Informe del medio rural

Economía social y cooperativa para paliar problemas de empleo en 171 municipios

El CES propone reforzar la colaboración público-privada, reforzar la movilidad y el acceso a servicios públicos y una fiscalidad diferenciada

Vista de Castell de Cabres | Vicenç Ortega

Una política integral de fomento de iniciativas empresariales y, específicamente, de la economía social y cooperativa es una de las recomendaciones del Comité Económico y Social de la Comunitat Valenciana (CES) para paliar la escasa generación de empleo en los 171 municipios en riesgo de despoblación en la Comunitat Valenciana.

La entidad, en su Informe sobre el medio rural, advierte que el medio rural de la Comunitat tiende a perder población, especialmente joven, y no consigue atraer nuevos residentes. Además, al tratarse de zonas alejadas de grandes centros de población y en ocasiones mal comunicadas, es más difícil dotarlas de servicios públicos y privados. También es un ámbito muy afectado por los cambios de coyuntura económica.

Asimismo, se ve muy afectado por problemas como el cambio climático y el uso excesivo de los recursos naturales. Sin embargo, también puede ofrecer más vías para protegerlos, por lo que desde el CES creen necesario potenciar una transición hacia una bioeconomía o una economía hipocarbónica. “El medio rural es un ámbito sensible a los problemas pero, a la vez, ofrece soluciones sostenibles y estratégicas, a los problemas de coyuntura económica, social y medioambiental”, aseguran.

En cuanto al mercado de trabajo, el empleo en el medio rural se caracteriza por una escasa cualificación –debido a la menor demanda y oferta de empleo del alta cualificación-, por una reducida profesionalización de los trabajadores agrícolas, el predominio del personal a tiempo parcial, y una mano de obra escasamente asentada en el territorio a causa de la temporalidad de los trabajos.


CES: “Es un ámbito sensible a los problemas pero ofrece soluciones sostenibles y estratégicas, a los problemas de coyuntura económica, social y medioambiental”

“Presentan unas características entroncadas con la fragilidad, son más propicios a la reproducción de relaciones laborales informales, con menos empleos cualificados y con contratos eventuales, al tratarse de relaciones configuradas a partir de la escasez de trabajo y la dependencia de las personas empleadoras locales. A ello se suma, unas posibilidades de autoempleo limitadas”, explican.

En concreto, en los 171 municipios valencianos, la población ocupada en el medio rural relacionada con actividades del sector agrario y ganadero trabaja generalmente en explotaciones de pequeño tamaño, con poca penetración de las nuevas tecnologías y “con especial dificultad de atracción de nuevas inversiones con rentabilidad limitada del sector primario”. De hecho, su peso en afiliación a la Seguridad Social, en los municipios en riesgo de despoblación es del 16,38 %, casi trece puntos sobre el porcentaje del total de municipios de la autonomía.

El déficit de infraestructuras de transporte y la escasez de equipamientos básicos es otro de los hándicaps del medio rural. Con el trazado de la red principal de carreteras y de ferrocarril en la Comunitat, quedan sin servicio ferroviario los municipios del interior de la provincia de Castellón y, en menor medida, los de Valencia. De hecho, el 81 % de los municipios en riesgo de despoblación presentan una accesibilidad reducida o muy reducida y más del 60 % tienen niveles bajos o muy bajos de equipamiento público, frente al 28,8 % del conjunto de los municipios valencianos.

informe-medio-rural

Informe de medio rural del CES

En la misma línea, en numerosos municipios en riesgo de despoblación, existen numerosas dificultades para acceder a servicios públicos de calidad. “El mantenimiento y, en su caso, la recuperación de los servicios públicos es uno de los principales retos de los municipios más desfavorecidos, pues no disponer de estos servicios supone un obstáculo para su desarrollo e impide fijar población en estos núcleos, lo que genera una situación cada vez más preocupante”, subraya el informe. Según datos de Argos, los 171 municipios valencianos presentan una red de servicios públicos de 129 centros educativos, 212 centros de atención sanitaria  y 113 centros de bienestar social.

En el medio rural también se aprecia un déficit en el acceso a las infraestructuras de telecomunicaciones, que da lugar a la brecha digital respecto a las áreas urbanas, que a menudo es triple por la falta de conocimientos digitales. De hecho, una de las principales limitaciones al desarrollo de cualquier actividad en dicho ámbito es la falta de acceso a Internet. Según una encuesta publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), existe un 91,4 % de hogares en España con conexión a Internet. Sin embargo, la cifra de hogares con este acceso decrece en los municipios con menos de 10.000 habitantes, en los que el porcentaje es del 86,8 %.


