Con el análisis de las gestoras Schroders y Oddo BHF

Las claves BCE cuando Italia está cerca de perder su calificación de grado de inversión

La crisis actual demuestra que la eurozona carece de un presupuesto común ante un shock común, de ahí las nuevas respuestas que se plantean, los "coronabonos"

La presidenta del BCE, Christine Lagarde | Imagen EFE-EPA-Armando Babani

La noche del pasado miércoles (18 marzo) marcó un punto de inflexión en la política del Banco Central Europeo (BCE). Y es que la decepcionante reacción de los mercados tras su anterior reunión (12 marzo) hacía prever que se necesitaba más que artillería pesada.

A lo largo de este artículo analizamos con expertos de las gestoras Schroders y Oddo BHF las claves decisivas de esta semana.

En su reunión ordinaria del 12 de marzo, el BCE decidió por unanimidad adoptar una serie de medidas para ayudar a la zona euro a superar la crisis. Así, acordó aumentar sus inyecciones de liquidez a los bancos en condiciones más ventajosas que nunca; aumentar el importe de las compras de activos en 120.000 millones en 2020; reducir varios requisitos reglamentarios y adoptar una postura flexible en cuanto al reconocimiento por parte de los bancos de los préstamos en situación de incumplimiento.

Bruno Cavalier, economista jefe en Oddo BHF

“Además, el BCE evitó recortar el tipo de interés de los depósitos, lo que habría aumentado la presión sobre la rentabilidad de los bancos. Por tanto, el BCE tomó las medidas “correctas” y evitó las “incorrectas”. Sin embargo, el anuncio de este conjunto de medidas no convenció al mercado, ya que la atención se centró en los desafortunados comentarios de Christine Lagarde cuando dijo que no era tarea del BCE tratar los diferenciales de tipos entre países. Aunque se disculpó rápidamente, el daño ya estaba hecho. Y de hecho, la diferencia entre Italia y Alemania continuó hasta alcanzar los 300 pb durante la sesión del miércoles”, explica Bruno Cavalier, economista jefe en la gestora franco-alemana Oddo BHF.

En concreto, asegura Azad Zangana, senior european economist and estrategist de Schroders “provocó una venta más profunda en los mercados. Incluso, los bonos de los gobiernos periféricos también se estaban vendiendo (los rendimientos estaban subiendo), lo que aumentaba el coste de la financiación para esos gobiernos y empresas, y aumentaba el riesgo de que se repitiera la crisis de la deuda soberana”.

La reunión de emergencia del Consejo de Gobierno del BCE celebrada a última hora del 18 de marzo condujo al anuncio del nuevo Programa de Compras de Emergencia para casos de Pandemia (PEPP), un plan de 750.000 millones de euros (6,3% del PIB), que se suman a una parte del programa de compras de emergencia relanzado el pasado mes de septiembre (180.000 millones de euros hasta finales de 2020) y a la línea adicional de 120.000 millones de euros decidida el 12 de marzo.

“En los próximos nueve meses, el BCE comprará más de un billón de activos. Para poner esto en perspectiva, eso equivale a 9% del PIB de la zona euro, además de una cartera de activos que ya asciende a 2.600.000 millones de euros (22% del PIB)”, especifica Cavalier.

El salvavidas de Grecia e Italia

Pero lo significativo es que el universo de inversión se ampliará. “A nivel geográfico, Grecia se beneficiará de una exención y por primera vez contaría con el apoyo directo del BCE -ya que actualmente Grecia no goza de una calificación de grado de inversión-. Esta es una señal fuerte: significa que el BCE no quiere dejar a ningún país de la eurozona solo ante la presión del mercado, que puede ser excesiva. Además, el BCE ampliará las compras a pagarés emitidos por compañías no financieras”, recalca el experto de Oddo BHF.

brexit-pasos

Azad Zangana, senior european economist and estrategist de Schroders

“Presumiblemente, esto también se ha hecho con un ojo puesto en la calificación de los bonos del gobierno italiano, con Italia precariamente cerca de perder su calificación de grado de inversión”, añade Azad Zangana.

No obstante, el BCE todavía no está dispuesto a abandonar sus límites autoimpuestos de compra (no más de un tercio de cualquier emisión de bonos), o a desviarse de la llamada “clave de capital”. Esta última asegura que el BCE está comprando en proporción al tamaño de las economías, y no está favoreciendo a ningún estado miembro en particular.

“Si bien, ha señalado que tiene cierta flexibilidad a corto plazo para centrar las compras en determinados activos por clase o jurisdicción, pero en última instancia, tendría que volver a la clave de capital a finales de año”, aclara Zangana.

Como comentan los expertos, el BCE ha ampliado su programa de compras del sector empresarial (CSPP) para incluir el papel comercial no financiero, es decir, los bonos a corto plazo con un vencimiento inferior a un año. “Esto permite conceder más préstamos a empresas que tal vez no hubieran querido pedir prestado durante un período de tiempo más largo”, augura el portavoz de  Schroders.

Si bien, a su juicio, “hasta que no haya una garantía explícita de que el BCE está dispuesto a respaldar plenamente a Italia en caso de que se requiera un rescate, seguirá existiendo el riesgo de una crisis de deuda”. “Italia es demasiado grande para ser rescatada usando los fondos/programas existentes disponibles. Los rendimientos de los bonos italianos han caído (los precios subieron) desde el anuncio, pero siguen siendo mucho más altos que antes de que comenzara la crisis de COVID-19”, opina.

Por su parte, para el experto de Oddo BHF, la crisis actual demuestra que la eurozona carece de un presupuesto común ante un shock común.

“En los últimos años días se ha hablado mucho de la posibilidad de emitir conjuntamente bonos del Estado con la intención de financiar la respuesta a la crisis sanitaria (“bonos pandémicos” o “coronabonos”). En conjunto, el riesgo de coronavirus es compartido por todos y, por lo tanto, una rápida resolución en cualquier país sería positiva para sus vecinos. Con este telón de fondo, tendría sentido que la respuesta fuera financiada conjuntamente”, opina.

coronavirus-mas-informacion

Suscríbete a nuestra newsletter