La presidenta y el director general de Velarte

Amparo Navarro (Velarte): “No me considero mejor o peor que un hombre, sino igual”

No se cumplen 50 años así como así, María Amparo Navarro, presidenta ejecutiva de Productos Velarte nos confirma el secreto: “Una empresa no perdura en el tiempo sin el apoyo firme de sus empleados, clientes y proveedores“. Después de haber estado años, tanto en la línea de producción como en el comité de dirección, ha cedido el testigo a sus hijas Mari y Silvia. Su intención ahora esa centrarse en dar a conocer la “gran empresa” que es Velarte. Y, por supuesto, los valores que esta definición entraña.

En esta entrevista se hace un repaso a los más de 50 años de una compañía que ha mantenido los mismos valores desde el primer día. También, reflexiona sobre el papel de la mujer en la sociedad desde la visión de una empresaria que comenzó su andadura en la década de los 60.

“Mantenemos los mismos valores desde el inicio”

– Este año, Velarte cumple 52 años. Usted ha sido su protagonista indiscutible estando siempre al pie del cañón, incluso en los momentos más difíciles. ¿Qué logros destacaría a lo largo de todos estos años?


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

A nivel de empresa, mantenemos los mismos valores desde el inicio. Tenemos el foco puesto en adecuarnos a lo que nos pedían los consumidores. Al final, ellos son la propia sociedad. Nuestros colaboradores (proveedores y clientes) y nuestros empleados. Sin el apoyo firme de todos ellos, una empresa no dura en el tiempo.

Tenemos proveedores, clientes y consumidores que nos acompañan desde nuestros inicios. Durante toda la vida de la empresa cualquier beneficio se ha destinado siempre a innovar. Jamás se ha tomado como medida para ajustar costes bajar la calidad del producto. Somos los únicos que usamos un tipo de harina, Velarsana (Velarte Sana) desde hace 50 años. Y la vamos desarrollando con las nuevas herramientas de innovación que van apareciendo. Esta harina hace que nuestros panes de pipa, bastoncitos y rosquilletas sean únicos y no se puedan copiar.

Rosquilletas de Velarte

Por otro lado, a la tecnología y a la innovación, hay que darle su punto de “relación humana”, que es vital para la gestión del día a día. Al final también somos personas que dirigimos a personas y fabricamos productos para las personas, que nos piden un propósito. Cuando aún no existían los ODS, nosotros ya creíamos en la producción sostenible, en el empleo decente, en tener un propósito y en colaborar para desarrollar la cultura, el deporte o la igualdad de la mujer.


“Somos los únicos que usamos Velarsana desde hace 50 años. Una harina que vamos mejorando”


Prioridades: empleados y consumidores

– Ha jugado diferentes papeles. Tanto en sus inicios para impulsar la compañía ideando nuevos productos, como ahora, al haber tenido que coger el timón de nuevo debido a la pérdida de su hijo. ¿Qué destacaría de cada uno de ellos?

Siempre hemos sido y seremos una empresa distinta. No queremos ser una empresa grande (facturación), pero sí una gran empresa (cuidado de nuestros grupos de interés). Me he sentido y me siento cómoda, tanto en el trabajo de línea-producción haciendo tareas de elaboración de rosquilletas, como sentada con el Comité de Dirección revisando los datos y controlando el presupuesto de ventas.

Por la forma de ser de nuestra familia, creemos que un buen empresario es quien dedica más tiempo a apoyar y formarse para que su empresa mejore de puertas para adentro. Más que a estar todo el día expuesto externamente a contar sus bonanzas.


“Un buen empresario es quien dedica tiempo a formarse para que su empresa mejore de puertas para adentro”


En todos los puestos históricos que he tenido en la empresa, al igual que mi marido y mis hijos, hemos priorizado conocer a empleados o proveedor como si fueran parte de nuestra propia familia. Al final, hemos conseguido que los propios empleados sientan que cada decisión que tomamos es la mejor para todos. Y más aún , si tienen propuestas de mejora no existen barreras para presentarlas y se pongan en marcha.

