En 6 meses supera los 600 clientes con un patrimonio asesorado superior a los 150M

Nextep: “El coronavirus abre oportunidades para quien mire la apuesta digital de China”

Nextep Finance, la firma de asesoramiento financiero independiente fundada por Víctor Alvargonzález, se presenta en València de la mano de Rankia para captar a los "huérfanos del asesoramiento" a los que les han colocado los "peores productos y más caros"

Aunque Víctor Alvargonzález fundó en 1996 Profim, la primera empresa de asesoramiento financiero independiente de España a la que estuvo vinculado hasta 2012; ha pasado los últimos años de su trayectoria profesional retirado de la actividad comercial, como director de Estrategia en Tressis SV, y es ahora cuando vuelve con mucha más fuerza y con “herramientas que entonces ni llegábamos a soñar”, reconoce a Economía 3.

Nextep Finance, la firma de asesoramiento financiero independiente que ha fundado hace poco más de medio año, se ha presentado en València en una jornada coorganizada por la comunidad financiera Rankia, donde también han participado las gestoras Cartesio y Pictet y la plataforma EBN Banco. Fernando Luque, Senior Financial Editor de Morningstar, ha actuado de moderador.

Víctor Alvargonzález, charla con Economía 3 sobre las oportunidades de inversión y las que se le abren a esta EAF que ya supera los más de 600 clientes con un patrimonio asesorado superior a los 150 millones, de los que reconoce que en su gran mayoría son clientes nuevos, con los que no había tenido relación en otras entidades.

– Vuelves a València con buenas ideas y destacados compañeros de viaje…

Presentamos en esta jornada en la Fundación Bancaixa un paquete muy completo, con dos gestoras de mucho nivel, por un lado, la gestora nacional Cartesio –que no suele participar en jornadas para particulares–,  y que está especializada en productos de baja volatilidad capaces de aportar rendimientos positivos en épocas relativamente complicadas y en entornos de bajos tipos de interés, lo que resulta muy interesante para la parte conservadora de una cartera o para clientes conservadores; y por otro lado, Pictet.

Esta gestora de fondos suiza se centra en aprovechar el impulso a la inversión sostenible en temáticas como pueden ser las energías limpias y la inversión medioambiental en general.

Y a la hora de comprar estas recomendaciones, una alternativa puede ser la española EBN Banco que ha presentado una plataforma muy innovadora que permite comprar una panoplia de fondos de inversión, tanto indexados como tradicionales, a precios muy atractivos.

– ¿Cómo lo consiguen?

– Hay que tener en cuenta que de la comisión de gestión de un fondo de inversión los que más parte se llevan son los distribuidores, sea un banco, una sociedad de valores, un asesor financiero no independiente… y EBN Banco ha dicho: “no queremos ser comisionista de estas entidades”, por tanto, distribuye participaciones de fondos de ‘clases limpias’ que no retroceden ningún tipo de comisión al distribuidor, lo que significa que son los más baratos.

Como ejemplo, si un fondo cobra una comisión de gestión del 1,5%, en su versión ‘clase limpia’, que antes se reservaba a la banca privada, se paga un 0,30%. EBN Banco, ha creado una plataforma muy accesible –con una inversión mínima de 2.500 euros por fondo– que distribuye fondos indexados y fondos tradicionales en esta versión más barata y solo cobra una comisión de custodia de 0,30%, con la ventaja de que esa comisión es deducible. Ofrece la posibilidad de participar en la revolución de los precios.

– ¿Y qué es Nextep Finance?

– Somos un asesor financiero independiente lo cual significa que estamos regulados como una entidad que no cobra comisiones ni de gestoras, ni de bancos… por recomendar productos, nuestras recomendaciones no tienen ningún conflicto de interés con ninguno de estos actores, porque no cobramos de ellos y como independientes que somos estamos por la labor de que la los clientes se ahorren dinero en sus comisiones.

– Desde vuestra visión estratégica, ¿cómo veis este primer trimestre marcado por el coronavirus?

– En el corto plazo, no cabe duda de que los mercados van a estar tocados, van a sufrir la situación, pero los efectos del miedo al coronavirus durarán unos meses, no sabemos si tres o cinco, pero lo importante desde el punto de vista de la inversión, es mirar lo que hay debajo, lo que quedará.

– ¿En qué sentido?

– Por una parte, vivimos una revolución industrial (la digital) que es tan importante o más que la Primera, cuando se inventó la máquina de vapor –y esto es así porque la digitalización está cambiando el mundo–. Y en segundo lugar, marcada por una gran inyección de liquidez de los bancos centrales, porque precisamente también es el estímulo económico una de las fórmulas que está eligiendo China para compensar el efecto del coronavirus.

Por tanto, se unen ambos factores transformación digital y la gran liquidez existente en los mercados: nunca antes había habido tanto dinero al 0%, o lo que es lo mismo, sin remuneración para los inversores, por lo tanto, hay y habrá una enorme cantidad de inversores buscando rentabilidad, que, por supuesto mirará al ladrillo, pero también en cierta medida a la renta variable.

– Por tanto, ¿veis oportunidades?

Aunque no suene bien, el coronavirus puede llegar a ser una oportunidad de inversión para quien mira a medio y largo plazo y valora la importancia del cambio económico que vivimos. Como digo, cuando acabe el coronavirus quedará toda la liquidez que se ha inyectado antes y durante; y la imparable revolución digital.

