La información económica de los líderes

Observatorio de la Vivienda de la UPV: El Big Data contra la tormenta perfecta

 / 
Archivado en: 

“En 2007 no nos atrevíamos a comentar que empezábamos a vender menos, por si simplemente era sólo cosa nuestra. Los indicadores de entonces decían que todavía se iba a vender más, y nos lo creíamos”. Las palabras de Fernando Cos-Gayón ilustran el momento exacto en que se abrió el abismo. En el congreso AIRE 2018 se ha presentado el Observatorio de la Vivienda de la UPV, que va a utilizar el Big Data con el objetivo de“reflejar el estado real del mercado asépticamente para evitar otra tormenta perfecta”.

Cos-Gayóndirector académico del Máster de Edificación de la Universitat Politècnica de València (UPV), ha inaugurado el Congreso Inmobiliario Académico AIRE 2018 con la descripción de la nueva herramienta que pretende conocer en tiempo real cuáles son las necesidades de los potenciales compradores de los edificios a construir, para que las instituciones públicas y las empresas promotoras puedan evaluar con rigor la situación y adaptarse a la realidad actual.

El crecimiento del sector inmobiliario es un hecho desde 2015 -distintos ponentes han subrayado que, a fin de cuentas, era imposible bajar más-, y las cifras de 2016 y 2017 invitan a un optimismo limítrofe con la euforia. Por eso, Cos-Gayón ha mostrado al inicio de su intervención diferentes gráficas de la década pasada, procedentes de fuentes oficiales, que terminaban en inacabables líneas ascendentes. La realidad dijo rotundamente lo contrario. De ahí que Cos-Gayón haya afirmado que “personalmente, no me termino de creer que esté creciendo”.

Se han mostrado datos de previsión de mercado basados en muestras de 1.000 llamadas telefónicas. Sin negar cierto valor orientativo, Cos-Gayón los ha calificado como métodos de previsión planos. “Los datos generales no ayudan”.

El Observatorio de la Vivienda de la UPV pretende completar la información general con información propia, y el estudio más fiable en un mercado tan complejo como el inmobiliario, en el mundo postcrisis, demanda la participación del Big Data: información directa y real.

Ángel Martín, investigador de Big Data del Departamento de Ingeniería Cartográfica de la UPV, ha enumerado las fuentes de información que el Observatorio va a seguir, entre las que se encuentran: webs especializadas; barrido de palabras clave en RR. SS.; datos procedentes de colegios profesionales; barrido de opiniones y búsquedas de promociones; y el servicio de Open Data del Ayuntamiento de València, que permite acceder a factores tales como el nivel de ruido y contaminación de los distritos, aspectos que hasta ahora no se tenían en cuenta y hoy resultan claves.

Toda la información se ordenará mediante el software libre Python, que según Martín “es óptimo para seguir el criterio de las 3 v’s: volumen, variedad y velocidad”.

Cos-Gayón ha resumido los objetivos del Observatorio: Anticipar la demanda real de uso de la vivienda (qué se quiere hacer con ella, y a qué tipo de comprador responde); qué casa busca la demanda actual, y qué características valora; y disponer de información para planificar y desarrollar proyectos viables, siempre sobre la base de la demanda. En definitiva, se propone “ofrecer información rigurosa y actualizada con análisis crítico y rigor científico”.

El Observatorio de la Vivienda de la UPV se ha constituido con la participación de la Asociación de Promotores y Constructores de Valencia, la Conselleria de la Vivienda, el Instituto Valenciano de Edificación (IVE) y los colegios profesionales.

Suscríbete a nuestra newsletter