Es cierto que ahora, aún estando encima en el día a día junto a mis dos hijas, cedo más la parte de puertas para dentro a ellas y al equipo de dirección. Yo dedico más tiempo a defender que existen empresas distintas que ponen el foco de su negocio en los empleados y en los consumidores. Y, además, lideradas por mujeres.

Mujer y empresaria en los años 60

– En los años 60 ser mujer y empresaria no era lo más habitual. ¿Cómo lo recuerda? ¿Fue difícil?

Sería absurdo decir que la sociedad no ha evolucionado desde entonces. Es cierto que entonces en algunas situaciones encontrabas gente que no entendía como “esta o aquella” gestión no la hacía mi “marido”. Pero, las podría contar con los dedos de una mano. He tenido la suerte de tener un marido, Enrique, que siempre me ha apoyado en todas y cada una de las decisiones que he propuesto. Tanto en el ámbito de la empresa como en el de la familia.

Podría decir que incluso muchas veces mi marido tuvo que defender ante algún amigo suyo el porqué de este trato igualitario conmigo. Cuando no era lo “normal” en épocas anteriores.

Sin duda hoy en día, gracias a que se están empleando muchos recursos en educación y concienciación social, el papel de la mujer y su empoderamiento en la sociedad se están acelerando. Yo no me considero mejor o peor que ningún hombre, sino igual. Esta forma de pensar y de actuar también la llevamos a rajatabla en la empresa en cuestiones como salarios, puestos, desarrollo, selección, etc.


“El papel de la mujer y su empoderamiento en la sociedad se están acelerando”


– En esta misma línea, ¿cree que les ha facilitado el camino a sus hijas?

Mis hijas, desde siempre, han tenido un ambiente familiar que promovía la igualdad de género. E, incluso, han tenido sus experiencias propias como empresarias con su particular éxito. Ahora ambas están volcadas en ayudarme en la gestión del día a día. También, en seguir conservando ese espíritu innovador, igualdad y foco en el cliente que ha promovido la familia desde siempre.

Planes de futuro: digitalización y lanzamiento de productos

– ¿Qué planes tienen para 2021?

Nuestro cambio de estrategia de marca a “Sabe a lo bueno” también viene acompañado de distintas novedades para 2021. En concreto, lanzamientos de productos de varias gamas, focalizados en Natur-Bio. Hay hasta seis nuevos productos previstos. En coordinación con estudios internos y Ainia. Y también la colaboración de Villamayor.

Además, invertiremos en innovar y digitalizar las áreas de Supply Chain y Control de Gestión, en coordinación con Nunsys y Leansis.

Volveremos a involucrarnos con el asociacionismo de la Comunitat Valenciana y con otras instituciones relacionadas con el mundo de la empresa como Fedavoca, AVE, CEV, Ainia, AECA, AVA, EDEM o Ivefa. Elaboraremos y pondremos en marcha un plan estratégico 2021-2024 que contempla la retención del talento que ayuda a la familia a gestionar la empresa en colaboración con Altair y Garrigues. Y, por último, pondremos en marcha un plan de reducción de plásticos 2021-2024. Con un objetivo de hasta -50% de uso, así como un plan para eliminar cualquier tipo de barniz decorativo de las cajas.

Estamos muy ilusionados en seguir dando cobertura a los clientes de los distintos canales y ya estamos trabajando junto a ellos. Especialmente, con aquellos que han sufrido un 2020 terrible (vending, Horeca o mayoristas) en un plan para reactivar las ventas para el próximo periodo 2021-2024. Nos sentimos muy cómodos, tanto con la venta de nuestros productos de marca Velarte como en la aportación de productos de MDD (marca blanca).

Mercedes-Benz-EQS

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.