La provincia oferta 4.000 plazas

Las casas rurales de Castellón tienen “llenos” todos los fines de semana hasta diciembre

La demanda de este tipo de alojamientos mantiene la tendencia alcista de este verano y ya hay listas de espera para pasar la última noche del año

Archivado en: 

Las casas rurales castellonenses tienen una alta demanda ente los valencianos

El turismo rural se ha convertido en un recurso seguro dentro del sector hotelero de Castellón y es que si ya en verano los propietarios de casas rurales tuvieron una alta tasa de ocupación ahora desde la patronal Ashotur confirman que la tendencia se mantiene y que las reservas para todos los fines de semana hasta diciembre aseguran un buen momento.

Esta tendencia consolida a los alojamientos rurales como un baluarte del sector en plena segunda oleada de la pandemia. Y ese alto nivel de ocupación en el interior vaticina una buena campaña navideña. Eso sí, los empresarios del sector, están pendientes de las medidas que adopte la Administración y que podrían restringir aún más la movilidad. De lo que no cabe duda es que los datos que se manejan convierten esta temporada en histórica para un sector que oferta 3.998 plazas de alojamientos 234 más que hace diez años cuando se ofertaron 3.764.

De momento, como apuntan desde la Asociación de Turismo Rural (ATR) integrada en Ashotur, a la ocupación total de los próximos fines de semana se suma el hecho de que se ha confeccionado una lista de espera, con grupos que esperan obtener los descuentos del 70 por ciento del coste del alojamiento con el bono viaje que impulsa  la Generalitat Valenciana entre los residentes en la Comunitat como medida de apoyo al sector.

Cabe indicar que son muchas las familias o grupos de amigos que mantienen la tradición de pasar la noche de fin de año en una casa rural. Esos son quienes han reservado, aunque tanto ellos como los empresarios no saben qué restricciones habrá para ese tipo de reuniones, dependiendo todo de la evolución de la pandemia.

En esta ocasión los cierres perimetrales impuestos por comunidades autónomas limítrofes como Cataluña o Aragón harán que la llegada de clientes desde allí no sea factible, pero en el sector creen que el turismo interno, de la propia Comunitat Valenciana, podrá reemplazarlo. En todo caso, desde ATR-Ashotur apuntan que son muchos los clientes que repiten de un año para otro, lo que da idea de un buen trabajo de fidelización del cliente por parte de los propietarios de alojamientos ruales castellonenses.

Suscríbete a nuestra newsletter