Entrevista a Javier Ferrer, CEO y cofundador de Witrac

Witrac, el pez rápido que se come al pez lento

Defiende que la industria valenciana está mejor de lo que la sociedad piensa, pero lamenta que de sus más de 60 clientes solo el 20 % son de la Comunitat Valenciana

Producto de Witrac.

Una “potente” tecnología, con la que buscaba implantar la transformación digital en empresas de fabricación y logística, permitió a la startup valenciana Witrac que Ford fuera uno de sus primeros clientes. La automovilística era una multinacional “muy innovadora y con muchísima capacidad de mejorar y ser eficiente”. “Queríamos empezar por lo más alto y complicado. Si no podíamos, íbamos hacia abajo. Nuestro enfoque ágil les gustó mucho. En vez de que el pez grande se come al pequeño; el pez rápido se come al lento”.

Así explica Javier Ferrer, CEO y cofundador de Witrac, el inicio de su relación con grandes corporaciones como la automovilística. Además, también trabajan con Volkswagen Group, Mercadona o Carrefour. Ferrer subraya que permiten a sus clientes tener “grandes ahorros” mediante la reducción de stocks y evitando “pérdidas, mermas, accidentes o roturas de servicio”. Además, precisa que estas compañías “mejoran la experiencia a sus usuarios y clientes”. “Le dan un servicio mejor y más económico”, asegura.

La startup comenzó a desarrollar el hardware en 2013 y tres años después, en 2016, consiguieron entrar en Lanzadera para crear el modelo de negocio y salir al mercado. Además, también recibieron ayuda de otros sistemas de apoyo al emprendimiento, como Impact Growth, Relab o Startup UPV.

Javier Ferrer, CEO y cofundador de Witrac

Ferrer puntualiza que sus focos son la automoción y la alimentación, por lo que tienen “la suerte de que en la Comunitat Valenciana tenemos a Ford, Mercadona o Consum como líderes de la automoción y alimentación”. En este contexto, respecto a la industria valenciana, asegura que está “mucho mejor” de lo que la sociedad cree, aunque considera que cuenta con dos hándicaps.

“No nos creemos que seamos tan buenos como el resto, y lo somos. Además, tenemos una muy baja cultura tecnológica y desconfiamos de lo que no conocemos. Nos está resultando más fácil crecer fuera de la Comunitat que dentro. Nosotros queremos darle más cariño dentro que fuera. Es una pena”, lamenta Ferrer. Además, añade: “Debemos creernos lo buenos que somos y formarnos e informarnos más de toda la tecnología y agentes que hay en la Comunitat”.

Tecnología aplicable a todas las empresas

De esta forma, de sus más de 60 clientes, que crecen semana a semana, solo un 20 % son de la Comunitat Valenciana. Además de grandes corporaciones como las ya mencionadas, confían en ellos desde Porcelanosa a Grupo Boluda o Air Nostrum, además de otros más pequeños. “Nuestra tecnología es aplicable a cualquier empresa de manera muy interesante. Si es valenciana, egoístamente, más les podremos ayudar, porque estamos más cerca”, apunta.

Asimismo, el cofundador explica que cuentan con redes de colaboradores, que son los que prescriben, instalan e implantan sus soluciones cuando ellos no pueden. “Queremos ayudar a todos, a cada uno en su tiempo y forma”, garantiza.


Ferrer: “Hay que creerse que los proveedores españoles somos buenos, aunque nadie es profeta en su tierra”


Respecto a la industria española, Ferrer considera que tiene unos problemas similares a la valenciana. “Hay que creerse que los proveedores españoles somos buenos. Hay gente que prefiere irse con una empresa alemana o americana porque piensa que son mejor. Muchas veces esas empresas son las que me contratan a mí, le cobran al cliente un leñón y acaban utilizando tecnología nuestra con el cuño de terceros. El valenciano y el español no nos creemos que la tecnología española es buena. Nadie es profeta en su tierra, es una pena”, lamenta.

Crecer y consolidarse

Como expectativas para 2020, desde Witrac esperan multiplicar por cinco su crecimiento a todos los niveles. Así, pretenden incrementar las ventas y que a final de este año alcancen los 10 millones de euros. Asimismo, prevén aumentar sus trabajadores hasta las 100 personas, en la actualidad tienen 60, y terminar las aperturas de oficinas nacionales (País Vasco, Cataluña y Madrid) e internacionales (EE. UU y Reino Unido).

“Queremos duplicar el volumen de clientes que tenemos para ser referentes serios y consolidados en automoción, alimentación y logística nacional e internacional”, sostiene Ferrer. En la misma línea, también continuarán penetrando en otras regiones europeas.


Witrac tiene Reino Unido y EE. UU como “mercados prioritarios” y espera crecer nacional e internacionalmente


En la actualidad, Witrac trabaja en 15 países desde València, entre los que se encuentran mercados de Latinoamérica y regiones europeas. Con los 3 millones de euros que consiguió en una ronda de financiación, pretenden continuar creciendo y consolidándose. “Queremos crecer nacional e internacionalmente, en equipo de negocio, con más clientes y consolidar la Comunitat, el resto de España y tener Reino Unido y EE. UU como mercados prioritarios”, detalla.

Por otro lado, respecto al ranking de las 100 startups españolas más innovadoras, donde consiguieron el puesto 14, Ferrer destaca que suponen “una visibilidad estupenda”. “Sirve para que la gente empiece a conocer la tecnología valenciana y española, que es muy sólida. Al mercado le da la tranquilidad de que somos fiables, porque salimos en rankings de reconocido prestigio”, subraya.

Ferrer clausurará la Oficina de Transformación Digital del COIICV

El cofundador de Witrac participará en la Oficina de Transformación Digital del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana (COIICV), donde ofrecerá una charla magistral sobre transformación digital. “Además de tener ventajas, es una necesidad y una exigencia para sobrevivir a lo que está por venir en el futuro industrial”, explica.

“Se trata de implementar nuevas metodologías, tecnologías y aproximaciones, gracias a que la tecnología actual es facilitadora. Las empresas que no se renueven tecnológicamente lo van a pasar tan mal que acabarán desapareciendo, dejaran de ser competitivas”, advierte. Asimismo, destaca que la tecnología “genera unos ahorros insultantemente grandes.

En este sentido, se trata de herramientas “muy rentables, que automatizan los procesos y eliminan accidentes”, explica. “No es un reto que la tecnología va a quitar puestos de trabajo; es un reto que el ser humano debe aprender o reaprender los nuevos procesos y los nuevos puestos de trabajo a los que vamos”, matiza.

Respecto a este tipo de jornadas, considera que son “necesarias para culturizar a todo el mundo en estas tecnologías”. Sin embargo, precisa que el gran reto es que estos eventos sean más colaborativos. “Debería haber más, pero mejor organizadas, con mayor visibilidad y que sean muy prácticas y colaborativas. Hay que reenfocarlas, que aporte de valor a la audiencia, que tiene que participar”, apunta Ferrer.

La jornada de clausura tendrá lugar en la sede del Colegio de Ingenieros de Valencia el 15 de enero a las 18.30 horas. También participará el decano del Colegio, Salvador Puigdengolas, que realizará un resumen y valoración de las 12 jornadas celebradas hasta el momento. Con más de 400 asistentes, el ciclo de jornadas realizado en las tres sedes del colegio de ingenieros, en Castellón, Valencia y Alicante ha supuesto un “impulso significativo” a la mejora de las competencias digitales en las pymes valencianas.

Suscríbete a nuestra newsletter