Soler: “El PIB certifica crecimiento estable desde 2016 -aun con riesgo de divergencia-“

Soler valora que desde 2016 el crecimiento medio anual de la Comunitat, tanto en la producción como en empleo, es del 2,5%, un porcentaje superior a la media nacional, pero advierte una caída del 11,9 % del PIB y del 4% del empleo en 2020

Archivado en: 

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha afirmado que el dato del PIB de 2019 hecho público este lunes “certifica la consolidación del crecimiento estable” de la Comunitat Valenciana desde 2016.

Ha destacado que, a pesar de estar infrafinanciada, la Comunitat Valenciana fue la tercera autonomía que más creció en 2019, solo por detrás de Navarra y Madrid, al registrar un aumento del PIB un 2,3 %, tres décimas por encima de la media española, y lo ha atribuido a la fortaleza de su economía, a la diversificación de su tejido productivo y a la capacidad de los emprendedores.

Soler ha afirmado que la recuperación dependerá de la capacidad de la economía valenciana de diseñar proyectos estratégicos para la transformación digital, ecológica y social pero, ante todo, de disponer de los recursos para llevarlos a cabo.

Ha señalado que, si se analiza el comportamiento de la Comunitat Valenciana por sectores, destaca el fuerte crecimiento experimentado en los servicios de mercado (3,2 %) y de forma más intensa en las actividades profesionales, científicas y técnicas.

En este sentido, ha indicado que el Consell viene impulsando la transformación del modelo económico valenciano hacia uno basado en la innovación y en una mayor competitividad, teniendo siempre como objetivo un crecimiento sostenible a medio y largo plazo en términos medioambientales, que impulse de forma decidida la creación de empleo.

El conseller ha valorado, asimismo, que los datos publicados por el INE certifican que “en términos de empleo, la Comunitat Valenciana ha sido, tras Madrid, la comunidad autónoma donde más ha crecido” la ocupación (+2,5 %), con 49.500 nuevos puestos de trabajo en el último año.

“El comportamiento en 2019 consolida el crecimiento económico estable de la Comunitat Valenciana, ya que desde 2016 el crecimiento medio anual, tanto en la producción como en empleo, es del 2,5 %, un porcentaje superior a la media nacional”, ha explicado. y ha añadido que, desde 2016, se han generado anualmente 87.600 nuevos puestos de trabajo, lo que supone un total de 263.000 empleos.

Ha reseñado que el mismo informe del INE pone en evidencia que la Comunitat Valenciana sigue presentando una renta per cápita y una productividad por ocupado inferior a la media nacional, una “asignatura pendiente” que , solo puede resolverse con “políticas de desarrollo económico, con ayudas a la I+D, a la digitalización, a la internacionalización o la mejora de infraestructuras que son relevantes para la convergencia autonómica”.

Sin embargo, ha lamentado, “la infrafinanciación hace que tras cubrir los gastos vinculados a los servicios fundamentales (sanidad, educación y protección social), apenas queden recursos para políticas de apoyo empresarial en procesos de digitalización, eficiencia energética, etc”.

“Desgraciadamente, los efectos económicos de la COVID-19 van a tener un fuerte e intenso impacto en la economía valenciana, ya que las últimas previsiones señalan que la Comunitat Valenciana será una de las regiones con mayor caída del PIB (-11,9 %) y del empleo (-4 %) en 2020”, ha manifestado Soler.

Por este motivo, ha opinado que la distribución de la financiación europea entre comunidades autónomas tendrá que considerar el mayor efecto económico de la COVID en las regiones españolas, entre ellas, la valenciana, ya que de lo contrario, “existe un serio riesgo de divergencia regional en España”. 

Suscríbete a nuestra newsletter