Prevé llegar al millón de clientes en dos años con la nueva tarjeta

BBVA lanza una nueva tarjeta sin numeración y con el CVV dinámico

Aqua es una tarjeta sin numeración (PAN), donde tampoco aparece la fecha de caducidad ni el código CVV con tal de "reforzar la seguridad"

Archivado en: 

Gonzalo Rodriguez, director de Desarrollo de Negocio de BBVA en España, presenta la nueva tarjeta Aqua de BBVA.

BBVA ha presentado hoy su nueva tarjeta Aqua, con la cual espera “revolucionar los métodos de pago”. Así lo ha expresado Gonzalo Rodríguez, director de Desarrollo de Negocio de BBVA en España, quien ha apuntado que desde que la entidad financiera lanzará la primera tarjeta de crédito en España en 1978, han estado “innovando” para “hacer la vida más fácil a los clientes”. Señala que la nueva tarjeta “garantiza la máxima seguridad, le da el control total a los clientes en el pago y ofrece nuevos servicios”.

Entre las principales características de la nueva tarjeta se encuentra la preocupación por la seguridad. Aqua es una tarjeta sin numeración (PAN), donde tampoco aparece la fecha de caducidad, ni el código CVV. De este modo, como ha explicado Rodríguez, se refuerza “la seguridad tanto en su versión digital como en la física, ya que al no disponer de estos datos se previene un posible uso fraudulento de los mismos”. Además, el código CVV, el que aparece en el reverso de la tarjeta, es dinámico y “se genera uno nuevo automáticamente cada cinco minutos”.

Cada vez que el cliente quiera realizar una compra deberá acceder a la ‘app’ (Android e iPhone) y consultar el número de la tarjeta, el CVV y la fecha de caducidad. Esta funcionalidad está basada en tecnología de ‘cloud’ y en algoritmos criptográficos avanzados para asegurar la inviolabilidad del código generado para el usuario final. A estos mecanismos de seguridad se suma la opción de “encender o apagar” la tarjeta cuando el usuario quiera.

La tarjeta se emitirá en plástico reciclado y el cliente podrá elegir entre la versión física o tan solo la versión digital. Como ha expuesto Rodríguez, la tarjeta se orienta a usuarios particulares “que hagan compras a menudo de manera online y se preocupen por la seguridad de sus cuentas”. Será gratuita para aquellos clientes que cumplan los requisitos de vinculación al BBVA y para el resto tendrá un coste de 35 euros la de débito y de 43 euros la de crédito. El banco espera llegar al millón de clientes en dos años que utilicen su nueva tarjeta Aqua.

Nueva experiencia digital

“Esta iniciativa va más allá del lanzamiento de una tarjeta. Es una nueva experiencia para nuestros clientes. Cuando accedan a la ‘app’, encontrarán en primer lugar aquellos servicios más utilizados para facilitarle las gestiones, tendrán un mayor control de sus gastos, podrán elegir la modalidad de pago que deseen y contar con mayor seguridad en sus compras online, ya que el número y el CVV no aparecen en las tarjetas”, explica Rodríguez.

Para desarrollar este nuevo proyecto, BBVA ha llevado a cabo un estudio basado en entrevistas con 1.000 clientes en España -realizadas durante el pasado mes de diciembre- sobre el uso de las tarjetas y de la banca digital. La conclusión es que la seguridad, la planificación y el control de gastos y productos, así como la posibilidad de poder realizar un gran número de operaciones a través del móvil, son los atributos más valorados.

BBVA se ha volcado en ofrecer un producto que cumple con todas las demandas de los clientes, ya que refuerza la seguridad, ofrece la posibilidad de elegir el modo de pago que mejor se adapta a las necesidades del cliente y puede controlar todos los movimientos y gastos a través de la app”, indica el director de Desarrollo de Negocio de BBVA. A su vez, la tarjeta permite el pago con el móvil en comercios físicos aumentando las posibilidades de operar con este nuevo producto.

Además, la experiencia se completa con los últimos servicios que BBVA ha incorporado a la aplicación recientemente, como la retirada de efectivo sin contacto en los cajeros o una visión global de los comercios electrónicos o plataformas donde los clientes hayan registrado sus tarjetas bancarias. Esta nueva funcionalidad permite a los clientes tener un mayor control de los instrumentos de pago que se almacenan en la red al poder conocer en todo momento en qué plataformas digitales se han introducido.

Proyecto global

“Pero se trata de un proyecto global, ya que con la tarjeta Aqua el objetivo es cambiar la experiencia de los clientes en el mundo de los medios de pago”, destaca Gonzalo Rodríguez.

Actualmente, BBVA ya ha desplegado esta iniciativa en México y Turquía. Recientemente, el banco lanzó toda la experiencia de pago unificado en el móvil en México y a lo largo del próximo año los clientes de este país dispondrán de tarjetas con material reciclado sin PAN ni CVV. Los clientes en Turquía ya disponen de una tarjeta sin PAN ni CVV y próximamente se implantará el CVV dinámico. El objetivo es llevar esta misma experiencia también a otros países como Perú o Colombia.

La tarjeta estará disponible a finales del mes de octubre. Aqua es compatible con todos los sistemas de pago móvil que ofrece BBVA, además del propio sistema del banco, Apple Pay (iOS), Samsung Pay o Google Pay (Android).

Suscríbete a nuestra newsletter