La información económica de los líderes

Su ecosistema está compuesto por 80 startup y spin-off

Tonia Salinas (Parque Científico UMH): “Trabajamos por y para la empresa”

La directora del Parque Científico de la Miguel Hernández afirma que su elemento distintivo responde a una universidad que ya nació ligada al tejido empresarial

La directora gerente del Parque Científico de la UMH en su despacho |E3

El Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (UMH) nació en el año 2008 con el objetivo de impulsar la creación de empresas innovadoras y de base tecnológica, así como de fomentar la transferencia de conocimiento entre la universidad y el tejido empresarial. En sus orígenes arrancó con dos personas y un gran desconocimiento por parte del entorno sobre qué era o para qué servía. Hoy cuenta con un equipo de 25 personas, un ecosistema integrado por cerca de 80 empresas y lidera en los últimos años de manera recurrente el ranking de instituciones generadoras de spin-off del Observatorio IUNE. Tonia Salinas es su directora gerente.

– En algo más de diez años han cambiado mucho las cosas…

Mucho, y al principio costó muchísimo ponerlo en marcha. El Parque Científico ha sido como una spin-off más de la universidad y , como todo proyecto de emprendimiento, pasamos entre tres y cinco años de travesía del desierto. Teníamos un modelo de negocio que pivotamos muchas veces hasta que encontramos la guía que nos ha permitido llegar hasta aquí. Igual que si fuéramos una empresa. Ahora, una década después, otros parques vienen a aprender el modelo de negocio que hemos implementado aquí. Trabajamos, en consultoría, con universidades de Perú, República Dominicana y Brasil. Y no solo les contamos nuestros éxitos. También cómo aprendimos de nuestros fracasos.

– ¿Qué volumen de proyectos empresariales pueden llegaros anualmente?

-Vemos entre 150 y 160 proyectos procedentes de los tres programas de apoyo al emprendimiento que llevamos a cabo. De ellos, acabamos impulsando unos 13 cada año. A los seleccionados les aportamos un mentor, ayudas económicas para su puesta en marcha y la infraestructura que necesitan. También les ayudamos a buscar financiación pública o privada y les damos la oportunidad de recibir el asesoramiento de expertos de innovación del propio parque. Lo que pretendemos es que durante un año acaben con madurez tecnológica, un producto mínimo viable en el mercado, unos recursos humanos definidos y una estructura económica y financiera adecuada.

– ¿Qué perfil empresarial suele predominar en vuestro ecosistema?

-Todas ellas – tanto las startup como las spin-off– tienen un perfil común: han de ser innovadores -en su más amplio sentido-  y/o de base tecnológica. Y como somos una universidad diversa, los perfiles se reparten entre los cuatro grandes bloques de conocimiento que corresponden básicamente a los distintos campus de la UMH: Salud ( San Juan), Agrotecnología (Orihuela), Ingenierías y Humanidades (Elche) e Industrias creativas y culturales ( Altea).

– Aunque los parques científicos responden a un mismo objetivo general, hay elementos distintivos que los diferencian. ¿Cuáles son en su caso?

Está claro que cada parque es un reflejo de la universidad donde se asienta. La UMH nació ya muy pegada al mundo de la empresa. Somos, sin duda, mundo empresa. Tenemos, por ejemplo, unos programas de innovación abierta que estamos dando a conocer a la industria de alrededor para que nos cuenten sus retos y nosotros buscarles soluciones. También hemos liderado y estamos coordinando CINDES, un fondo de inversión colaborativa para ayudar a proyectos innovadores en sus primeras fases de desarrollo, y en el que están la UA, Fundeun, DD, Alicantec, CEEI de Elche, la UPV. Cosas así nos distinguen. Trabajamos por y para la empresa. De hecho, los profesionales del parque venimos del mundo empresarial. Es muy importante entender la calle. Si no entendemos lo que quieren los empresarios ¿cómo vamos a poder ofertarles cosas y serles útiles?

– ¿Qué grado de implicación habéis encontrado por parte de la Administración?

– La verdad es que las relaciones con las distintas administraciones siempre han sido muy buenas. En lo que respecta a los ayuntamientos, por ejemplo, la colaboración es plena. Por supuesto con el Ayuntamiento de Elche, con quien siempre hemos colaborado estrechamente. Por ejemplo, el último proyecto en el que nos hemos embarcado con ellos es Elche Parque Tecnológico y, de hecho, estamos a punto de firmar el convenio que formalizará nuestra participación. Pero además de Elche, los ayuntamientos de los municipios donde tenemos campus han mostrado desde el principio un gran interés en ayudarnos. A ello se suma el ayuntamiento de Aspe, con el que mantenemos un programa de colaboración. La relación es de “WinWin. No en vano nuestra misión también es intentar que el talento arraigue en los territorios donde tenemos presencia. Con la Diputación también mantenemos una buena relación, al igual que con la Generalitat. Los cinco parques de la Comunitat Valenciana trabajamos en red con el gobierno valenciano y esa relación va mejorando exponencialmente.

– ¿Cómo es la relación con el parque científico de la UA?

-Muy fluida. Cada uno tiene su propia visión y trabajamos de la manera que pensamos que es mejor desde nuestras respectivas universidades, pero nos ayudamos mutuamente, compartimos experiencias y desarrollamos proyectos conjuntos. Sería incomprensible que trabajáramos de espaldas porque tenemos en común que todo lo hacemos por nuestro territorio.

Suscríbete a nuestra newsletter