La información económica de los líderes

El Consorci de Museus reivindica a los escultores Adsuara, Vicent y Peresejo

La exposición supone el regreso del Consorci al Museo de BB.AA. tras cinco años

 / 
Archivado en: 

El Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana retoma tras cinco años su programación expositiva en el Museo de Bellas Artes de València con la muestra Adsuara, Vicent y Peresejo. Tres escultores mediterráneos entre la tradición y la renovación, una exposición que recupera la obra de los tres autores al tiempo que reivindica su importancia en las colecciones del museo valenciano.

Pérez Pont ha manifestado que “esta colaboración nos permite promover la investigación en torno a diferentes capítulos de nuestra historia y recuperar la obra de autores relevantes de siglos pasados que han quedado en el olvido, cosa que vertebra la Comunitat a través de las colecciones de nuestros museos”.

Asimismo, el director del Museo de Bellas Artes de València, José Ignacio Casar, ha añadido que “se trata de una exposición absolutamente canónica: investiga y estudia los fondos de la propia institución, restaura parte de la colección y difunde a autores con poca o nula bibliografía contemporánea. Además, sirve para promocionar a nuevos historiadores e investiga sobre la presentación museográfica de la escultura, ya que completa las mejores expectativas que se pueden tener sobre un proyecto expositivo”.

Los tres escultores que componen esta exposición son un claro exponente de la escuela valenciana de escultura de la primera mitad del siglo XX. El castellonense Juan Bautista Adsuara Ramos (1891-1973), al valenciano Carmelo Vicent Suria (1890-1957) y al alcoyano José Pérez Pérez ‘Peresejo’ (1887-1978)  participaron en la corriente renovadora de la escultura española, la denominada renovación post-Benlliure, que supondría el abandono del imperante burguesismo, así como del naturalismo impresionista, en beneficio de la recuperación de los valores puramente escultóricos de la forma, el volumen y la masa.

Los tres escultores cosecharon en vida importantes galardones y triunfos en distintos certámenes. Además, contaron con el aprecio de una amplia clientela, tanto en el ámbito civil como en el religioso. Prácticamente olvidados a día de hoy, o en el caso de Vicent y Peresejo, profundamente desconocidos en su tierra natal, la exposición pretende suplir la escasez tanto de estudios como de muestras dedicadas íntegramente a la escultura, la cual ha quedado a menudo relegada a un inmerecido segundo plano, especialmente en comparación con la pintura, lo que ha provocado que se obvie la diversidad y calidad de la tradición escultórica valenciana de la primera mitad del siglo XX, la cual llegaría a rivalizar en importancia con la pintura de su época.

La muestra, que ya se pudo ver en Castellón en 2017, reúne medio centenar de obras entre esculturas y obra sobre papel, muchas de ellas restauradas para la ocasión y nunca expuestas al público. Se podrá visitar hasta el 6 de enero.

Suscríbete a nuestra newsletter