Crisis coronavirus

UV aumenta el peso de evaluación continua y espera cumplir las horas de prácticas

El profesorado estudiará cómo abordar la evaluación y aseguran que pondrán herramientas para que tenga garantías

UV aumenta el peso de evaluación continua y espera cumplir las horas de prácticas

Facultat d'Economia UV

La Universitat de València (UV) incrementará el peso de la evaluación continua y estudiarán cómo diseñar pruebas de evaluación que “garanticen la justicia a la hora de plantearlas y de responderlas”. Además, se marcan el objetivo de cumplir todas las horas de las prácticas en empresa, que consideran una importante actividad formativa, con el 30 de septiembre como fecha límite, aunque asumen que “esto puede no ser posible”.

Así lo expresa Manoli Pardo, vicedecana de Comunicación y Relaciones con la Empresa de la Facultad de Economía, que comenta que la UV estudió si era posible retomar la presencialidad en la docencia, pero finalmente acordaron “reducir la incertidumbre” confirmando las clases no presenciales. “Nos ha estimulado el alto grado de compromiso de nuestro profesorado. El día de San José había 180 personas conectadas a un seminario online sobre videoconferencias. Ayer, el seminario sobre formas de evaluación online se llenó con los 250 usuarios que permitía la plataforma, quedándose compañeros sin poder acceder y pidiendo acceso a la grabación de la sesión”, detalla.

“Todo el mundo se está volcando. Teniendo en cuenta que somos una universidad presencial que se ha visto abocada a esta situación, la respuesta del profesorado, del personal técnico y de administración y también la del estudiantado está siendo modélica y en un tiempo récord”, valora.


Pardo: “Las circunstancias de cada uno son distintas, no es razonable pedir homogeneidad”

En esta situación, el profesorado ha ajustado su metodología a unas circunstancias distintas, que “van desde las propias de la asignatura, del grupo y de circunstancias personales”. “No es razonable pedir homogeneidad”, admite, al tiempo que detalla que la mayoría de clases de la Facultad de Economía se imparten por videoconferencia.

“En todas, el profesorado ha aportado material adicional, como presentaciones locutadas, vídeos, ejercicios o lecturas, para seguir con la docencia y permitir que continúe el proceso de enseñanza-aprendizaje. Conforme avanzan los días, también estamos cada vez más seguros con la nueva situación y, como todo, va mejorando, con mayor y mejor uso de la tecnología, más acertadas reflexiones sobre la mejor forma de desarrollar las competencias”, resalta.

Manoli-pardo

Manoli Pardo, vicedecana de Comunicación y Relaciones con la Empresa de la Facultad de Economía de la UV

En cuanto a las prácticas en empresas, precisa que el objetivo es intentar cumplir todas las horas hasta el 30 de septiembre, pero señala que “esto puede no ser posible”. En esta situación, el 35 % del alumnado continua con las prácticas de manera telemática; los que no pueden hacerlo pero han cubierto al menos la mitad del período de prácticas, “puede considerarse si procede algún tipo de actividad complementaria y realizar la evaluación de las mismas”.

“Si no han llegado a la mitad, se les está ofreciendo, en función de la probabilidad de que pueda completarlas hasta el final de curso, actividades complementarias que estén vinculadas a las competencias asociadas a las prácticas”, puntualiza Pardo.


El 35 % del alumnado continúa las prácticas telemáticamente; los que han hecho la mitad las complementarán y, los que no, tendrán actividades vinculadas

Otro aspecto que deberá variar serán los exámenes, que también serán no presenciales. “De nuevo, tenemos muchas circunstancias diferentes; básicamente, la instrucción es que el profesorado de cada asignatura va a reflexionar acerca de cómo abordar la evaluación de las competencias de manera distinta y que esto se aprobará en cada Comisión Académica de Título y posteriormente en el Consell de Govern de la Universidad”, explica.

“Por un lado, se pretende incrementar el peso de la evaluación continua y, por otro, ver cómo diseñar pruebas de evaluación que garanticen la justicia a la hora de plantearlas y de responderlas. Es un gran reto, en el que estamos muy respaldados por los servicios centrales de las universidades, que están analizando diversas herramientas tecnológicas que permitan la evaluación con garantías”, asegura.


Pardo: “Se están analizando las mejores tecnologías para bloquear actuaciones fuera de la ética; encontraremos una solución satisfactoria”

En este contexto, admite que parece “más fácil” que el alumnado pueda copiar en este tipo de exámenes, pero garantiza que “hay mecanismos para evitarlo”. “Se están analizando las mejores tecnologías que permitan bloquear actuaciones fuera de la ética y estamos convencidos de que encontraremos una solución satisfactoria”, subraya.

Por último, respecto a los Trabajos de Final de Grado y de Máster (TFG y TFM), cree que son “de los temas menos difíciles de abordar”. Así, detalla que la tutorización de los trabajos se está llevando a cabo a distancia, por videollamada y con la utilización de software que permite introducir comentarios o propuestas de cambios.

“Una vez depositado el trabajo, la lectura se puede llevar a cabo también mediante videoconferencia. De hecho, debido al alto número de estudiantes internacionales matriculados en los programas de postgrado, ya se defienden tesis online, gracias a lo que contamos con experiencia previa que se puede extrapolar a la evaluación de TFGs y TFMs”, sostiene Pardo.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter