Finanzas municipales

Castellón y Vila-real logran desbloquear sus presupuestos en plena “cuesta de enero”

El Acord de Fadrell avala un presupuesto de 187 millones, el más inversor de la década y Benlloch apuesta por la estabilidad con los 47millones presupuestados

El pleno del Ayuntamiento de Castellón aprobaré en breve el presupuesto municipal para 2020.

Las dos ciudades más importantes de la provincia de Castellón, la capital y Vila-real tendrán presupuesto en plena “cuesta de enero”. Superados los problemas de acuerdo entre los grupos que forman la coalición de gobierno, en el primer caso, y obtenido la aquiescencia de la Intervención municipal, en el segundo, tanto Amparo Marco como José Benlloch sacarán sus presupuestos adelante. En el caso de la capital será de 187 millones, el presupuesto más inversor de la década, en tanto que Vila-real se centra en cumplir la estabilidad presupuestaria, al presupuestar 47 millones, 800.000 euros menos que hace un año.

Castellón ha debido superar las diferencias entre los socios de gobierno del Acord de Fadrell (PSPV, Compromís y Podem-EUPV), lo que fue posible tras la reunión de finales de la semana pasada, como informaron desde el equipo de gobierno. Será pues este el primer presupuesto municipal aprobado con Podem en el ejecutivo local, al que dio su apoyo externo el pasado mandato.

Tras el acuerdo, la ciudad de Castelló contará con el presupuesto más elevado de los últimos años. Unas cuentas centradas en las políticas sociales y de vivienda, de apoyo a la economía productiva, de impulso de la igualdad, la lucha contra el cambio climático y la promoción cultural. Además, se incluye la reducción de ingresos propiciada por la rebaja del IBI. Una pérdida de ingresos que se compensará con el aumento de las transferencias a recibir de otras administraciones.

Por ello, el edil de Hacienda, David Dónate, no dudó en afirmar que el de 2020 “será el presupuesto más inversor de la última década, lo que permitirá desarrollar las políticas sociales, económicas y de bienestar de la ciudadanía establecidas en el Acord de Fadrell”.

Por otro lado, la Oficina de Planificación y Proyección Económica, impulsada por la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, continuará trabajando en este ejercicio para la obtención de nuevos fondos europeos con los que desarrollar proyectos en beneficio de la ciudadanía y en la proyección de la ciudad de Castelló en Europa.

Contención en Vila-real

En el caso de Vila-real, el gobierno del socialista José Benlloch, que goza de mayoría, ha sacado adelante las cuentas, una vez que la Intervención Municipal ha informado favorablemente el presupuesto y el cumplimiento del principio de estabilidad presupuestaria. Con esa documentación que avala las cuentas Benlloch logró la aprobación de su presupuesto en un pleno extraordinario, a fin de agilizar el documento. 47.165.000 euros.

El edil de Hacienda, Xus Madrigal lo calificó de “prudente, responsable y posible”. Prioriza, apunta, el reequilibrio financiero, la reorganización municipal, la reducción de la deuda y la mejora de los servicios públicos, sin renunciar a la alianza con la sociedad civil y la apuesta por las personas.

Madrigal defiende un presupuesto “de mínimos”, inferior al de 2019 en unos 800.000 euros, detalle “que deja claro que era necesaria la subida de la contribución para conseguir el reequilibrio y reducir la deuda en diez puntos” hasta el 59,47%.

Benlloch apuesta por seguir adelante con el modelo de ciudad, que calificó de “acierto”, porque “somos capaces de reducir la deuda, a pesar de los empastres del urbanismo que tenemos sobre la mesa y al mismo tiempo ser una de las ciudades que más reduce la desigualdad y que más empleo crea”.

Suscríbete a nuestra newsletter