La información económica de los líderes

Un proyecto la Fundación Asindown y el Club de Primeras Marcas

Slow E-motion: una pausa en la vida para no convertirnos en robots

Podrá visitarse hasta el 11 de enero

Ayer se presentó en el Museu de les Ciències la exposición fotográfica Slow E-motion, fruto de la colaboración entre la Fundación Asindown y el Club de las Primeras Marcas de la Comunitat Valenciana. Las fotos, obra de Juan Carlos Francés, muestran la integración laboral de personas con síndrome de Down en las empresas que forman el Club.

Es, por tanto, no sólo un proyecto que da “visibilidad y resalta los valores de las personas y las empresas”, como afirmó la presidenta de la Fundación, María del Mar Galcerán, sino también una alerta sobre que “vamos demasiado rápido en la vida”, según declaró Agustín Beamud, gerente del Club. “Las personas con síndrome de Down pueden hacer muchas cosas si les damos tiempo; nosotros, en cambio, nos convertiremos en robots si seguimos viviendo a esta velocidad”.

Slow E-Motion es una exposición que se ha gestado durante seis meses, a partir del momento en que la Fundación y el Club decidieron poner en común unos valores centrados ante todo en el bienestar de las personas, en la búsqueda de la felicidad, en disfrutar de la vida desde la calma. Los intervinientes en el acto de presentación han resaltado que son unos valores que nacen desde el corazón, y por lo tanto, de la emoción. Galcerán ha insistido en que se ha trabajado com “alma, corazón y vida”, y esos intangibles son los que la cámara de Francés tenía el reto de materializar.

Una de las tareas del Club de las primeras Marcas es “juntar los valores de las marcas arraigadas en esta tierra”, entre los que se destaca “la mejora del bienestar en nuestro entorno”, explicó su presidente, Juan Manuel Baixauli. La Fundación Asindown, cuyo objetivo es facilitar y promover cuantos medios sean necesarios para conseguir el desarrollo integral de las personas con síndrome de Down, no sólo en el aspecto sociolaboral, sino servir de referencia y de compañía desde su infancia, “merece atención y colaboración. La exposición que inauguramos hoy es nuestro pequeño grano de arena, pero aún queremos aportarle mayores recursos”, añadió Baixauli.

En el acto, también participó el director de la Ciutat de les Arts y les CiènciesEnrique Vidal, quien se mostró agradecido por acoger la exposición. “Queremos estar con la sociedad y que este museo sea de todos los valencianos”. Además, indicó que la exposición Slow E-Motion “no la apoyamos porque lo diga la política de Responsabilidad Social Corporativa, sino sencillamente porque creemos que es lo que hay que hacer”.

Las fotografías de Francés se muestran en el interior de la recreación de unos andamios todavía sucios, con cables colgantes. La instalación funciona como  metáfora del trabajo que nos queda por hacer para “llegar a construir un mundo nuevo”, en palabras de Beamud. Junto a las fotografías, se ha mostrado un video que pretende ilustrar esa velocidad antes mencionada, esa presión bajo cuya asfixia vivimos y sobre cómo las personas con síndrome de Down nos pueden enseñar a contrarrestarla.

Slow E-Motion estará un mes en la planta baja del Museu de les Ciències aunque ha nacido con vocación itinerante, como ha anunciado Baixauli. Tómense una pausa y reflexionen con esas imágenes y bajo el andamio de un mundo en construcción. Aún les queda mucho a los robots para incorporar valores y emoción.

Suscríbete a nuestra newsletter