Puig insta al Gobierno a dejar “de mirar hacia otro lado” y priorizar el Corredor Mediterráneo

CONGRESO CORREDOR FOTO 01El president de la Generalitat ha reclamado al Gobierno central una mayor inversión pública que permita priorizar la ejecución del Corredor Mediterráneo, una infraestructura que ha definido como “clave para la Comunitat Valenciana y fundamental para el futuro de España”. Así, ha instado a aprovechar “todas las potencialidades” que ofrece esta infraestructura para superar la situación de recesión y favorecer el crecimiento económico.

“El crecimiento de España pasa por el Corredor Mediterráneo”, ha aseverado Ximo Puig, quien ha inaugurado el congreso ‘El Corredor Mediterráneo: un espacio común entre regiones’. La iniciativa está organizada por la Generalitat valenciana en colaboración con Campushabitat5u, el Campus de Excelencia integrado por las cinco universidades públicas valencianas.

Durante su intervención, el jefe del Consell ha defendido la necesidad de aprovechar fondos procedentes de la ampliación del Plan Junckerpara financiar definitivamente, con una velocidad muy superior a la que ha habido hasta el momento, el Corredor Mediterráneo”.

Esta infraestructura “garantizará una mayor solidaridad entre las regiones” y a “mejorar la posición de España en Europa”, añadió Puig. De igual modo, ha afirmado que el Corredor Mediterráneo ayudará a alcanzar unos resultados medioambientales “positivos”, y, asimismo, “ejemplificará que las decisiones públicas son racionales y que constituyen una muestra de buena política y buena inversión del dinero público”.

Por todo ello, Puig ha reclamado al Ejecutivo central que “deje de mirar hacia otro lado”, y le ha instado a “superar el déficit de lealtad institucional” y a seguir el ejemplo de Francia y de otros países europeos en lo que respecta a la priorización del Corredor Mediterráneo, puesto que dicha infraestructuras supone un ejemplo de que un país se construye y armoniza mejor “cuando la mirada se distribuye en todos sus territorios”, ha indicado.

En su discurso también ha defendido que las inversiones públicas deben realizarse teniendo en cuenta “las necesidades económicas del país”. En ese sentido, ha añadido que intensificar la tasa de crecimiento en España “solo será posible si de una vez por todas se cambia de percepción a la hora de afrontar la inversión pública”.

Como  justificación de la necesidad de impulsar el Corredor Mediterráneo, el president se ha referido a las estimaciones realizadas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sobre el número de viajeros que utilizarían esta infraestructura en 2020. Según cálculos de la institución, “el número de viajeros pasaría, entre 2008 y 2020, de 2,9 millones a entre 7,4 y 7,8 millones” ha desgranado Puig. A su juicio, el hecho de que Madrid concentre la irradiación del AVE no puede explicarse “ni por razones de solidaridad ni de eficiencia económica”.

Eficiencia en la inversión pública
Tal y como ha explicado, si se adopta como criterio el de lograr la eficiencia de los recursos públicos, las cuatro regiones que conforman el Corredor Mediterráneo en España “acumulan el 45% del PIB del país, el 47% de su tejido productivo, el 46% del empleo, el 51% de la exportación, y el 50% del turismo internacional”.

Asimismo, el jefe del Consell ha recordado que el área mediterránea se encuentra por delante, en términos PIB, de 21 de los 28 países de la Unión Europea, y ha señalado que la red transeuropea a la que se unirá el Corredor Mediterráneo vertebrará la Europa del norte con la del sur. “En sus 3.500 kilómetros se concentra el 54% de los habitantes y el 66% del PIB de la Unión”, ha apostillado.

En el ámbito medioambiental, Puig afirmó que el Corredor Mediterráneo “supondrá una reducción de 900.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año, la misma contaminación que generarían 130.000 coches tras dar la vuelta al mundo”.

Suscríbete a nuestra newsletter