Acuerdo sobre indicaciones geográficas entre la UE y China

Dpto. de IP en Alicante
Garrigues
Logo firma
Archivado en: 

El Consejo de la Unión Europea autorizó, el pasado 20 de julio, la firma del Acuerdo entre la Unión Europea (UE) y China para fomentar la cooperación y garantizar la protección en materia de indicaciones geográficas de productos originarios de los respectivos territorios.

Está previsto que el Acuerdo bilateral entre en vigor antes del fin de 2020, una vez haya superado el trámite correspondiente ante el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros de la UE.

Las indicaciones geográficas son signos distintivos que permiten identificar un producto con unas cualidades particulares, como originario de un determinado lugar. Basándose fundamentalmente en la procedencia geográfica, los consumidores pueden asociar un producto concreto con una calidad, característica o reputación determinadas.

Por el momento, el acuerdo aplica a productos agrícolas, productos alimentarios, vinos y bebidas espirituosas, si bien recoge la voluntad expresa de las partes de ampliar el alcance de las indicaciones geográficas amparadas a otras clases de productos y, en particular, a la artesanía.

Este acuerdo histórico contempla la protección inicial de un centenar de indicaciones geográficas en cada uno de los territorios. De entre las europeas incluidas, 12 son españolas: Rioja, Queso Manchego, Brandy de Jerez, Cataluña, Cava, La Mancha, Valdepeñas, Jerez–Xérès–Sherry, Navarra, Valencia, Sierra Mágina y Priego de Córdoba.

Se prevé asimismo la ampliación del ámbito de aplicación para que, en un margen de cuatro años, la protección se extienda a 175 nombres de indicaciones geográficas adicionales por cada una de las partes, de entre las cuales 36 son españolas.


El acuerdo protege ante imitaciones y frente a la usurpación de estas indicaciones españolas protegidas en China y viceversa

Tanto las indicaciones geográficas como las marcas son signos utilizados para distinguir bienes o servicios en el mercado. Se trata de signos que ofrecen información sobre el origen y características de un bien o servicio. Así, mientras las marcas informan sobre un origen empresarial determinado, las indicaciones geográficas transmiten información sobre su procedencia.

Los consumidores identifican marcas de productos con una cierta reputación y calidad por la vinculación cualitativa con su origen, aspecto que resulta cada vez de mayor interés a la hora de seleccionar un determinado producto.

Las indicaciones geográficas han demostrado ser un instrumento de diferenciación particularmente eficaz en las estrategias de comercialización, al otorgar un valor añadido a los productos a través de un signo distintivo de calidad.

La protección de las indicaciones de origen faculta a su titular a impedir el registro y/o uso de marcas que puedan suponer un riesgo de confusión para los consumidores respecto al verdadero origen de los productos, así como en relación con las condiciones de producción y elaboración que determinan las indicaciones geográficas de los productos para poder utilizar su nombre en la comercialización.
El acuerdo prevé igualmente la convivencia de marcas e indicaciones geográficas cuando la solicitud de marca hubiera sido presentada de buena fe y con anterioridad a la protección de la indicación geográfica en cuestión.

Según ha declarado el Consejo de la UE, este acuerdo otorga una “protección importante” de los derechos de propiedad intelectual de los productos, evitando la traducción, transcripción o transliteración de los nombres, así como el uso de las indicaciones geográficas protegidas acompañadas de expresiones como “tipo”, “estilo” o “imitación”, con la confusión y aprovechamiento que de ello se deriva.
El acuerdo suscrito proporciona así las herramientas para garantizar la protección contra imitaciones y frente a la usurpación de estas indicaciones españolas protegidas en China, y viceversa.

China es el segundo destino de las exportaciones de productos protegidos con la etiqueta de indicación geográfica de la UE, y se espera que la firma de este acuerdo impulse la demanda y el reconocimiento de productos de calidad por ambas partes.

Suscríbete a nuestra newsletter