Cómo calcular el salario neto

Qué es el sueldo neto y cómo calcularlo

Cuando se habla de salario es común confundir el sueldo neto con el salario bruto. Para evitar sorpresas a la hora de recibir la nómina, es importante conocer esta terminología laboral. 

El salario neto corresponde al dinero que ingresará el trabajador en su cuenta tras descontar las retenciones y cotizaciones a la Seguridad Social. Por contra, el salario bruto será la cantidad previa a la aplicación de estas retenciones. Este último será el que aparecerá en la firma de un convenio o contrato laboral, pero es importante subrayar que no será la cuantía real que percibirá el trabajador o firmante.

¿Qué es el sueldo neto?

El sueldo neto hace referencia a la cuantía exacta de dinero que percibe el trabajador en su salario como contraprestación a sus servicios. Este se obtiene tras descontar el importe correspondiente a las cotizaciones a la Seguridad Social y los impuestos. 


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

A la hora de pactar y negociar el salario, lo normal es hablar del salario bruto, pese a que después los trabajadores harán sus cálculos en función del salario neto (ya que este variará en función de las circunstancias individuales y sociales de cada uno). 

¿Qué diferencia hay entre neto y sueldo ?

El salario bruto es la cantidad de dinero que paga la empresa al trabajador antes de aplicar las retenciones correspondientes. Es decir, es el salario total que se indica en la nómina, sin descontar la parte que corresponde a la cotización del trabajador a la SS y su tributación a hacienda. Este salario (bruto) es el que se utiliza para calcular algunas cuestiones como puede ser la prestación por desempleo, la indemnización por despido o la pensión de jubilación. 

¿Cómo calcular el sueldo neto a partir del bruto?

Para obtener el salario neto a partir del bruto, primero habrá que calcular cuál es la cuantía que debemos descontar de este. Para ello, primero de todo hay que saber qué tipo de contrato se tiene con la empresa, ya que de esto dependerá el porcentaje de retención que aplicará la seguridad social a modo de cotización. Si el contrato es temporal, la retención será de un 6,4% sobre el salario bruto. Si es indefinido, será de 6,35%. 

En segundo lugar se descontará el IRPF, una cantidad que atenderá a tu condición social y personal como trabajador. Puede variar del 2% al 46% atendiendo a aspectos como tu estado civil (viudo, divorciado, soltero, casado…) o el número de hijos o personas a su cargo. Este porcentaje es, básicamente, una previsión que hace la Agencia tributaria de los que después deberá de pagar a Hacienda el trabajador. Esto quiere decir que, si en el momento de realizar la declaración e la renta esta sale positiva, la cuantía será inferior porque ya se ha abonado una parte ( a modo de retención), mientras que si sale negativa, Hacienda deberá devolver ese dinero. 

Por último, otra de las cuestiones que influirá a la hora de calcular el salario neto será el número de pagas acordadas por convenio. El cálculo será diferente si el empleado tiene pagas extras o si por el contrario carece de ellas. En caso de no tener pagas extra, el importe que percibirá cada mes el empleado siempre será superior. 

Otra de las cuestiones que influirá a la hora de calcular el salario neto será el número de pagas acordadas por convenio. El cálculo será diferente si el empleado tiene pagas extras o si por el contrario carece de ellas. En caso de no tener pagas extra, el importe que percibirá cada mes el empleado siempre será superior. Por tanto, es recomendable realizar el cálculo del sueldo neto con el bruto anual y dividir la cantidad resultante entre 12 o 14, en función de las pagas. 

¿Es salario neto lo mismo que líquido?

Efectivamente. El sueldo neto corresponde a la cuantía que finalmente percibirá el trabajador de forma “líquida”, una vez llevadas a cabo las retenciones y cotizaciones correspondientes. Esta cantidad aparecerá en el apartado de deducciones de nuestra nómina y siempre será inferior al salario bruto. Por último, cabe señalar que tu derecho como trabajador incluye la recepción de la nómina, que es el recibo que te da la empresa como justificante del trabajo realizado. 

Ejemplo práctico del cálculo del salario neto

Por último, veremos un ejemplo práctico para ayudar a afianzar lo explicado a lo largo del artículo. Calcular el salario neto es sencillo. Una vez conocidos los datos individuales y personales de cada trabajador, tendremos que descontar el porcentaje correspondiente al IRPF y la cotización a la Seguridad Social al salario bruto anual. Obtenida esta cifra, tendremos que dividirla entre 12 o 14, en función del número de pagas. 

Este cálculo lo podremos hacer de manera manual o utilizando para ello herramientas específicas para ello. En la primera opción, bastará con conocer los datos personales para poder restar la cantidad que corresponde del IRPF y la cotización al salario bruto anual. Con la cantidad resultante solo faltará dividirla en 12 o 14, en función de las pagas acordadas por convenio, y obtendremos el resultado. 

En la segunda opción, mucho más sencilla, tendremos que introducir los datos individuales del trabajador y la información relacionada con el contrato en una plantilla. En pocos minutos obtendremos el resultado. 

Veamos un ejemplo práctico:

Pongamos por caso a un trabajador con un sueldo bruto anual de 27.000 euros con un contrato indefinido y 14 pagas anuales. El trabajador está soltero, sin ascendentes ni descendentes a su cargo, y no tiene ninguna discapacidad. 

Las cuotas a la S.S ascenderían a 1714,5 € y las retenciones por IRPF a 4096.6€. Ambas retenciones significarían un 15,17% de la nómina. Por tanto, el sueldo neto anual será de 21.188,9 €. Y ya solo falta dividir esta cantidad entre 14 para obtener el salario neto mensual: 1.513,49 euros.

Royo-group-coleccion

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.