El medio rural tiene dificultades para acceder a servicios públicos de calidad y las telecomunicaciones son limitadas

Ante esta situación, desde el CES realizan distintas propuestas, como el refuerzo de la cooperación público-privada para maximizar la movilización de los recursos territoriales; la adaptación de procesos administrativos y marcos legales a la realidad del medio rural; el fomento de iniciativas empresariales; o mecanismos de flexibilidad para dar respuesta ágil a las necesidades en materia de vivienda y suelo empresarial.

En la misma línea, proponen la mejora de la legislación en materia de protección medioambiental y protección territorial; el establecimiento de una fiscalidad diferenciada para atraer y consolidar empresas y particulares en los territorios en riesgo de despoblación; una mejor movilidad y conectividad para la equidad en el acceso a los servicios públicos y la atracción del talento joven, y especialmente el femenino, al medio rural pasando por la profesionalización.

Municipios en riesgo de despoblación

En concreto, los 171 municipios en riesgo de despoblación son, de Castellón: Castellfort, Cinctorres, Forcall , Herbés, la Mata, Morella, Olocau del Rey, Palanque, Portell de Morella, Vallibona, Villores, Zorita del Maestrazgo, Albocàsser, Ares del Maestrat, Benassal, Catí, Culla , Tírig, la Torre d’En Besora, Vilafranca, Vilar de Canes, Canet lo Roig, Castell de Cabres, Cervera del Maestre, Xert, la Jana, la Pobla de Benifassà, Rossell, la Salzadella, San Rafael del Río, Traiguera, Atzeneta del Maestrat, Benafigos, Xodos, Llucena, les Useres, Vistabella del Maestrat, les Coves de Vinromà, la Serratella, Sierra Engarcerán, la Torre d’en Doménec o Vilanova d’Alcolea.

En la misma provincia, también están Aín, Alcudia de Veo, Suera, Algimia de Almonacid, Almedíjar, Azuébar, Bejís, Castellnovo, Caudiel, Chóvar, Gaibiel, Geldo, Higueras, Jérica, Matet, Pavías, Pina de Montalgrao, Sacañet, Sot de Ferrer, Teresa, Torás, el Toro, Vall de Almonacid, Arañuel, Argelita, Ayódar, Castillo de Villamalefa, Cirat, Cortes de Arenoso, Espadilla, Fanzara, Fuente la Reina, Fuentes de Ayódar, Ludiente, Montán, Puebla de Arenoso, Toga, Torralba del Pinar, Torrechiva, Vallat, Villahermosa del Río, Villamalur, Villanueva de Viver y Zucaina.

De la provincia de Valencia son Ademuz, Casas Altas, Casas Bajas, Castielfabib, Puebla de San Miguel, Torrebaja, Vallanca, Alcublas, Alpuente, Aras de los Olmos, Bugarra, Calles, Chelva, Chulilla, Gestalgar, Higueruelas, Titaguas, Tuéjar, la Yesa, Gátova, Camporrobles, Caudete de las Fuentes, Chera, Fuenterrobles, Sinarcas, Venta del Moro, Villargordo del Cabriel, Dos Aguas, Cortes de Pallás, Jalance, Jarafuel, Teresa de Cofrentes, Zarra, Antella, l’Ènova, Sellent, Sumacàrcer, Llaurí, Bicorp, Millares, Quesa, Estubeny, Torrella, Aielo de Rugat, Bellús, Beniatjar, Bufali, Carrícola, Otos, Pinet, Rugat, Sempere, Terrateig, Almiserà, Barx y Llocnou de Sant Jeroni.

Asimismo, de la provincia de Alicante: Alcoleja, Almudaina, Balones, Benasau, Beniarrés, Benilloba, Benillup, Benimassot, Quatretondeta, Facheca, Famorca, l’Orxa, Planes, Tollos, Benifallim, Alto Penàguila, Alcalalí, Castell de Castells, la Vall d’Alcalà, la Vall d’Ebo, Vall de Gallinera, la Vall de Laguar, Beniardá, Benifato, Confrides, Relleu, Sella, Tàrbena y la Torre de les Maçanes.

Suscríbete a nuestra newsletter