La información económica de los líderes

"Vicente Rodes Aries. El estudio del natural" se inaugura hoy

El “dedo milagroso” del retratista Vicente Rodes Aries hace escala en València

La exposición ya pudo visitarse en el Museo de Bellas Artes de Castellón y tras su paso por València recalará en Alicante, ciudad natal del pintor

Una joven observa la exposición "Vicente Rodes Aries. El estudio del natural". | E3

El Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana (CMCV), que incluye los museos de Bellas Artes de Castellón, València y Alicante, “estableció un programa para dar visibilidad a nivel expositivo a artistas de la Comunitat que no la tuvieran”, explicó ayer el director del CMCV, José Luis Pérez Pont. Imagino que pocos casos tan significativos habrán como el del retratista Vicente Rodes (Alicante, 1783 – Barcelona, 1858), considerado en su época  uno de los artistas de mayor calidad como atestigua su producción retratística de la burguesía valenciana y catalana del Siglo XIX. De hecho, se le conocía como el “dedo milagroso” por su destreza en el retrato a pastel. La exposición que el pasado noviembre le dedicó el CMCV en Castellón, se inaugura hoy en el Museo de BB.AA. de València.

Vicente Rodes Aries. El estudio del natural es el fruto de una “gran labor de investigación”  llevada a cabo por los historiadores del arte Pilar Tébar y Sergio Pascual. Al retratista alicantino no se le dedicaba una exposición desde 1926, así que un elevado número de las obras que forman parte de este proyecto son inéditas al público.

De hecho, la muestra se inicia con unos dibujos que Pilar Tébar encontró casi por casualidad en el IES Jorge Juan de Alicante, que se habían rescatado de las ruinas del antiguo Consulado Marítimo y Terrestre de la capital alicantina, destruido tras una explosión a principios de la posguerra. Algunos de esos dibujos datan de 1799, cuando hasta el momento la primera obra de Rodes de la que se tenía constancia era de 1803. A partir de ese hallazgo, Tébar y Sergio Pascual reunieron obras procedentes del Museu Nacional d’Art de Catalunya, la Real Academia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi de Barcelona -de la que Rodes llegó a ser director-, la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y el Museo de Bellas Artes de València, el Museo de Bellas Artes Gravina (Mubag) o el Museo del Romanticismo, además de valiosas aportaciones de los descendientes del artista. Por tanto, se trata de “una muestra muy completa que incluye puntualmente a artistas contemporáneos suyos vinculados con su obra”, señaló Tébar.

Rodes

Pilar Tébar, José Luis Pérez Pont y Sergio Pascual. | E3

La comisaria declaró que además de “su facilidad para pintar retratos con su llamado ‘dedo milagroso’, destacaría su capacidad de captación psicológica”. En los años posteriores a su muerte, “se abandonó este estilo de retrato y paulatinamente cayó en el olvido”. De hecho, “sólo hemos podido identificar a una pequeña parte de los retratados”, indicó Tébar, aunque en vida Rodes “mantuvo su prestigio entre coleccionistas y especialistas”.

Esa habilidad para trazar los rasgos de los personajes retratados con rapidez la desarrolló al realizar pinturas de las tropas francesas durante la ocupación de València en 1809-1810; “de ahí también surgió la facilidad de Rodes para la captación psicológica de los personajes”, señaló Sergio Pascual.

En cuanto a su estilo, cuya evolución se puede apreciar debido al orden cronológico de la muestra, Tébar señaló que “viaja desde el academicismo de sus años de formación hasta el romanticismo”, es decir, “desde los trazos del también pintor alicantino José Aparicio e Inglada hasta un estilo que le aproxima a Géricault”.

“Rodes me impresiona”, declaró Pérez Pont. “Debo confesar que no lo conocía. Su virtuosismo es impresionante, consigue superficies que son casi transparentes; su delicadeza es tal que incluso a veces pintaba sobre tela”. Su obra se podrá visitar en el Museo de BB. AA. de València hasta el 8 de septiembre; después se instalará en el Mubag de la ciudad natal del pintor. Como declaró Pérez Pont, “desde el CMCV queremos generar un reparto de las grandes exposiciones donde València no sea siempre el epicentro”.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter