Transportes Monfort, 80 años llevando y trayendo productos por toda Europa

TRANSPORTES MONFORT

Manuel Monfort, administrador

Manuel Monfort Colom es el administrador de Transportes Monfort. Ubicada en Castellón, en pleno corredor del Mediterráneo, la compañía dispone de una gran plantilla de profesionales al servicio del transporte nacional e internacional por carretera. Su equipo directivo está unido por lazos familiares, lo que le da un plus de calidad y compromiso con la empresa.

Monfort Colom se incorporó a la compañía en 2003 para ayudar a su padre y sumar sus conocimientos a los de su primo, Santiago Colom, que llevaba ya la dirección comercial y del departamento de Tráfico. Tras él llegó su hermano Carlos, que gestiona y organiza el trabajo de los camiones. Posteriormente Pablo, que es el responsable de Contabilidad y, por último, su hermana Elena, que hasta entonces trabajaba en PricewaterHouse Coopers (PwC), pero que ahora participa en temas de calidad, personal o gestión de almacenes.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Aunque su padre, Manuel Monfort, ya se ha retirado de la primera línea empresarial, sigue aconsejando y ayudando desde la barrera a sus descendientes, como ‘padre’ y también como trabajador incansable y tenaz, que posee una visión de futuro clara y una experiencia difícil de igualar.

 

Transportes Monfort lleva 80 años en nuestras carreteras. ¿Cuáles son las principales fortalezas de su grupo que les han permitido sortear el paso del tiempo?

– Es una empresa familiar; somos cinco personas trabajando de la familia, algunas ya de la cuarta generación. Por lo tanto, las personas que estamos en dirección somos gente muy implicada, que conoce muy bien el negocio. Este trabajo es complicado, porque cada uno de los conductores está en un sitio y tiene una mentalidad distinta y tienes que estar pendiente de todos y de todo, por si hay un problema, un accidente, una avería o una carga que no está.

Todavía tenemos la ilusión, el espíritu de trabajo y la filosofía de esa empresa que nació en el primer tercio del siglo pasado. No tenemos horarios, trabajamos los sábados e incluso algunos domingos, empezamos pronto y estamos siempre disponibles, pendientes del teléfono. Creo que es un espíritu de sacrificio heredado de las personas que fundaron esta empresa y que lo han ido transmitiendo generación tras generación.

– Una de las grandes bazas de su empresa es haber sabido afianzar su clientela. ¿Qué elementos cree que han sido indispensables para ello?

– A los clientes se les afianza dando un buen servicio, siendo muy serios y estando siempre pendientes de ellos. Tenemos clientes de hace más de veinte años, con los que casi no nos hace falta ni tener contrato porque nuestra relación es muy personal y se basa en la confianza mutua de años de seriedad profesional, amistad y familiaridad.

TRANSPORTES MONFORT

– Transportes Monfort tiene en la innovación y la calidad dos de sus principales argumentos. ¿De qué manera materializan estas políticas?

– Mantenemos una gran apuesta por las nuevas tecnologías. En nuestra flota de camiones no encontrarás ninguna máquina más antigua de dos años; de hecho, su antigüedad media es de un año y dos meses en las máquinas tractoras. En Transportes Monfort, como mucho, a los tres años renovamos la flota para así evitar averías o incidentes durante los viajes, que podrían perjudicar la calidad de nuestro servicio o incrementar nuestros costes.

– Pero este sector es muy vulnerable a los costes de combustibles.

– De enero de este año al mismo mes del pasado, los costes de combustible han aumentado bastante. Obviamente, cuando baja su precio, los clientes son los primeros que te piden que les ajustes el precio, pero cuando su coste se incrementa, como ha ocurrido en el último año, es muy complicado repercutir ese incremento al cliente.

– ¿Se están preparando para afrontar nuevos ciclos?

– Creemos que en el gas natural licuado (GNL) es donde está el futuro del combustible en los transportes. Es un producto que nada tiene que ver con el petróleo; bueno, tiene y no tiene, porque el gas natural se puede producir con hidrógeno, con agua, con residuos; es decir, tiene muchas posibilidades para que no debamos depender tanto del petróleo como en la actualidad.

Los europeos debemos pagar el petróleo al extranjero en dólares que no tenemos, sin embargo, el gas natural licuado lo podemos producir aquí en una gran parte.

La gente aún no se ha dado cuenta de las ventajas que supone utilizar el gas natural licuado para los turismos, y en cuanto a los camiones, ya despertarán.

TRANSPORTES MONFORT

– Pero de lo que se habla es de la electrificación de los parques de vehículos.

– Se sigue hablando del eléctrico, cuando nosotros ya tenemos muchos camiones de GNL. Estamos esperando a que aumenten su potencia para adquirir nuevos vehículos, porque falta desarrollo en este aspecto. Con vehículos a gasoil sí se ha desarrollado, pero el gas, como es nuevo, todavía lo están trabajando y tardarán dos o tres años más en poder ser competencia de los camiones actuales.

Además, están impulsando también muchas estaciones de servicio como la que nosotros tenemos, pero en el ámbito europeo, porque ven que el futuro va por ahí. El problema es que todavía se está perfeccionando esta nueva tecnología pero, aún así, tiene un futuro clarísimo. El único hándicap que tiene el GNL es que no está suficientemente popularizado todavía, pero lo estará por las ventajas que supone.

Para nuestros transportes, a medio o largo plazo, la única solución viable es el gas natural licuado. Igual, con el tiempo, llega otro combustible, como el hidrógeno, pero está muy verde todavía, porque es muy difícil de manejar, aunque no descarto que con el paso del tiempo llegue.

– Entonces, ¿descartan el motor eléctrico por el momento?

– No, no descartamos otro tipo de productos. Dicen que las pilas de grafeno también podrán soportar muchos kilómetros, el Tesla vale 160.000 euros y tiene una autonomía de 500 km, pero cuando consumes esos kilómetros debes parar y recargar el coche. Pensamos que el eléctrico tiene futuro, pero, de momento, como el petróleo o el GNL no hay nada. No obstante, el eléctrico también tiene su hueco. Por ejemplo, en un desplazamiento de Castellón a Benicàssim va a venir muy bien eléctrico, pero si este es superior, debemos optar por gas natural o petróleo.

– ¿Qué supone el sector cerámico para su empresa? ¿Qué volumen representa en su actividad?

– El sector cerámico representa mucho para nuestra empresa, aunque hemos procurado con el tiempo diversificar el tipo de clientes. Aún así, este sector puede representar un 30 % del total de nuestros clientes; el resto son otro tipo de industrias, como por ejemplo químicas.

– Llevan a gala haber sabido especializarse en diversos sectores. ¿Tan importante es la especialización para afianzar el negocio en el sector?

– Para nosotros es importante la especialización ya que es necesario hacer cosas distintas al resto. Nosotros ofrecemos vehículos nuevos o comunicación vía satélite. Tenemos todos los vehículos controlados a través de una pantalla, en la que podemos ver cómo se está transportando cada una de las mercancías. Es decir, sabemos la velocidad del camión, su consumo y tenemos comunicación en tiempo real. Es una información muy valiosa.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter