza a creer en la historia. A partir de ejemplos como el de Punt, aparecen otros, como Andreu World, Point -con otro diseñador pionero como Gabriel Pons– … una mancha de aceite que se fue ensanchando.


El sueño principal de la generación de diseñadores de los 70 era situar a València en el imaginario internacional como una sociedad avanzada


Se adquirió madurez, nos internacionalizamos y aparecieron los reconocimientos, como los Premios Nacionales de Diseño que se sumaban a los internacionales que íbamos consiguiendo.

Lo más bonito de todo esto es que han ido surgiendo nuevas generaciones que hoy día trabajan con empresas de todo el mundo.

Y que no se me olvide, el papel decisivo que jugó el entonces Impiva, cuando empezó a conceder becas y a mandar a jóvenes estudiantes a escuelas europeas y hoy día están trabajando en todo el mundo.

O la misma Feria, que a través del salón Nude ha jugado un papel clave, descubriendo muchísimos talentos. Casi todos los componentes de las nuevas generaciones han mostrado sus trabajos en Nude.

– Ya que hablamos de Premios Nacionales de Diseño, si hacemos un repaso muy poquitos han caído en la Comunidad Valenciana.
– No te creas. El otro día lo repasábamos y hay un porcentaje alto. Dani Nebot, Punt, Andreu, Nacho Lavernia, Actiu, Mario Ruiz que es alicantino, el mismo Mariscal o Royo Group que se llevó el premio a la internacionalización.


“Lo más bonito de todo esto es que han ido surgiendo nuevas generaciones que hoy día trabajan con empresas de todo el mundo”


València tiene un peso importante en el diseño. No hay mucho más allá de Cataluña y València. Es hora de ponernos en el mapa, de tener más peso específico versus reconocimiento.

Queremos mostrar un modelo que se ha generado y que ha sido capaz de esa transformación.

– El proyecto ha conseguido un alineamiento de la sociedad muy necesario para impulsarlo.
– El Consejo Internacional de Sociedades de Diseño Industrial es la organización que otorga la capitalidad y te exige para presentar la candidatura el apoyo de la ciudad.

Buscamos interlocutores en el ayuntamiento. En esa primera conversación, en la que estuvo Vicente Pons, de Point, y Jorge Fombellida de Feria Valéncia, nos dijeron que se vinculaban al proyecto

A partir de ahí se ha ido ensanchando. Articulamos un equipo que empezó a trabajar en conseguir el mayor respaldo posible. Todo el mundo se ha ilusionado con el proyecto.

Ha sido un año de reuniones para construir una base sobre la que fundamentar la candidatura y generar una estructura que gestione la propuesta, busque ayudas, obtenga apoyos y consiga promotores.

Hay que conseguir financiación, porque es otra de las exigencias, que sean fondos mayoritariamente privados. Es la sociedad civil la que debe hacer el proyecto.

Los que iniciamos esta historia hemos puesto el vehículo, ahora hay que echarle gasolina para llegar a marzo con la presentación de un gran proyecto desde una visión mediterránea.


Un proyecto vertebrador del universo del diseño en la Comunitat Valenciana con un enfoque puramente mediterráneo


Eso es lo que queremos visualizar. Nosotros no somos el norte ni hacemos un diseño del norte, estamos en una sociedad, en un contexto, ubicados en un entorno: el Mediterráneo.

De ahí salen historias que hacen de este eje un interlocutor entre el norte y el sur.

Además, queremos crear una candidatura vertebradora de la Comunitat Valenciana, así tenemos a empresas alicantinas como Actiu, Suavinex y, por supuesto, Point o en Castellón a Torrecid.

Ahora estamos en el proceso de constituir mesas sectoriales para concretar propuestas e ir construyendo el proyecto.

Nos queda por implicar a más sectores, como el turismo o la gastronomía, porque este es un proyecto muy bonito.

Suscríbete a nuestra newsletter