reformar una casa para alquilar
Adelanto

Adelanta tus rentas e incrementa tu patrimonio

¿Cómo reformar una casa para alquilar?

Algo que muchos propietarios hacen es reformar una casa para alquilar; esto les ayuda a sacar provecho a sus inmuebles. No obstante, debemos tener en cuenta que no es igual reformar el piso donde habitamos que reformar uno destinado al alquiler. A continuación, queremos informarte sobre qué es lo que se debe considerar en cualquier tipo de reforma. Cómo puedes sacarle provecho a esta inversión y qué es lo que debes priorizar.

Primero, debemos considerar que, en todo tipo de reforma, sea para vivir o alquilar, se le debe dar más importancia a lo que no se ve. Es decir, las instalaciones de los inmuebles deben estar en perfecto estado para garantizar la buena calidad de vida de los inquilinos. Cuando todo está bien con respecto a este tema, podemos enfocarnos en los aspectos decorativos y estéticos. Estos no son los más relevantes, pero de igual forma juegan un papel protagónico al momento de alquilar. En este artículo, descubrirás las claves con las que podrás reformar una casa para alquilar sin tener tantos inconvenientes.

Reformar una casa para alquilar según el tipo de inquilino

Si ya estás a punto de comenzar a reformar una casa para alquilar, entonces podemos darte el primer consejo: olvídate de tus preferencias. Esto es algo complicado ya que, reformar una vivienda propia siempre implica que nuestros gustos estén de por medio. Sin embargo, recuerda que en este caso lo que buscamos es conseguir el rendimiento más viable del inmueble y no quedarnos a vivir en él. Cuando nos encontramos decidiendo qué personas queremos que habiten en nuestra propiedad, habitualmente nos encontramos con dos grupos:

  • Inquilinos de alta rotación. Mayormente son profesionales que suelen vivir durante mediano plazo en distintas ubicaciones, estudiantes extranjeros, entre otros. Con personas pertenecientes a este grupo, te conviene invertir más capital en soluciones funcionales. Por ejemplo, muebles de tonos neutros y resistentes al uso frecuente, sistemas que consuman poca energía, etcétera. Ten en cuenta que dichos arrendatarios no considerarán este alquiler como su vivienda permanente, por eso no le inviertas tanto dinero.
  • Inquilinos estables. Si quieres reformar una casa para alquilarla en el largo plazo, entonces es importante que dicha casa quede muy bonita y cómoda. Cuando los posibles arrendatarios vean las fotos de la vivienda y la visiten, deben poder imaginarse viviendo en ella. Estudia las tendencias actuales del mercado, observa las fotos de la competencia e intenta ponerte en el puesto de las personas que quieren alquilar.

El espacio y la iluminación son muy importantes

Previo al inicio de actividades de reforma en la vivienda, debemos aconsejarte lo siguiente: busca un buen asesoramiento. Los profesionales en el área de las reformas conocen a la perfección cómo se les saca el mejor provecho a los espacios. Esto te ayudará a conseguir algunos metros extra que, la mayoría de veces, son de gran ayuda. También están al tanto de la importancia de iluminar un espacio o el aislamiento de cada inmueble. Además de esto, conocen cómo llevar a cabo una correcta distribución. Piensa que los posibles inquilinos priorizan dos aspectos principalmente: la distribución y la luz natural de la vivienda. Un interiorista experto, es la persona que mejor conoce cómo cubrir estos aspectos.

La luz natural de un ambiente puede maximizarme eliminando algunas barreras, en caso de que se pueda; por ejemplo, tabiques o muebles altos. Algunas veces, es conveniente eliminar una habitación para ampliar algún espacio reducido. Esto logra que aumente notablemente la conformidad con dicho espacio. Otra idea eficiente es ampliar el espacio de la cocina hacia e salón, utilizando la isla como una separación entre ambas áreas. España es un país donde, tradicionalmente, ha preferido las cocinas independientes. Aunque debemos destacar que esta costumbre ha ido cambiando con e l paso de los años.

Ahora bien, la distribución, al momento de reformar una casa para alquilar, debemos diseñarla considerando el número de inquilinos. Tendiendo en cuenta que, es mejor tener habitaciones espaciosas y cobrar un poco más, que ofertar viviendas con muchas habitaciones, pero muy reducidas. Si la vivienda resulta ser muy espaciosa, entonces puedes considerar transformarla en dos casas. Esto te permitirá alquilarlas individualmente y así lograr sacar mejor provecho, económicamente hablando.

Pros y Contras del alquilar amueblado o vacío

Dentro de todo lo que supone una reforma, entran la decoración y el amueblado de la casa. Diversos propietarios pierden mucho tiempo pensando si deben amueblar el piso o dejarlo vacío para el alquiler. En este sentido, debemos recordar el tipo de inquilinos al que nos queremos dirigir. Si deseas alquilar la vivienda para vacacionar, lógicamente debes descoger unos muebles y una decoración mucho más básica. Por otro lado, si la ocuparán personas que la quieran como vivienda permanente, entonces probablemente estas quieran decorarla a su gusto y crear su propio espacio personal.

Si escogiste amueblarlo tú mismo entonces te recomendamos escoger colores neutros para las alfombras, paredes y cortinas. El suelo, debe ser algo resistente y sencillo para limpiar. Por ejemplo, puedes seleccionar un pavimento laminado con tono color madera, no vayas a colocar cuadro; es más recomendable utilizar espejos en las paredes o fotografías en tonos blanco y negro.

Para la cocina y el baño, utiliza elementos sencillos pero que funcionen bien, algo que pueda ajustarse a los gustos de cualquier propietario. Las griferías termostáticas en color acero son una muy buena opción, al igual que el piso porcelánico y los muebles de cocina de melamina de alta calidad. Estos elementos, mayormente, guardan una buena relación entre la calidad precio.

¿Merece la pena reformar para alquilar?

Esto es un punto que sólo tu debes considerar. Pero generalmente, si lo que buscas es sacar provecho al inmueble y poder cobrar un alquiler más alto, entonces sí, debes reformar. Ten en cuenta que, todo inquilino siempre estará dispuesto a pagar un precio más alto siempre y cuando el inmueble lo haga sentir cómodo. Por esta razón, reformar una casa para alquilar es una idea genial para obtener ingresos constantemente. Lo más conveniente siempre será que, tanto tú como tu inquilino, se sienta a gusto con el trato que han realizado.

Y recuerda que, si necesitas liquidez, con Adelanto puedes adelantar el cobro de hasta 12 mensualidades de tu alquiler. ¡Infórmate ya!