Junta General Accionistas

Bankia renuncia a distribuir un dividendo extraordinario hasta los 2.500 millones

El objetivo de retribuir con 2.500 millones de euros a los accionistas durante el trienio 2018-2020 va ser revisado y queda condicionado al efecto que tenga esta crisis

Por décimo año consecutivo se ha celebrado en València la Junta General de Accionistas de Bankia, a la que han concurrido en una cita marcada por la pandemia de la COVID-19, 348 accionistas presentes telemáticamente (que suponen el 63,28% del capital social de la entidad) y han estado representados otros 1.378 (que suponen el 18,617%), por tanto la junta ha alcanzado el quorum suficiente de 1.726 accionistas que representan el 81,897% del capital para aprobar los acuerdos alcanzados.

Tras mostrar su solidaridad con los afectados por la crisis, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri ha hecho referencia al factor “que más ha influido y va a influir en nuestra actividad: la persistencia de una situación de tipos de interés negativos. Vamos a tener tipos de interés negativos durante un largo periodo de tiempo”, ha reconocido.

Haciendo referencia al pasado ejercicio, entiende Goirigolzarri que ” 2019 ha sido el mejor año de actividad comercial de nuestro banco”.

Y esta actividad comercial se ha puesto de manifiesto, según las explicaciones del presidente, en el crecimiento de los saldos de inversión, tanto en el crédito al consumo como en el crédito a empresas (+10%, lo que ha provocado que, por primera vez en los últimos años,  la entidad haya sido capaz de incrementar su libro de crédito no dudoso, cercano a los 300 millones de euros).

Así, el resultado “Core”, que tiene en cuenta los ingresos generados menos los costes generales, ha aumentado un 3,5% hasta los 1.287 millones de euros.

“En el año 2019 tomamos la decisión de acelerar la reducción de activos no productivos de nuestro balance, lo que lógicamente, ha tenido un sobrecoste en términos de provisiones”, ha reconocido también.

Pero ello ha permitido a Bankia conseguir el 94% del objetivo de reducción de NPAs que tenía en su plan estratégico para finales del año 2020 y situar el ratio de NPAs netos en el 3,3%.

Por lo tanto, a pesar del crecimiento del “Resultado Core” en el año, el menor ROF generado y las mayores provisiones, situaron el beneficio de la entidad en 2019  en 756 millones de euros antes de impuestos, un 17,9% menos, y un beneficio atribuible de 541 millones de euros.

Mantener la mayor ventaja competitiva

Por lo que respecta a la solvencia, Goirigolzarri marca la prioridad: “seguimos mejorando nuestra posición de capital, hasta alcanzar un ratio de capital fully loaded superior al 13% (cerró 2019 en el 13,02%), lo que significa que contamos con cerca de 3.000 millones de euros de capital por encima de los requerimientos regulatorios. Esto nos permite mantener el liderazgo dentro de la gran banca española”.

Y de ahí, la aprobación este viernes del pago de un dividendo con cargo a los beneficios de 2019 de 355 millones de euros. Lo que supone 11,576 céntimos por acción, que es una cantidad idéntica a la del año anterior. El reparto que corresponde se hará efectivo a partir del 15 de abril.

Bankia revisa su política de dividendo

Si bien, cree el consejo de Bankia “que debemos ser muy prudentes en nuestra política de dividendos, dado el impacto potencial de la crisis derivada de la coronavirus”.

Cuando el banco se fijó como objetivo el reparto a sus accionistas 2.500 millones de euros en los tres ejercicios de vigencia del plan, las condiciones “eran muy distintas a las actuales”: “este objetivo, dado el entorno actual, es evidente que tiene que ser revisado y queda condicionado al efecto que pueda tener esta crisis. En este sentido, el Consejo ha decidido renunciar a cualquier distribución de carácter extraordinario en el presente ejercicio, 2020”.

“Es más, pensamos que cara al año 2020 nuestra política debe ser de máxima prudencia a la hora de fijar el dividendo. Dado que nosotros no tenemos una política de reparto de dividendos a cuenta, contamos con todo el año para analizar el impacto real de esta crisis, antes de definir el dividendo final del ejercicio 2020”.

Reiterando Goirigolzarri que “nos conduciremos con criterios de extrema prudencia”.

Y es que entiende el presidente que uno de los puntos fuertes de Bankia es su alto nivel de solvencia, “y mantener esa ventaja es prioritario para este consejo”.“El capital es el mejor seguro ante cualquier tipo de imprevisto, y es lo que permite a las entidades financieras desarrollar su operativa de una forma segura”.

Y ello es así porque opina que “es la mejor forma de anticiparnos a un entorno incierto, y porque, además, es la mejor manera de tener un gran músculo financiero para ayudar y financiar a nuestra economía, a las empresas y a las familias españolas”.

Respondiendo a la crisis: moratorias y líneas de crédito

En este sentido, y de cara a las medidas extraordinarias adoptadas por la entidad, Goirigolzarri ha compartido que tanto en hipotecas como en consumo están ofreciendo a los clientes que lo necesiten moratorias de capital de 6 meses.

Y también en el mundo de empresas. En este caso, en colaboración con la Administración, están adaptando las condiciones de pago y las líneas de financiación.

“En este sentido, para los clientes empresariales que lo necesiten, se hará un aplazamiento de 3 meses de las líneas de circulante”, ha señalado.

De la misma forma, se pondrá a disposición de clientes con necesidades de liquidez inmediata una cuenta de crédito puente hasta que las nuevas líneas con aval del ICO estén operativas.

Y avanza que está adaptando sus procesos para ofrecer a sus clientes nueva financiación y renovaciones de operaciones bajo el marco de los 20.000 millones de líneas de avales que el Gobierno ha anunciado y que se canalizarán a través del ICO.

Asimismo, también se ha comprometido a flexibilizar el cobro de comisiones a aquellos que tienen con Bankia sus ingresos domiciliados y que se están viendo afectados por la crisis.

Y desde el punto de vista del servicio, se seguirá manteniendo la atención presencial en sus oficinas para aquellos que no estén tan familiarizados con los medios digitales.

La intervención en la Junta por parte de los sindicatos se ha derivado en la posibilidad de cerrar un número importante de oficinas para concentrar la actividad “por prudencia sanitaria” mientras dure esta crisis de la coronavirus. En este sentido el presidente de la entidad ha concretado que hoy están “teletrabajando más del 95% de nuestros servicios centrales y más del 50% de las personas de las oficinas”, pero que entienden que se debe prestar el servicio presencial en un momento de máxima necesidad.

Con respecto a otras respuestas institucionales a esta crisis, el presidente de Bankia, también ha señalado que “todavía tenemos lagunas de respuestas, especialmente en Europa, donde hay falta de contundencia, armonización y solidaridad de la política fiscal”, aunque “sí estamos reaccionando mejor y más rápido”, que en la anterior crisis.

Acuerdos adoptados

Asimismo se ha aprobado nombrar a  Nuria Oliver Ramírez como consejera de la sociedad, con la categoría de consejera independiente. De este modo, el Consejo de Administración queda integrado por 13 consejeros, de los cuales 9 son independientes.

Con respecto al Plan de Diversidad de Bankia, Goirigolzarri ha detallado que de los 267 nombramientos de puestos directivos realizado en 2019, el 50% correspondieron a mujere, “con el objetivo de tener un 40% de mujeres en puestos directivos”, ha defendido.

Suscríbete a nuestra newsletter