En el marco de su Asamblea General Ordinaria

Aefa propicia la puesta en escena de la unidad patronal en la provincia de Alicante

Uepal, Cev Alicante, Cámara de Comercio, Cedelco e Ineca muestran total sintonía durante una mesa redonda promovida por la Asociación de la Empresa Familiar

Los participantes en la mesa redonda organizada por Aefa |E3

Las empresas necesitan alianzas y las organizaciones han de ayudar a tejerlas. Cada asociación  puede tener su especialización, pero eso no quiere decir que una solape a la otra sino lo contrario: suman”. Con estas conciliadoras palabras introdujo el presidente de la Asociación de la Empresa Familiar (Aefa) – y  en su día de la extinta Coepa-, Francisco Gómez, la mesa redonda organizada en el marco de la jornada de celebración de su XXIV Asamblea General Ordinaria. Bajo el título “Qué esperan las empresas de las organizaciones empresariales”, el encuentro supuso sobre el papel la primera puesta en escena del fin de la división patronal en la provincia de Alicante que se venía arrastrando desde los últimos tiempos de Coepa.

En la mesa redonda participaron los presidentes de Cev Alicante, Perfecto Palacio; Uepal, Juan José Sellés; Cedelco, Joaquín Pérez; Cámara de Comercio, Juan Riera; e Ineca, Rafael Ballester. La propia Aefa, organizadora del encuentro, estuvo representada  a través de su vicepresidenta, Maite Antón, que actuó de conductora del debate. Antón quiso destacar ante los asistentes “el final feliz” que ha tenido “una larga etapa caracterizada por el enfrentamiento entre organizaciones empresariales de la provincia de Alicante”. La vicepresidenta de Aefa  afirmó que la integración de Uepal en la Cev – anunciada hace dos semanas- ha sido finalmente posible gracias a “un acto de generosidad y concesiones mutuas que nos beneficia a todos”.

El presidente de Cev Alicante, Perfecto Palacio, afirmó sentirse “absolutamente encantado” con esta incorporación que, según se puso de manifiesto a lo largo del debate, se cree va a fortalecer la defensa de los intereses empresariales tanto de la provincia de Alicante como de la Comunidad Valenciana. Tras añadir que la antigua fórmula de representación basada en tres organizaciones distintas en función de la provincia “cumplió en su momento su papel y objetivos”, aseveró que los tiempos evolucionan “y a las cosas hay que darles soluciones con herramientas del presente, no del pasado”. En este sentido, tener una sola Cev con tres provinciales pero sin personalidad jurídica propia,  permite, en su opinión, luchar a la vez por los intereses que son comunes a todo el territorio autonómico, y también los que son propios de cada una de las provincias.

En un mundo cada vez más globalizado, optar por la vertebración en materia de representación empresarial tiene la ventaja, según explicó el presidente de Cev Alicante, de poder formar parte de una estructura piramidal que empieza en la provincia, sigue a nivel autonómico, salta al ámbito nacional al estar integrada en la CEOE y acaba en “Business Europe”, la patronal europea. “De esta manera tenemos una capacidad de interlocución muy amplia y debemos aprovecharla

Autocrítica

Por su parte, el presidente de Uepal, Juan José Sellés, aseguró que la integración de su asociación era el camino “lógico y normal” y se ha llegado finalmente a él porque “todos hemos querido”. No obstante, invitó a trabajar de manera conjunta para evitar los errores del pasado. En este sentido aludió a la importancia de que las organizaciones empresariales conserven siempre su independencia frente a las administraciones públicas. “Vivir de subvenciones o de encomiendas de la Generalitat te aleja de tu nicho natural que es el empresario al que representamos”, alertó. También previno sobre  la necesidad de evitar estructuras asociativas costosas de mantener que acaben absorbiendo todos los recursos en lugar de destinarlos a dar servicio a los asociados. “La estructura, al final se come el fin”, advirtió.

El presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Juan Riera, coincidió, por su parte, con Sellés en la necesidad de alejar de los órganos directivos de las organizaciones empresariales a personas que no se implican para luchar por el bien común del colectivo sino para defender sus intereses personales.  “Hay que ser generosos y dejar a un lado los personalismos y los egos”, afirmó. Riera también se mostró de acuerdo con la nueva herramienta de representación empresarial materializada en la Cev porque, en su opinión, su interlocución ante problemas comunes será más eficaz sin que ello suponga renunciar a la defensa de los intereses provinciales.

En la misma línea de la autocrítica a la que se prestaron todos los intervinientes,  el presidente de Cedelco, Joaquín Pérez, subrayó la importancia del papel que juegan las asociaciones para “prestigiar” a su empresariado y poner en valor  la labor que desarrollan como generadores de riqueza económica y empleo. ” Es cierto que ha habido empresarios que, con su actitud, no han sido un referente para la sociedad pero la gran mayoría sí“, añadió en la misma línea Perfecto Palacio. Maite Antón se sumó a esta idea recordando unas palabras de Manuel Peláez, el fundador de Aefa : “Aquí venimos a servir, no a servirnos“, solía decir.

Entre las debilidades del tejido productivo alicantino que se comentaron durante el debate, se citó el hecho de que las empresas son mayoritariamente  pequeñas o medianas. El presidente de Ineca, Rafael Ballester, abundó además en las consecuencias que tiene una provincia “muy compleja y muy heterogénea“, aunque su carácter multisectorial puede, al mismo tiempo, considerarse una virtud por su capacidad de extensión de la actividad por todo su territorio.

Suscríbete a nuestra newsletter