La información económica de los líderes

Eloy Durá: "La inversión en Montalt fue una casualidad"

2016-febrero-Lideres-Eloy-Dura-01Eloy Durá, presidente del Grupo Autos Montalt

– ¿Cuándo y por qué toma la decisión de diversificar a la automoción?

Autos Montalt es concesionario de Ford desde 1976, con una exposición en Plaza de España; entonces yo no tenía relación con la empresa. La inversión en Montalt vino de rebote en 1992. En aquella época, Montalt estaba dirigida por el hijo y el yerno del fundador y un gerente que también era socio. Tenían necesidad de liquidez, porque se habían metido en más líos de los que podían digerir. En un primer momento, compramos una parte de la planta baja de la Plaza de España y a los dos o tres meses nos propusieron comprar algo más. El asesor fiscal que tenían era el mismo que tenía yo y estuvimos comentando si vendían la compañía, porque saldría más barato comprarla entera que a trozos. A finales del 92 llegamos a un acuerdo y compramos la totalidad de la empresa, con todo lo que tenía dentro.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– ¿Qué era Montalt entonces?

– Tenía las instalaciones de Plaza de España y los 10.000 m2 que hay en la carretera de Madrid a la salida de Valencia, donde las instalaciones edificadas no eran tan grandes como ahora. Empecé a gestionar Montalt en 1993 y ya tenía 45 trabajadores. En aquella época ya era el principal concesionario de Ford, con unas ventas de unos 600 coches al año.

– ¿Qué se encontró cuando asumió la gestión de Montalt en 1993?

– Tuvimos que poner en orden la casa, porque fueron apareciendo cosas que no estaban claras. Al año y medio de estar viendo cosas, tuve que prescindir de la persona que llevaba la administración y se incorporó Bartolomé Poyatos, que es la persona que desde entonces dirige la compañía y ahora todo el grupo de automoción.

– ¿Cuándo puede decirse que la compañía estuvo en orden?

– Entre el 95 y el 96. Al principio el crecimiento era débil, pero luego cogimos ya un buen ritmo. En estos momentos, en torno a Montalt se ha formado un grupo de automoción bastante potente.

– ¿Sigue invirtiendo en el sector de automoción?

– Desde luego. Estuvimos viendo una operación en Albacete, que no salió, y estamos viendo ahora otra en Murcia, para instalarnos allí con tres o cuatro marcas desde el principio. Este mismo año hemos comenzado unas obras en Barcelona –donde trabajamos con Jaguar, Land Rover y Ford–, en las que invertiremos 5 millones de euros en un edificio que está en Hospitalet de 9.000 m2 entre exposición, talleres y almacén. Frente a nosotros está Volkswagen y Porsche y, al lado nuestro, BMW va hacer también un edificio.

En la Zona Franca de Barcelona tenemos ahora una superficie de 20.000 m2, pero es una concesión que termina en 2022. Y en Alicante hemos comprado ya el terreno y están haciendo el proyecto para edificar 2.800 m2 para Land Rover, una instalación nueva en la carretera de San Juan, donde invertiremos alrededor de tres millones de euros.

– ¿Cómo salen las cuentas de 2015?

– El Grupo Montalt ha cerrado 2015 con una facturación cercana a los 246 millones de euros; ha sido un año bastante bueno. Para 2016 tenemos una cierta preocupación porque no creo que obtengamos los mismos resultados que en 2015, pues se están apretando mucho los márgenes. 

Las marcas, como están viendo que hay concesionarios que vuelven a ganar dinero, en vez de dar más facilidades para el desarrollo de los negocios, están apretando los números para que demos menos resultados, y en esta actividad las marcas lo controlan todo. Por eso estamos preocupados porque pueda bajar el resultado en 2016; no tanto la facturación como el margen.

Vamos a tener que estudiar los costes a fondo para ver si los podemos reducir. Hemos bajado mucho los gastos financieros; de 2014 a 2015 los reducimos un 40 %, y de 2015 a 2016 queremos bajarlos un 20 % adicional.

2016-febrero-Lideres-Eloy-Dura-03Y además, habrá que hacer una revisión de la plantilla, que como Grupo asciende ya a 450 personas. 2015 ha sido un año en el que dimos manga ancha a los gerentes en materia de personal, pues decían que no llegaban para atender a los clientes y fueron incorporando gente. Ahora tenemos que hacer una revisión y estabilizar la contratación de personal. También hay que analizar los gastos en algunos suministros. Si en 2015 dejamos que respirara la organización y todo fuera más tranquilo, este año tenemos que ajustar.

– Además de la automoción, ¿qué otros proyectos tiene en marcha?

– Estamos invirtiendo en inmuebles o en algunas sociedades que puedan ser muy rentables para no perder el ritmo de trabajo. Además, tenemos una explotación agrícola porque tuvimos que cobrarle con naranjas el trabajo que hicimos para un promotor.

El mundo agrario siempre me ha gustado. Hace años (antes de lo de Montalt) compré un huerto en Llaurí de 50 hanegadas y en Canals una finca de 400, que transformamos y después vendimos. La explotación que tenemos ahora son 150 hanegadas en La Vall d’Uixó, que nos quedamos como dación en pago de la construcción de una residencia para la tercera edad y unas viviendas en Canet d’en Berenguer. Y hace unos días hemos comprado 20 hanegadas más a la Caja Rural.

– La actividad agrícola, ¿se la plantea como negocio o como hobby?

– Efectivamente es un hobby, aunque hay que decir que con temas agrarios no he perdido dinero ningún año. Cierto es que tampoco hemos ganado mucho, pero la inversión no me ha exigido ningún sacrificio. Ahora estamos injertando para sacar una variedad de mandarina.

Salir a Bolsa

– ¿Cómo ve el futuro de su Grupo?

– Lo que más me preocupa en estos momentos es la sucesión.

– ¿No ve a su hija al frente del Grupo?

– Al parecer, no le interesa el mundo de la gestión empresarial. Hizo su oposición, es jefa de la Abogacía del Estado en la Comunidad Valenciana, y es eso lo que le interesa. Cuando hemos hablando de estos temas me ha dicho que no quiere hacerse cargo de los temas empresariales de la familia; de hecho, un año la nombré consejera y al finalizar el ejercicio me presentó la dimisión.

En tales circunstancias, lo que estoy contemplando es hacer un movimiento hacia arriba, porque estamos en condiciones de hacerlo. Las opciones serían vender el Grupo o sacarlo al mercado de valores. Para esta última opción debería esperarme dos o tres años para crecer un poco más, a pesar de que ya facturamos casi 250 millones de euros.

– ¿Qué es lo que saldría a Bolsa?

– Obviamente, estamos hablando del segundo mercado. La idea es hacer una oferta pública de venta (OPV) de Montalt, que es la cabecera del Grupo de automoción. Pavycor es la que tiene las acciones de Montalt. Por lo tanto, la que saldría a Bolsa sería Montalt y la que vendería acciones sería Pavycor. Se ofertaría una participación que me permitiese mantener la mayoría del capital. Una vez la empresa esté cotizando, se formaría un consejo que aporte visión y proyectos, y que dé continuidad también. Yo me quedaría como presidente puro.

Habría que contemplar también la situación del equipo directivo, para garantizar la continuidad del proyecto. Esta podría ser una solución adecuada en el medio plazo.  

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter