Abrieron 87 agencias, a un ritmo de 7 por mes

El auge del alquiler en Castelló disparó en 2018 la apertura de inmobiliarias

La activación del alquiler y la necesidad de dar salida al stock de 25.000 pisos propicia que desde 2010 se hayan creado 600 mercantiles en el sector en Castellón

El alquiler de apartamentos turísticos se reactiva en verano.

A pesar de que los economistas hablan de recesión a la vista de lo que ocurre en países como Alemania o Francia, el mercando inmobiliario español, en general, y el de Castellón, en particular, parece atravesar un buen momento. Al menos eso indican datos como el incremento de agencias inmobiliarias que sólo en 2018 crecieron a un ritmo de 7 por mes, 87 en total, lo que deja en 2.304 el número de oficinas dedicadas a la venta o alquiler de viviendas.

La provincia de Castellón contaba en 2017 con 2.217 locales destinados a la compraventa y arrendamiento de viviendas y terrenos, que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) crecieron en 12 meses hasta alcanzar los 2.304. Una tendencia que, según apuntan desde el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Castellón, responde al auge del alquiler de viviendas unido al importante parque de viviendas construidas. Según el  INE, en la provincia de Castellón hay 25.000 pisos por vender, resultado del boom de la construcción de hace una década. Stock al que hay que dar salida.

Las familias, según se apunta desde las APIs, optan cada vez en mayor medida por la fórmula del alquiler para vivir, debido, entre otras razones, a que no pueden afrontar el coste de una compra. Ello se suma a los alquileres de pisos o apartamentos en la etapa estival, un arrendamiento en este último caso temporal. En este contexto, el órgano colegial de los agentes de la propiedad, cifra en 37.000 las familias que viven alquiladas.

Esta situación relanza el interés por la adquisición de viviendas para, tras remodelarlas y adecuarlas, ofertarlas en alquiler. En especial en la zona costera, donde la temporada de verano se dispara la demanda. De ahí, que, ante la normativa legal que busca frenar la competencia que pueden suponer los apartamentos turísticos al sector hotelero, surjan empresas para gestionar el alquiler de inmuebles y acometer los trámites burocráticos con mayor agilidad que un particular. Así, este verano se han abierto nuevos espacios de gestión inmobiliaria en Castellón ciudad, dos, y en el litoral, en Alcossebre y Borriana

Sea como sea, la realidad que amparan los datos estadísticos oficiales indica que el interés por registrar inmobiliarias en el Registro Mercantil crece como recoge el Boletín Oficial de dicho registro, el Borme, con la inscripción de cuatro nuevas firmas del sector, tal como refleja el último boletín de septiembre.

En la misma línea, una revisión de los datos del INE permiten comprobar como, tras el parón y caída del número de empresas del sector inmobiliario ocurrida en los años de la crisis, el sector levanta el vuelo. Así, de las 1.694 empresas registradas en 2010 se ha pasado a las 2.304 de finales de 2018. Lo que conlleva que en ese tiempo se hayan constituido 600 nuevas empresas.

Suscríbete a nuestra newsletter