La información económica de los líderes

Los vinos se adscriben a la D.O. Valencia

Clos de Lôm, la apuesta de la familia Serratosa Caturla por los vinos dels Alforins

Pablo Ossorio es el responsable de los cuatro vinos de añada monovarietales fruto de la vendimia de las más de 300 hectáreas de viñedo

Una nueva marca de vino con D.O. València hace su aparición en el mercado. Se trata de Clos de Lôm, cuya producción se concentra en Els Alforins con cuatro variedades protagonistas: Monastrell, Malvasía, Garnacha y Tempranillo.

Más de 350 personas asistieron a la presentación celebrada ayer tarde, colapsando las instalaciones de la D.O. Valéncia.

Clos de Lôm pertenece a la familia Serratosa Caturla, que desde 1836 explota una finca de 300 hectáreas en la zona de Fontanars dels Alforins. Hace 15 años confió en Pablo Ossorio para la explotación enológica de una producción potencial de 3 millones de toneladas de uva en vinos a granel de alta calidad.


La bodega lanza su producción propia con cuatro vinos de añada monovarietales: malvasía, monastrell, garnacha y tempranillo


Tras años de abastecer a las principales bodegas españolas, la propiedad, de nuevo con Ossorio en la dirección técnica, se lanza ahora a embotellar sus propia producción con cuatro vinos monovarietales: Un blanco malvasía; un rosado Monastrell y dos tintos, uno de garnacha tintorera y otro de tempranillo.

clos de lôm

Un momento de la presentación en la D.O. Valéncia

Una decisión arriesgada y que ha dado como resultado vinos sorprendentes. Como la malvasía mediterránea que produce un vino fresco, fino, con un potente aroma, pero sin agresividad. Para Ossorio, “esta malvasía es como las actrices que siempre hacen un papel de reparto y que, de repente, cuando le dan uno de protagonista, ganan el Óscar a la mejor actriz”.

El rosado de Monastrell sigue la tendencia de un vino pálido, con apenas color, elaborado a partir de cepas viejas, algo inusual, pero como dice Ossorio siempre que toma una decisión innovadora, ¿por qué no? Así se llega a un mosto flor, apenas pasado por la prensa, con un color rosa palo, pero con todo el espíritu de la Monastrell vieja, de vendimia tardía y baja producción.


Más de 350 invitados asistieron a la presentación de los nuevos vinos en la D.O. València


En cuanto a los tintos, el Tempranillo -variedad típica de Rioja, Ribera del Duero o Toro- también procede de las plantaciones más viejas de la explotación, viñas en altura, pero con influencia mediterránea, que en opinión del enólogo, da como resultado “el mejor tempranillo que he elaborado”. 

El Clos de Lôm Garnacha es otra apuesta por las variedades mediterráneas. Es un tinto de añada que destaca por sus aromas de pimienta recién molida, frutos del bosque, que entra suave y de una redondez poco habitual en un joven. Los cuatro vinos son la carta de presentación de Clos de Lôm.

Estos son los cuatro primeros vinos de la bodega, pero sus propietarios advierten que lo mejor está por venir… aunque sin prisas, ya que estas son las primeras elaboraciones y es de esperar que en los próximos años se saquen al mercado vinos de reserva o con otras variedades presentes en la finca, como moscatel o merseguera.

Suscríbete a nuestra newsletter