Teoría de la ventaja comparativa

Ventaja comparativa: ¿Qué es y qué ventajas tiene para el comercio?

La ventaja comparativa llamada también ventaja relativa, surge a raíz de que los países menos privilegiados, con carencia de ventaja absoluta, toman conciencia de los recursos que poseen. Y los aprovechan para la producción y exportación del bien que más les convenga según el costo de oportunidad y en comparación con otros. Esta importante teoría y modelo económico vigente hasta hoy, favorece de manera definitiva al productor con ventaja relativa. De igual manera a la economía de los países que participan en el intercambio comercial.

¿Qué es la Teoría de la ventaja comparativa?

La Teoría de la Ventaja Comparativa es un modelo económico, que sirve al comercio internacional como uno de sus fundamentos. Fue formulada por el economista inglés David Ricardo en el año 1817. Ella se refiere a la productividad de los países y al costo de oportunidad. Según esta teoría los países se benefician del comercio internacional mediante las relaciones bilaterales y sus intercambios comerciales. Esto propicia una mayor producción especializada y exportación a nivel mundial. Lo que contribuye al logro de una mejor calidad de vida para las poblaciones.

Esta teoría no destaca la capacidad de un país de generar un bien o servicio a precio bajo por unidad, sino de generarlo a un costo de oportunidad. Es decir, especializarse en producir un determinado bien o servicio a un precio más bajo que el de su producción en otros países. Lo que lo hace relativamente más eficiente. Esta ventaja lo ubica en un nivel más competitivo en el mercado internacional e incide directamente en la rentabilidad y crecimiento económico.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

En tal sentido un país para desarrollar una ventaja relativa, debe elegir un determinado producto. Dicha elección debe ser el resultado de un cuidadoso análisis de su situación actual y los recursos con que cuenta para la producción del bien y/o servicio. Así como el potencial de productividad en comparación con la de otros países. De tal manera que, con la alternativa elegida se aproveche el costo de oportunidad y obtenga mayor rentabilidad a la posiblemente obtenida con las otras alternativas.

¿Cuál es la diferencia entre la ventaja comparativa y la ventaja absoluta?

La diferencia entre estos modelos económicos es la reducción de costos de oportunidad. En otras palabras, la ventaja absoluta describe una situación en la que un país tiene el potencial para producir un bien a un precio más bajo que otros. Mientras que la comparativa se refiere a una situación en la que las condiciones favorecen la producción del mismo bien a un costo de oportunidad, menor que para otros. Por tanto, la diferencia entre ambas es la diferencia entre las ventajas asociadas a ellas.

El costo de oportunidad es el fundamento de la ventaja comparativa, a diferencia de la ventaja absoluta cuyo fundamento son los costos. Esto es, la ventaja relativa está en el poder de producir un bien de manera más eficiente que otros productores, por poseer ciertas condiciones favorables. El principal beneficio de esta ventaja es comercializar un producto que es más eficiente para producir que un producto menos eficiente de producir. Esto ahorra mano de obra, materiales y tiempo de manera de reducir los costos de producción.

Además, la ventaja comparativa anima a los productores a especializarse en bienes y servicios intercambiables, lo que favorece un comercio mutuamente beneficioso entre naciones. Ya que podrán obtener el producto del país que, por costo de oportunidad, le resulte más ventajoso llevarlo al mercado. Escogiendo ellos otro bien para producir que también les dé ventaja comparativa. A diferencia de la ventaja absoluta cuyo poder está en la producción de aquellos bienes y servicios para los cuales tiene el potencial absoluto de producción.

Causas de la ventaja comparativa

Ante la situación real de algunos países de no poseer ventaja absoluta en la producción de algún bien o servicio, surge la ventaja comparativa. Esos países previo análisis escogen, entre varias, la mejor alternativa de producción. Es decir, aquella en que sus desventajas como productor sean menores. De manera que escogen bienes o servicios que, en comparación con otros países, tienen mejor capacidad de productividad. Y para los cuales el costo de oportunidad le permitirá producir y comercializar el producto, y así obtener los ingresos deseados al comercializarlo.

Además, las características ambientales de algunas regiones, dotadas de recursos naturales que favorecen la producción de determinados bienes. Los cuales requieren características específicas para su producción. Así como la capacidad tecnológica existente en un país. Son factores cuyo uso abarata el costo de producción. Por tanto, son causas que también contribuyen a la existencia de la ventaja comparativa. Es decir, la ventaja comparativa es causada por la carencia de ventaja absoluta y la posesión de recursos idóneos para la producción de un bien determinado.

Importancia de esta teoría para el comercio exterior

El comercio exterior favorece a los países para la adquisición de materias primas, insumos y bienes finalizados, así como la ubicación de sus productos. Esto se logra mediante las relaciones comerciales que establece entre las naciones que ofertan y demandan, ambas inclusive. Es aquí donde la ventaja relativa juega un papel importante porque permite a ambas partes que obtengan beneficio de las negociaciones realizadas. Al efectuar el intercambio comercial cada nación puede vender y comprar productos a precio menor, que su costo de oportunidad si él mismo lo produjera.

En otras palabras, la ventaja comparativa es fundamental para los tratados bilaterales y multilaterales establecidos mediante el comercio exterior. Puesto que las naciones ofertan bienes y servicios a precios más atractivos para otras naciones. Esto les da la oportunidad de ser más competitivas y tener un fructífero intercambio comercial. De esta forma pueden incrementar su producción y desarrollar la industrialización de los bienes y servicios que ofertan, a costo de oportunidad. Lo que incrementa su patrimonio y en consecuencia su economía será mejorada.

Ejemplos de ventaja comparativa

La ventaja comparativa es un modelo que lleva a elegir el bien que menos cueste producir y genere buena ganancia. Supongamos que un país posee ciertas condiciones ambientales y tecnológicas que le permiten producir café y chocolate. Al analizar la situación, encontrará que en 1 de trabajo producirá 15 kg de café y en la misma hora producirá 20 kg de chocolate. Lo que evidencia que su ventaja comparativa está en producir chocolate. Por lo que descarta la producción de café, especializándose en producir y exportar chocolate.

Debido a lo práctico de este modelo económico y a su importancia como fundamento del comercio exterior, existe diversidad de ejemplos de países que cuentan con ventaja comparativa. Entre ellos México con su producción de limón para los Países Bajos. Asimismo, China, poseedora de mano de obra barata para la producción de bienes sencillos, la cual está sustituyendo por robots. Igualmente, Estados Unidos al poseer mano de obra especializada y Colombia con su producción de café para países de la UE y Estados Unidos.

Mercedes-Benz-EQS
LANTANIA: el futuro en construccion campo solar-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.