Costo de oportunidad en la toma de decisiones

¿Qué es el coste de oportunidad y por qué se hace importante?

El coste de oportunidad es uno de los conceptos básicos en economía. Es una métrica económica que ayuda a evaluar las consecuencias derivadas de cualquier elección realizada. Se puede aplicar en cualquier campo: en la gestión de la economía global, empresa y hasta en la vida diaria. Con el coste de oportunidad se puede decidir qué opción es mejor y realizar un seguimiento a la eficiencia de la empresa. Siempre en función a la rentabilidad de la inversión realizada en comparación con otras opciones rechazadas.

En la toma de decisiones siempre se presentan varias opciones. En el caso más simple, se trata de realizar cualquier actividad o dejarlo todo tal y como está. Cuando se toma una decisión se abandonan otras opciones. El valor de esta decisión se determina por lo que se tuvo que sacrificar al tomar una decisión. La elección entre posibles alternativas conduce a considerar el coste de oportunidad o coste alternativo como también se le conoce.

¿Qué es el coste de oportunidad?

El coste de oportunidad en finanzas también se le conoce como costo alternativo o  valor de la mejor opción no seleccionada. Se define como el monto de los recursos que de forma imaginaria dejamos de percibir al tomar una decisión entre dos o más opciones.  Se descarta la que posiblemente representaba la mejor de las alternativas presentadas cuando se cuenta con recursos limitados. En pocas palabras, es el beneficio que se deja de percibir al elegir una alternativa sobre otra.

Friedrich von Wieser, sociólogo y economista austriaco, acuñó por primera vez el término Coste alternativo o de oportunidad en su Teoría de la Economía Social, publicada en el año 1914. Él lo define como aquello a lo que renunciamos cuando tomamos una decisión económica. Según su teoría, el coste de oportunidad únicamente tiene sentido, cuando solo se puede elegir una alternativa de acción o inversión entre varias opciones simultáneas o consecutivas. Lo que obliga a descartar las demás opciones restantes no seleccionadas.

¿Cómo funciona el coste de oportunidad en finanzas?

Aplicado a las finanzas, el coste de oportunidad está directamente relacionado con la valoración de la inversión. Por un lado, con el riesgo que se corre y por el otro lado con la rentabilidad no analizada que se pudo obtener en otro negocio. Se asume que la decisión tomada fue la opción menos recomendable. El coste de oportunidad permite apreciar los pros y los contras de un posible endeudamiento facilita a las empresas la toma de decisiones en cuanto a lo procedente de buscar financiamiento.

Con un financiamiento la empresa puede captar nuevo capital adicional. Con este puede incrementar sus recursos con el fin de mejorar la rentabilidad de las inversiones. Por esta razón siempre se debe analizar la rentabilidad posible de una inversión tomando en cuenta el tamaño del riesgo que implica. De lo contrario podría ser mayor la pérdida que la ganancia. De esta manera no tiene que lamentarse porque su coste de oportunidad fue no tomar la mejor decisión en favor de la empresa.

¿Cómo funciona en la empresa y la gestión privada?

En el mundo empresarial y de los negocios, bien sea en la gestión pública o privada, constantemente se tienen que tomar decisiones importantes. Estas afectan directamente el futuro de la empresa y de todos sus miembros. Decisiones de inversión o de financiación que buscan multiplicar y proteger los recursos disponibles. Ello con el fin de obtener un máximo rendimiento en las inversiones realizadas. Estas situaciones obligan a las empresas a tener muy en cuenta el coste de oportunidad antes de tomar sus decisiones.

Es así como el coste de oportunidad siempre se debe calcular al momento de decidir cuál de las opciones presentadas representa el mayor beneficio para la empresa. Toda empresa tiene recursos limitados, por lo tanto, no puede producir innumerables productos ni ofrecer servicios sin límites. Así que siempre hay situaciones en las que se debe elegir entre varias alternativas. Y es aquí donde cuentan los costes de oportunidad, el coste de oportunidad representa el beneficio perdido de la alternativa no seleccionada.

Calcular coste de oportunidad

Si te preguntar cómo es posible calcular el coste de oportunidad de haber tomado una decisión , es tan sencillo cómo sacar el valor de la opción que sí has tomado (que llamaremos opción A) y restarle el que no has tomado (que llamaremos opción B). La fórmula sería la siguiente:

Coste de Oportunidad (opción A) = Valor de la Opción B  – Valor de la Opción A

Importancia del coste de oportunidad

La importancia del coste de oportunidad se puede observar cada vez que tomamos una decisión. Aun sin darnos cuenta forma parte importante de nuestro día a día. Ya que su cálculo y observación nos permite evaluar las consecuencias, negativas o positivas de cualquier elección que hagamos. Su aplicación es particularmente importante en el mundo empresarial y de los negocios. Donde una decisión tomada a la ligera puede significar una gran pérdida de capital y el esfuerzo y trabajo de muchos años.

Gracias a los costes de oportunidad podemos definir el beneficio perdido o no percibido en un curso de acción alternativo, al que se renuncia en favor de otra alternativa seleccionada. Esto permite establecer comparaciones, antes de hacer la elección y poder determinar cuál es la opción más adecuada. Sin embargo, se debe enfatizar que los costos de oportunidad, no son costes reales, en el sentido de la contabilidad de costos y desempeño. Solo sirven para cuantificar el valor posible de las alternativas perdidas.

¿Cuáles son las características del coste de oportunidad?

De acuerdo con la definición de costos de oportunidad mencionada anteriormente, toda opción de acción no utilizada conlleva costes. Y se caracterizan por ser de dos tipos, coste de oportunidad creciente y coste de oportunidad constante.

Coste de oportunidad creciente: los costes de oportunidad crecientes sobrevienen cuando los recursos no son homogéneos y no se encuentran en la misma proporción para la producción de los productos. Por lo que estos recursos se van volviendo ineficientes en cumplir el objetivo de producir suficientes bienes y servicios. Dicho de otra forma, los recursos no son productivos de forma equitativa.

Coste de oportunidad constante: también conocidos como costes Ricardianos, se producen cuando los recursos utilizados para la producción son sustituidos unos por otros sin ningún tipo de constancia. Sin embargo, todos son de igual calidad, por lo que las empresas renuncian a una cantidad de producto para producir una nueva cantidad más. De esta manera se mantienen iguales las posibilidades de producción y consumo.

Ejemplos de coste de oportunidad

Podemos ilustrar fácilmente el concepto de coste de oportunidad con dos ejemplos sencillos. En el primer ejemplo veremos la inversión de activos en una propiedad. El hecho de que el capital esté invertido en una propiedad, lo ata e impide que pueda invertirse en otro lugar. Significa que se debe renunciar a los ingresos por intereses que se habrían ganado con el capital en otro tipo de inversión. En este ejemplo, esta pérdida de ingresos por intereses es el coste de oportunidad.

En el segundo ejemplo, veremos su aplicación en el plano personal. Un sujeto dispone de su tarde libre, y se debate entre ir de paseo al parque o quedarse en casa a leer un libro. Si decide pasar el tiempo relajado en casa leyendo, su coste de oportunidad serán los beneficios (perdidos) que pudo haber obtenido al ir de paseo al parque. En el caso contrario sus costes de oportunidad serán los beneficios (perdidos) por no haberse quedado en casa.

Un Comentario

  1. Martin Villalta
    Feb 09, 2022 @ 18:54:25

    El VAN, TIR
    Gracias tus explicaciones son muy claras

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.