E-commerce (Bigstock. Copyright: thebigland88)

El ‘tinder’ de la distribución o cómo Carrefour y DIA mejoraron sus e-commerce

«Vender la franja horaria como si fuera un producto más de la tienda», así resume David Costa, CEO de Nektria, la filosofía de su empresa. En 2012, Nektria se dedicaba a la movilidad de personas. Su idea inicial es ese momento era el ‘car sharing’. Aunque más bien lo que buscaban resolver era la logística de esos sistemas «interactuando con los usuarios». No obstante, en 2015 empezaron a reflexionar sobre cómo podría mejorarse el proceso de entrega «teniendo en cuenta que el e-commerce tiene que ir alcanzado cuotas cada vez mayores y que cada vez serán más los usuarios que tienen que recibir paquetes en casa».

Y, entonces, dieron con la clave: la franja horaria. «El hecho de que se pudiera planificar la entrega tenía que ser una opción de futuro», afirma. En ese momento se dieron cuenta de que «cuando consigues cuadrar la franja horaria para resolver el problema de los clientes ausentes los costes de reparto se disparan». Según explica Costa, si cada cliente escoge un poco al azar la hora que le conviene «tus rutas no paran de dar vueltas».

David Costa, CEO de Nektria

Sin duda alguna, el delivery se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de los últimos años. Por esa razón, Nektria pretende conseguir el ‘match’ perfecto con el consumidor, alineando sus intereses con los de los negocios online, los operadores logísticos, las campañas de marketing y las ciudades. La empresa ha desarrollado una nueva generación tecnológica que optimiza al máximo las experiencias de entrega en la última milla: el Delivery Matching Model. Este software opera en el momento de la compra y desde el ‘checkout’ del e-commerce; aumentando la rentabilidad de los negocios y permitiendo al consumidor elegir cuándo recibir sus compras.

Cómo disminuir el impacto logístico

De ahí surgió la idea de que había que desarrollar una tecnología para poder gestionar ese ofrecimiento de franja horaria. Costa explica que empezaron a desarrollar la plataforma «cuyo objetivo último acaba siendo vender la franja horaria como si fuera un producto más de la tienda. Por lo tanto, tiene que cumplir tanto las expectativas del cliente como las del propio e-commerce. Es decir, vender franjas horarias en función de lo que realmente tenemos y nos podemos permitir en vez de dejar completa libertad a esa elección».

Almacén de logística. (Bigstock. Copyright: sarymsakov)

El CEO explica que el software indica al comercio electrónico qué franjas debe mostrar disponibles y cuáles no «a ese cliente concreto para ese momento concreto». ¿Por qué? «Porque si el cliente escoge esa franja genera un impacto logístico que no queremos costear como e-commerce». Costa expresa que su misión es evaluar el impacto logístico que tendría la elección del cliente. «Por ejemplo, podemos dejar 15 franjas abiertas y 7 cerradas. De las 15 abiertas, el cliente escogerá la que más le convenga. Pero, nos hemos asegurado antes de que esas 15 que le hemos ofrecido cuadran respecto a los objetivos que nosotros teníamos de servicio y coste», comenta.

El acuerdo con DIA y Carrefour

Actualmente, Nektria trabaja con grandes distribuidores en la mayoría de capitales de provincia de España, entre ellos DIA y Carrefour. «Nuestra propuesta tecnológica y operativa es completamente disruptiva. No vamos a concentrarnos en optimizar los pedidos, sino que vamos a aprender a vender transporte. Tener la oportunidad de validar el concepto y hacerlo en entornos tan exigentes y con tanta presión en número de pedidos como puedan ser Carrefour o DIA nos valida como alternativa», agrega.

Carrefour Market

El futuro del e-commerce… en el presente

En palabras de Costa, el e-commerce es «una asignatura pendiente» para todas las empresas. «Todo el mundo sabe que el futuro pasa por ahí. No creo que nadie se pueda permitir no pensar en ello», expresa. Aunque añade: «Pero también es verdad que ahora mismo hay negocios que no tienen online y funcionan perfectamente».

La pandemia, precisamente, aceleró el desarrollo de este sector. «Hubo un salto al futuro durante unos meses que permitió a las empresas visualizar cómo será el online dentro de unos años. Esa fue una experiencia para muchas de ellas impagable», dice.

«El e-commerce es una asignatura pendiente para todas las empresas»

Respecto a los meses más duros de la covid comenta que los e-commerce empezaron a crecer y pusieron sus operaciones «al límite». «Cuando pones esas operaciones al límite las costuras, si no están bien hiladas, revientan», afirma. «Entonces, empiezas a echar de menos que tus operaciones estén bien diseñadas y tener la tecnología adecuada. Y, obviamente, en ese contexto de muchísima presión e intensidad softwares como el nuestro ayudan a salir adelante. Lo que pasó durante la pandemia es que muchos e-commerce vivieron como seguramente vivirán dentro de 10 años», desarrolla.

Ribamundo-19-may-2-junio
masteres-UMH-17-31-junio
masteres-UMH-17-31-junio
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.