Entrevista con Arturo Cardenal, actualmente CEO & Fundador de Watiofy

Los valencianos, los terceros que más ahorran en su tarifa de luz y gas

Según datos de la CNMC son los terceros que más cambian de comercializadora. Comparadores como Waotify detectan ahorros de hasta un 40%. El usuario solo tiene que subir una foto de su factura y en tiempo real recibirá las mejores ofertas

Aunque el mercado eléctrico en España está liberalizado desde hace una década y el usuario tiene la capacidad de elegir la tarifa y la comercializadora que más se adapta a sus necesidades, lo cierto es que es en los dos últimos años cuando el consumidor doméstico empieza a percibirlo; al tiempo que las grandes compañías comienzan a perder cuota de mercado trimestre a trimestre, en favor de las nuevas comercializadoras.

Con más de 20 años de experiencia en el sector, Arturo Cardenal, actualmente CEO & Fundador de Watiofy, uno de los comparadores de tarifas y precios de energía que más está creciendo en nuestro país, explica a Economía 3 los últimos cambios normativos y cómo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está tambaleando los cimientos de las grandes compañías “que tradicionalmente han copado de forma oligopólica el mercado de la luz y el gas”, asegura.

Miles de hogares conocen realmente quiénes les facturan

– Los grandes grupos energéticos, forzados por la CNMC, han tenido que cambiar la marca y el logotipo de las filiales con las que comercializan la tarifa de luz regulada para no confundir a los clientes…

– Así es, una de las últimas medidas impulsadas por la CNMC ha sido la de diferenciar aquellas compañías que están vendiendo en el mercado regulado (que son 6, más dos en Ceuta y Melilla) de aquellas que lo hacen en el mercado libre, pues hasta la fecha la diferenciación de marca y nombre comercial no quedaba clara, lo que impedía al consumidor identificar a su comercializadora claramente. El organismo les ha obligado a modificar su marca para no crear confusión.

A día de hoy, el proceso de esta renovación de marcas y logotipos ya se ha completado. Las grandes eléctricas han optado por cambiar el nombre de las comercializadoras con las que ofrecen la tarifa regulada, denominada oficialmente Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC). Debido al cambio de Gas Natural a Naturgy, esta fue la primera que cambió e informó a los clientes, pasó a ser Comercializadora Regulada Gas & Power, mientras la última ha sido Endesa con Energía XXI.

Por el camino, la filial de tarifa regulada de Iberdrola se llama Curenergía; EDP ha pasado a ser Baser; Repsol ofrece la tarifa regulada bajo la marca Régsiti y CHC es ahora Comercializador de Referencia Energético. Muchos usuarios se están enterando estos días al recibir cartas o sus facturas con los nuevos logotipos.

De este modo, el usuario ya tiene una alarma para evitar cambios indeseados o fruto de una mala praxis comercializadora.

– De esta en este sector ha habido bastante…

– En octubre del año pasado, por Real Decreto, el Gobierno prohibió la llamada “puerta fría” esa práctica comercial por la que fuerza de venta, normalmente subcontratada, llamaba directamente a la puerta del usuario y, a veces, sin ningún tipo de reglas, provocaba cambios masivos de compañías, a veces, sin consentimiento expreso; que, a su vez derivaban en denuncias masivas por mala praxis comercial y, aunque finalizaban muchas veces en multas, para las grandes compañías no eran significativas.

Tras la prohibición, la captación de clientes se abre hacia otras vías como la telefónica, la presencial (en centros comerciales, etc.) o la digital, para que el usuario no se sienta invadido en su privacidad, si no que, de forma proactiva, busque alternativas en el mercado.

– Y es en ese momento cuando más sentido tiene un comparador…

– Actualmente, el usuario recibe muchos más impactos con un mensaje claro: es posible ahorrar en tu factura porque hay más alternativas de las que tradicionalmente conocías. Y a partir de ahí empieza a despertar su conciencia y a mirar la factura en busca de ahorro, sin miedo y a sabiendas de que cambiar de compañía en ningún caso implica “que te corten la luz”, un miedo que antes existía.

En el mercado actual, si bien hay unas 400 comercializadoras, con oferta pública y relevante hacia el consumidor final se contabilizan unas 60, que, para un producto que no deja de ser un commodity, es una barbaridad, y el usuario no sabe por dónde empezar.

Por eso tiene sentido la aparición de los comparadores. En otros países nos llevan mucho adelanto.

Las eléctricas podrían ver reducidas sus retribuciones

– Volviendo a la CNMC, está provocando otras turbulencias en las grandes…

– Sí, la revisión de los peajes de acceso a partir del año que viene ha hecho que las grandes compañías pongan el grito en el cielo, ya que propone una reducción en la retribución de lo que reciben por peajes de acceso que afecta tanto a Red Eléctrica como a las grandes distribuidoras. De hecho el Gobierno parece que se ha posicionado más cerca de las grandes compañías energéticas que de la CNMC, que además este año tiene que cambiar a buena parte de su consejo. No olvidemos que los grandes fondos son propietarios de gran parte del capital de estas compañías y este recorte supone reducir la rentabilidad de estos activos y por tanto impactar de lleno en sus expectativas de negocio.

– Hay alguna otra propuesta de la CNMC que también impacte en el usuario final…

– Sí la que se refiere a la estructura de los peajes de acceso que afecta a las tarifas de hasta 15 kW, es decir a 29 millones de contratos domésticos y de pequeños negocios.

Este cambio normativo que propone la CNMC consiste en establecer seis periodos a lo largo del día con diferentes precios en términos de energía y dos periodos diferentes en términos de potencia, muy parecido a cómo se regulan los peajes de acceso de alta tensión para grandes empresas.

