Cristina Alemany, directora general de Afín SGR

“Afín SGR está aprobando casi el 60% de las operaciones, más de 22M en 260 solicitudes”

La media de avales aprobados ronda los 80.000 euros, lo que evidencia que la mayoría de las operaciones procede de microempresas y autónomos

Imagen de archivo de Cristina Alemany, directora general de Afín SGR

Desde el primer día, Afín SGR, Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunitat Valenciana ha buscado dar la mejor respuesta a las necesidades actuales de autónomos y pequeñas y medianas empresas afectadas por la pandemia. De este modo, no solo está procurando atender las necesidades de inversión (compra o reforma de nave o local comercial, traspaso de negocio, adquisición de concesiones administrativas e inversión en activos productivos, entre otros), si no, también de circulante, provocadas por falta de liquidez o desfases de tesorería de esta crisis social y sanitaria.

Desde Economía 3 hablamos con su directora general, Cristina Alemany, que nos explica cómo están sobrellevando este incremento de la demanda:

  Afín SGR ha ajustado de manera excepcional las condiciones para la concesión de vuestro aval a las pymes y autónomos, ¿en qué sentido?

– Afín SGR era consciente de que debía rebajar las condiciones para la concesión de su aval atendiendo las complicadas circunstancias que viven empresas y autónomos. Por eso, en primer lugar, ampliamos el perfil del beneficiario y decidimos estudiar el riesgo de la operación atendiendo la posición del interesado -pyme, microempresa o autónomo- justo antes del decreto de Estado de Alarma.

Asimismo, conscientes de las incertidumbres que existen para situar la vuelta a la normalidad, Afín SGR decidió avalar el circulante que necesitaría la empresa en los 6 meses posteriores a la declaración del Estado de Alarma. Esto incluye los gastos de alquiler de locales, los gastos comerciales, de consumibles, de personal o de servicios externos, por ejemplo. Además, para las línea de circulante hemos incluido un año de carencia y eliminado la exigencia de garantía real que existía para determinados perfiles de riesgo.

Se multiplica por 6,5 veces la demanda

– Desde que se promulgó el Estado de Alarma podría concretarnos cómo ha aumentado el número de solicitudes de aval, tomando como comparación el mismo periodo del mes o del año anterior…

– Los datos hablan por sí solos. La demanda se ha multiplicado por 6,5 veces respecto a las cifras del ejercicio anterior. Al poco de declararse el Estado de Alarma creamos canales de urgencia y protocolos para agilizar el estudio y tramitación de operaciones, incluso reforzamos el equipo. Con todo, hemos conseguido aprobar operaciones a un ritmo excepcional.

– Y en concreto de estas demandas, ¿cuántas operaciones se han formalizado o cuántas empresas se han beneficiado?

– De media, de las solicitudes prefactibles, es decir, las que cumplen con unos requisitos mínimos -acordes con el criterio del Banco de España- para ser atendidas, Afín SGR está aprobando alrededor del 60% de las operaciones. Si el 30 de abril habíamos superado los 12,5 millones de euros en resoluciones favorables, el 20 de mayo alcanzamos los 22 millones de euros. En total, más de 230 operaciones.

– Podría decirme por sectores, ¿cuáles están siendo los más beneficiados por el momento?

-Hay mucha heterogeneidad. La demanda está muy diversificada, es fiel reflejo de nuestro tejido empresarial. El dato más revelador está en la media de avales aprobados, que ronda los 80.000 euros, lo que evidencia que la mayoría de las operaciones procede de microempresas y autónomos.

– ¿Es la banca el principal catalizador de operaciones o debido al impulso de líneas del IVF se han recortado posiciones?

– El ejercicio anterior la banca se configuró como nuestro principal proveedor de operaciones, llegando a representar cerca del 40%. Sin embargo, este año quizá esa cifra se reconfigure dado el repunte de solicitudes atraídas por las alternativas que ofrece el sector público, especialmente el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). Habrá que verlo al final del año.

En cualquier caso, nuestra estrategia de negocio se asienta en el desarrollo de cuatro grandes canales comerciales, para no tener dependencia exclusiva de ninguno: nuestros canales propios, especialmente los del entorno digital (web, perfiles sociales, campañas, etc.), las entidades de crédito, los despachos profesionales y asesores financieros y, por último, el canal de financiación público, entre los que destaca el IVF.

Intermediarios independientes

– ¿Qué ventajas o aspectos favorables puede destacar tanto a la hora de trabajar con las entidades financieras como con el IVF?

– La financiación privada y pública son complementarias y cada una se ha desarrollado tratando de adaptarse lo mejor posible a las múltiples situaciones que puede presentar una empresa o autónomo. Afortunadamente, el mercado es rico en alternativas y surgen nuevas vías para financiarse, como por ejemplo, el crowdlending, modalidad con la que también estamos trabajando. Por eso creo que la respuesta a tu pregunta será distinta dependiendo de las circunstancias del destinatario de la financiación.

Es el cliente el que escoge con qué entidad, pública o privada, prefiere trabajar según su necesidad. A veces elige, entre las distintas alternativas que ofrece el mercado, valorando el coste, otras el plazo o las condiciones. Para nosotros, como intermediarios, lo importante es identificar qué es lo que más le puede convenir al que busca financiación. Y en eso, más allá de la concesión del aval, también ayudamos y mucho, porque somos independientes.

Suscríbete a nuestra newsletter