– ¿Y qué recomendación hacéis a ese inversor que tiene que mirar ese mar de fondo?

– Estar con quienes participen de esa revolución industrial, cuyo máximo exponente está en China y en EE.UU. Ellos son los líderes, mientras España no deja de ser un mero espectador. Por tanto, habrá oportunidades para quien vea en China lo que puede ser dentro de dos años en el contexto de esta revolución industrial.

– ¿Y qué otras áreas os resultan atractivas?

– Nos parece interesante Europa, porque paga un dividendo muy alto, la rentabilidad por dividendo del índice STOXX Europe 600 es cercana al 4%, cuando hablamos de pagar por tener un bono alemán a 10 años o recibes solo un 0,30% por tener uno español.

Esto es una oportunidad casi histórica, porque aunque bajaran algunos dividendos, obviamente no bajarán todos.

– ¿Qué os diferencia en el mercado?

– La independencia verdadera porque no cobramos comisiones de los productos que recomendamos, no tenemos un conflicto de interés con el cliente.

Porque si tú vives de las comisiones, puedes recomendar un fondo garantizado aunque no sea muy rentable y vaya a tener al cliente enganchado durante años, porque el comisionista estará llevándose unas comisiones estables, muy considerables y durante varios años, por eso ha habido cierta tendencia por parte de la banca a colocar este tipo de productos.

Y en el caso de los fondos de renta variable, que son los que tienen actualmente la comisión más alta en España, a un comisionista le cuesta vender aquellos productos que hoy por hoy le dejan la mayor comisión.

Por lo tanto, en nuestras recomendaciones no influyen para nada las comisiones que ceden las gestoras o los bancos; nuestras decisiones se basan exclusivamente en la rentabilidad que puede tener el cliente.

Y por otro lado, la seguridad que representa el hecho de que no ‘tocamos’ el dinero. Nos limitamos a asesorar.

Víctor Alvargonzález, durante la jornada celebrada en la sede de la Fundación Bancaixa. | Imagen: E3

– ¿Se puede pensar entonces que vuestras recomendaciones serán caras?

– No es así, porque precisamente invirtiendo mucho en tecnología hemos conseguido automatizar los procesos de back office y middle office, lo que reduce tiempo y costes, mientras las personas atienden a las personas, porque no somos un robo advisor.

– ¿Y tampoco es necesario que un inversor deje de trabajar con su banco?

Exacto, si un inversor quiere seguir trabajando con su entidad o entidades les asesoramos sobre ese portfolio de fondos, pero si dice “quiero lo mejor del mercado”, le buscaremos lo mejor, esté donde esté, con una ventaja, buscamos además reducir las comisiones, con lo que nuestro servicio puede salir incluso gratuito, compensado con ese ahorro.

Pero que quede claro no tenemos nada en contra de la banca, ayudamos a elegir mejor los fondos que ‘fabrica’ la banca y las gestoras internacionales. No somos un Fintech antagónico sino colaborativo.

– ¿Por qué ahora la vuelta?

– Porque el modelo que inicié en Profim ahora se puede hacer muchísimo mejor, la revolución digital está cambiando la forma de ofrecer asesoramiento financiero. Gracias a la tecnología tenemos unas herramientas que ni soñábamos entonces. Podemos ofrecer realmente asesoramiento independiente a cualquier patrimonio, por pequeño que parezca. Nuestros precios van desde los 150 euros al año a los 900.

– ¿Qué patrimonio mínimo puede verse interesado?

– A un patrimonio de entre 30.000-50.000 euros ya le compensa nuestro asesoramiento. Nuestro servicio está planteado como una línea aérea, tenemos clase turista, business y primera, pero no low cost.

Tenemos servicios muy automatizados, online orientados a clientes que se mueven entre los 30.000 y 150.000 euros, el siguiente servicio ya llegaría hasta los 400.000 o 500.000 euros y a partir de ahí, uno premium.

Pero también te digo que hay clientes de banca privada (que no nos engañemos estas entidades también siguen viviendo de las comisiones de los productos que colocan y tienen productos propios que quieren vender) que recurren a nosotros para tener una segunda opinión a través de un servicio relativamente barato y sencillo.

Además hay un gran número de ahorradores con un patrimonio de entre 30.000 y 300.000 euros que son la parte más baja de la cadena alimenticia para los distribuidores (bancos, sociedades de valores…) y les venden los productos peores y más caros.

Nosotros creemos que a todos esos “huérfanos del asesoramiento” les podemos ayudar mucho: a elegir bien y a pagar lo correcto y necesario en comisiones.

– ¿Qué cifras manejáis ya?

– Los 150 millones de euros bajo asesoramiento y más de 600 clientes. El objetivo es llegar a mil durante este año. Pero si pensamos en las miles y miles de personas, “huérfanas del asesoramiento” y en todas aquellas personas de banca privada que piensan que realmente no están recibiendo un asesoramiento independiente, creo que el campo es enorme.

– ¿Cómo veis València?

– València siempre ha sido un mercado bueno para nosotros, hay mucha tradición inversora y con una cultura financiera importante. Tras Madrid y Barcelona, es la tercera ciudad por clientes.

Suscríbete a nuestra newsletter