Si hasta ahora explicarle al cliente la tarifa de la luz con un peaje de acceso que únicamente se circunscribe a dos periodos (bien todo el día el mismo precio o bien discriminación horaria con algunas horas valle) era difícil, cuánto más no será explicar que durante el día habrá seis periodos diferentes en los que costará más o menos la luz y que, además, esos periodos dependerán de en qué temporada estemos… Esto como se ve tiene muchas implicaciones a nivel de tarifas comerciales pero de momento, aunque la propuesta debería entrar en vigor el 1 de enero, no sabemos realmente qué ocurrirá porque el Gobierno ha convocado ya una mesa de negociación al no ver clara la medida.

– Muchos usuarios se preguntan, ¿qué es mejor acogerse a la tarifa regulada u optar por la libre?

– Pues como en todo, depende. En la regulada (PVPC) el precio es variable, incluso varía intradía, aunque en la factura se aplica una media mensual, que va cambiando cada mes, y un precio de potencia donde el tope del margen comercial lo fija el Gobierno. Por tanto, existe una incertidumbre en el precio.

Para plataformas como Watiofy, las tarifas de precio variable nos dificultan la comparación porque no podemos adelantarnos a lo que va a ocurrir. En algunos casos son competitivas pero hay que tener en cuenta también que se ven afectadas por las fluctuaciones del mercado. Otro hándicap es que no suministran energía verde.

Con necesidades de potencia baja y consumo medio, posiblemente haya tarifas en el mercado libre más competitivas, según la información del precio medio del año anterior.

– ¿Cómo trabaja un comparador?

– Nos basamos en el perfil de consumo del cliente: cuánto consume, en qué horas, con qué necesidad de potencia y en el precio que paga en su factura. En función de ello, comparamos todas las tarifas posibles del mercado libre a partir de la información recabada y le damos una estimación de las que más se adecúan a sus intereses.

Si lo que se busca es una tarifa regulada no podemos ofrecer una estimación porque no sabemos cómo va evolucionar el precio y por ello no nos comprometemos a decirlo.

– ¿Qué novedades tenéis previstas?

– El próximo mes pondremos en marcha en nuestra plataforma watiofy.com una herramienta donde el usuario solo tiene que hacer una foto a su factura o subir el fichero a la web, y en tiempo real extraemos la información de la factura que necesitamos, y de forma prácticamente inmediata le damos los resultados. Ya no es necesario que el usuario tenga que hacer un esfuerzo en entender de dónde debe sacar el precio o dónde obtener la potencia, porque nuestro sistema reconoce esos campos, los interpreta y hace la comparativa y de forma prácticamente inmediata le devuelve los resultados. Esto facilitará sustancialmente la experiencia del cliente.

– ¿Del orden de qué descuentos encontráis para muchos usuarios?

– Descuentos de entre el 10 y el 20%, pero incluso de hasta el 40% de la factura. El problema es que la gente no se termina de creer que ese ahorro sea real, piensa que no es posible que le lleven engañando tanto tiempo. Pero así es.

No obstante, cuando cambiamos de compañía por una oferta tenemos que tener cuidado y ver cuándo el descuento vence, pues en ese momento el precio puede volver a incrementarse. Por ello, es importante comprobar periódicamente que la promoción comercial no haya finalizado. Y eso es una ventaja que aportan los comparadores, porque en un único punto puedes revisar las diferentes opciones.

– ¿Qué porcentaje de usuarios de la Comunitat suele cambiar de compañía en busca de ahorro?

– Según las cifras recientemente publicadas por la CNMC, la Comunitat es la tercera autonomía en la que mayor volumen de cambio de comercializadora se registra, y por tanto, se presupone que la tercera en la que más ahorran sus ciudadanos en la tarifa de luz y gas.

En nuestra plataforma, un porcentaje alto de usuarios procede de la Comunitat, y tenemos además un público muy fiel de habla no hispana ( británicos, alemanes,…) porque como decía en esos países hay una mayor cultura al cambio, y muchos de ellos también proceden de la Comunitat.

– ¿Qué porcentaje de usuarios llega a cambiar de compañía a través de vuestro portal?

– El porcentaje de personas que realiza el cambio de forma 100% digital es muy bajo, comparado con otros países. Nosotros observamos que la gente al final busca la prescripción personal y por eso disponemos de un servicio de atención telefónica para completar el proceso. La mayoría lo utiliza. Ayudamos al cliente en ese proceso de cambio ante las dificultades que se presentan en estos procesos: pereza, no entenderlo del todo bien…

– ¿Cuál es vuestro modelo de negocio?

– Ofrecer un servicio lo más amplio posible para el usuario, que sea gratuito y monetizarlo a través de las comisiones que nos aportan aquellas comercializadoras con las que tenemos acuerdos, una vez que hemos completado el cambio de cliente. No obstante, al cliente le ponemos encima de la mesa las mejores ofertas tengamos o no acuerdo con esas comercializadoras, es nuestro valor añadido.

– ¿El riesgo está en que el usuario vaya directamente a contratar con la compañía?

– Bueno, es el que asumimos todos los que estamos en internet, pero también hay que pensar que podemos ofrecer incluso mejores ofertas que las que las compañías tienen en sus webs por estos acuerdos. Nosotros lo que tratamos de ofrecer es la mejor experiencia de usuario posible, y de ese modo querrán hacer el proceso entero con nosotros. Y si esa experiencia de usuario en el momento de la contratación también ha sido buena, nos recomendarán a otros usuarios.  Ese es el reto, invertir en visitantes, para convertirse en clientes y posteriormente en followers y prescriptores.

Suscríbete a nuestra newsletter