Informe ‘Randstad Employer Brand Research 2019’

El 51% de los españoles cambia de empresa por el salario

La remuneración es el primer factor para irse de una empresa (51%), seguido de la escasez de perspectivas laborales (39%) o la imposibilidad para conciliar (36%)

Archivado en: 

El informe anual ‘Randstad Employer Brand Research 2019’ destaca que, a la hora de decidirse por abandonar su empresa, el salario es el aspecto más significativo, ya que el 51% de los profesionales que han cambiado de empresa en el último año lo ha hecho por este motivo. Esto supone que 1,7 millones de profesionales en España han cambiado de empresa por motivos salariales.

El estudio, publicado por Randstad, empresa de recursos humanos, analiza cuáles son las razones que hacen que un trabajador se marche o se quede en una empresa. Se trata de un estudio elaborado en 32 países con más de 10.000 encuestas en España y 200.000 a nivel mundial.

Otros aspectos que influyen en la decisión de dejar la compañía son sufrir unas perspectivas profesionales limitadas (39%). Le siguen aspectos como problemas para la conciliación laboral y familiar (36%), falta de reconocimiento (32%), pocos desafíos (27%) y la ausencia de estabilidad económica de la empresa (25%).

Los españoles se van, principalmente, por salario, pero se quedan por varios factores

Sin embargo, los motivos de los profesionales para quedarse en una empresa no son los mismos que para irse. En este sentido, el salario es el principal aliciente para permanecer en una empresa (50%), aunque la conciliación profesional y familiar (48%), y la seguridad laboral (47%) se han convertido en aspectos imprescindibles. A mayor distancia se ubican un ambiente de trabajo agradable (41%), contenido laboral interesante (40%) y la ubicación (39%).

La creciente predilección por los denominados aspectos soft, como la conciliación, la flexibilidad o un ambiente de trabajo agradable, refleja que la fidelización de los profesionales por parte de las empresas debe ir más allá del sueldo. El salario sigue siendo un factor clave para los profesionales, pero no se trata del único motivo para tomar una decisión sobre su futuro laboral. Las políticas de fidelización del talento pueden, y deben, ocuparse de otros temas, como la flexibilidad, la conciliación o el ambiente de trabajo, entre otros.

Según Miguel Valdivieso, director de Randstad Human Capital Consulting, “no cabe duda de que la equidad salarial es importante, toda estrategia competitiva de talento que no contemple una retribución justa no es sostenible ni siquiera en corto plazo”, no obstante, señala que “los datos nos indican que hay aspectos tanto o más importantes, como por ejemplo, no contar con políticas de flexibilidad, que es el segundo elemento incentivador de cambio”.

“Además del salario y las opciones de flexibilidad, y desde mi punto de vista al mismo nivel de importancia, el resto de aspectos están directamente ligados al estilo directivo (reconocimiento, desafío o perspectivas profesionales)”, apunta.

El salario tiene más importancia en España para irse que en otros países

Randstad destaca las diferencias existentes entre las motivaciones para abandonar una empresa en España con respeto al conjunto de los 32 países con los que se ha elaborado el informe. A nivel internacional, el salario es elegido por el 39% de los profesionales y no tiene tanto peso como en España, siendo 12 puntos porcentuales inferior que en nuestro país.

Contar con unas perspectivas profesionales limitadas es valorado de manera similar -37% frente al 39% que se da en España-, mientras que la conciliación laboral y profesional (29%), la ausencia de retos (28%) y la falta de reconocimientos (28%) son motivos menos importantes que en nuestro país.

Motivaciones distintas según la edad

La edad de los profesionales es relevante a la hora de decidirse por abandonar o permanecer en una empresa. Según destaca Randstad, un 31% de los profesionales de entre 18 y 24 años valoran especialmente que sus empresas les ofrezca una formación de calidad, mientras que el 25% de los trabajadores de entre 25 y 34 prefieren ser fieles a empresas con buena reputación.

El 39% de los empleados de entre 35 y 54 años permanecen en empresas en las que esté garantizada la flexibilidad mientras que más de la mitad (52%) de los profesionales con edades comprendidas de entre 55 y 64 años se quedan en su compañía siempre y cuando les aporten seguridad laboral.

Por otro lado, uno de cada tres (32%) trabajadores de entre 18 a 24 años están dispuestos a abandonar su empresa si les ofrecen retos, mientras que el 41% de sus compañeros de 25 a 34 lo harían si consideran que sus perspectivas laborales son limitadas.

La conciliación profesional y familiar es escogida por cuatro de cada diez profesionales (39%) con edades comprendidas entre los 35 y los 54 años para finalizar su relación contractual, mientras que el 30% de los empleados de entre 55 y 64 podrían cambiar de trabajo si su empresa no es económicamente estable.

Suscríbete a nuestra newsletter